Descubren que los cachorros nacen preparados para interactuar con las personas
  1. Alma, Corazón, Vida
HAN ANALIZADO A 375 PERROS

Descubren que los cachorros nacen preparados para interactuar con las personas

Un estudio ayuda a comprender qué parte de su comportamiento se puede entrenar y cuál está más relacionado con la genética

placeholder Foto: Los cachorros tienen aptitudes genéticas desde el nacimiento (Ben Michel para Unsplash)
Los cachorros tienen aptitudes genéticas desde el nacimiento (Ben Michel para Unsplash)

Pocas personas pueden resistirse al encanto de un cachorro: son juguetones, cariñosos y entrañables. Verlos dormir o disfrutar de sus primeros meses de vida es un lujo y, aunque se hacen grandes muy pronto, es una de las etapas más bonitas para todos aquellos amantes de los perros. Lo que no todo el mundo sabe es que estos animales tan adorables nacen preparados para comunicarse con los humanos.

Lo ha descubierto Emily Bray, investigadora del Centro de Cognición Canina de la Escuela de Antropología de la Universidad de Arizona: "Los cachorros mirarán y devolverán la mirada social de una persona y utilizarán con éxito la información proporcionada por esa persona en un contexto social desde una edad muy temprana, todo antes de cualquier experiencia extensa con personas".

Foto: La cuenta dexterdogouray aglutina 5,3 millones de 'likes' (TikTok)

Emily Bray se unió la ONG Canine Companions para estudiar el desarrollo de perros guía. Este tipo de perros de servicio es muy interesante, ya que suelen ser animales con pedigrí que se remontan a varias generaciones. Además, al entrenarse de manera parecida, permite a los investigadores poder determinar qué parte de su comportamiento se debe a la genética y cuál tiene más que ver con el entorno en el que vive o el entrenamiento al que se le somete.

Resultados inesperados

En la investigación, publicada en la revista Current Biology, participaron 375 cachorros de unas 8 semanas de edad. Todos eran Labradores, Golden retriever o una mezcla de ambos. Llevaron a cabo varias pruebas sociocognitivas ante las que respondieron de forma "muy hábil". El 70 por ciento de ellos era capaz de seguir una mano humana y entender que depositaban una golosina en un determinado lugar, una cifra mucho más alta que si lo hicieran por casualidad.

placeholder El entorno también genera conocimiento (Real Sociedad Canina de España)
El entorno también genera conocimiento (Real Sociedad Canina de España)

No solo eso: muchos de los cachorros participantes eran capaz de seguir un gesto o una mirada de los investigadores sin que hubiera un entrenamiento previo. Según Emily Brey, "es una ecuación que podemos calcular porque conocemos el desempeño en el comportamiento y sabemos cómo de relacionados están todos los cachorros entre sí, porque tenemos sus pedigríes. Esta es la primera prueba directa que demuestra que existe una base genética".

Otro de los aspectos que llamaba la atención de los investigadores es cómo interactúan por primera vez con los humanos. La respuesta está en la entonación que las personas usamos con los animales y que es similar a la que utilizamos con bebés recién nacidos. Hablamos más despacio, pronunciando de forma exagerada y con un tono de voz más alto.

Cuanto más aguda sea la voz que les habla, más fácil será que las mascotas interactúen

Anteriormente, se sabía que ese tipo de lenguaje ayuda al desarrollo del habla en los bebés. Pero, ahora, han demostrado que los cachorros también lo hacen: cuanto más aguda sea la voz que les habla, más fácil será que las mascotas interactúen con sus dueños. Todas estas pruebas pueden ayudar a saber qué perros son mejores para trabajar como animales de servicio.

Además, Emily Brey ha explicado a la CNN que "el rendimiento de los perros mejoró a medida que envejecían en casi todas las pruebas, pero especialmente en cosas como el control de impulsos y las señales sociales. Pueden hacerlo cuando son jóvenes, pero pueden hacerlo aún mejor cuando son adultos".

Animales Perro Mascotas Investigación
El redactor recomienda