Es noticia
Menú
Ciudades 'zoom': el auge de las zonas rurales en EEUU tras la pandemia
  1. Alma, Corazón, Vida
gentrificación

Ciudades 'zoom': el auge de las zonas rurales en EEUU tras la pandemia

El teletrabajo y el confinamiento han llevado a que mucha gente se decante por zonas de periferia para vivir. ¿Será un fenómeno temporal o permanente?

Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

La pandemia nos ha hecho acostumbrarnos a un escenario que creeríamos que solo veríamos en las películas de ciencia ficción que echan a las cuatro de la tarde. Entre mascarillas, toque de queda, gel y distancia social, probablemente lo más duro para muchas personas fue el confinamiento que iba a durar un par de semanas y finalmente se alargó meses. El éxodo rural tras ello se ha convertido en una realidad, pues el coronavirus entiende de clases sociales y no es lo mismo pasar un confinamiento en una casa en la Sierra que en un piso de 50 metros cuadrados.

Por ello mismo, no sorprende excesivamente que el COVID-19 haya empujado a muchas personas a la periferia, con la esperanza de que la próxima pandemia (en caso de que la hubiera), pille "en el jardín". Este nuevo estilo de vida solo es compatible con el teletrabajo o con un trabajo mucho más flexible e híbrido, algo que también ha llegado con la pandemia y que ha demostrado que otra realidad en la que se concilian la vida familiar y la laboral es posible (y que evita los atascos).

Ahora que algunas empresas influyentes como Twitter o Facebook han abierto la veda al trabajo en remoto, solo era cuestión de tiempo que se produjeran estos cambios

En Estados Unidos ya está sucediendo. Según informa un reciente artículo publicado en 'BBC', una mujer llamada Shanelle Serlin, nativa de Los Ángeles que siempre quiso vivir en la naturaleza, ha hecho su sueño realidad cuando su trabajo como gerente de marketing digital pasó a ser completamente en remoto: ha cambiado Hollywood por el noroeste de Arkansas, algo que habría sido impensable en los tiempos pre pandémicos. Solicitó el traslado con la iniciativa 'Life Works Here', y fue una de las 30.000 solicitantes, no solo de 50 estados, también entre personas de 115 países que deseaban comenzar una nueva vida en Arkansas.

¿Sorprendente? Todo el que haya vivido el confinamiento encerrado en un piso pequeño de una gran ciudad pensará que no. Según un estudio del Pew Research Center, uno de cada 20 estadounidenses se ha mudado en respuesta al COVID-19, y son los menores de 30 los que más se han lanzado al cambio. Muchos vienen de grandes ciudades como Nueva York o San Francisco, en las que ha aumentado el costo de vida, y que tenían ganas de desconexión y acceso a la naturaleza. Ahora que algunas empresas influyentes como Twitter o Facebook han abierto la veda al trabajo en remoto, solo era cuestión de tiempo que se produjeran estos cambios.

Se está viviendo una gentrificación rural que trae consigo los problemas típicos de este fenómeno: escuelas superpobladas, infraestructuras cargadas, encarecimiento de las viviendas, etcétera...

Es el llamado auge de las ciudades 'zoom', zonas rurales aunque turísticas que se han visto invadidas por estos nuevos migrantes (Sandpoint, Idaho, Moab, Utah...). Sin embargo, no todo el mundo parece contento con este nuevo cambio y aluden que, en realidad, se está viviendo una gentrificación rural que trae consigo los problemas típicos de este fenómeno: escuelas superpobladas, infraestructuras cargadas, encarecimiento de las viviendas, etcétera.

¿Fenómeno temporal o permanente?

La pregunta más fundamental es la que nos hacemos todos: ¿será este un fenómeno temporal o permanente? Algunos expertos optimistas creen que incentivar a los trabajadores remotos para que se sumerjan en este tipo de aventuras es una estrategia clave para el resurgimiento de algunas zonas. Hay muchas posibilidades de que los nuevos habitantes se queden en esas zonas, cuando superen el punto de inflexión de las trivialidades y vean que esos sitios son algo más que zonas guays con cafeterías monas: lugares en los que realmente se puede vivir.

Algunos expertos optimistas creen que incentivar a los trabajadores remotos para que se sumerjan en este tipo de aventuras es una estrategia clave para el resurgimiento de algunas zonas

¿Sucederá lo mismo en nuestro país, pese a las claras diferencias con Estados Unidos? Por supuesto, pronosticar es hacer ficción, por lo menos hasta que termine la pandemia. Actualmente están surgiendo nuevos conceptos, como 'workation' (combinación de trabajo y vacaciones): los empleados buscan un lugar donde puedan añadir al día a día de su trabajo la sensación de estar de vacaciones y, a su vez, las empresas ven como ese estado de ánimo se refleja en el negocio. Nadie sabe si el teletrabajo o un modelo híbrido se mantendrá cuando termine la pandemia o, por el contrario, esta vida en la que nos encontramos sumidos ahora es algo temporal y los que eligieron la periferia se acabarán arrepintiendo. Como decía Albert Camus en 'La peste': "Todo aquel tiempo fue como un largo sueño". Un sueño que algunos han preferido vivir en las afueras.

La pandemia nos ha hecho acostumbrarnos a un escenario que creeríamos que solo veríamos en las películas de ciencia ficción que echan a las cuatro de la tarde. Entre mascarillas, toque de queda, gel y distancia social, probablemente lo más duro para muchas personas fue el confinamiento que iba a durar un par de semanas y finalmente se alargó meses. El éxodo rural tras ello se ha convertido en una realidad, pues el coronavirus entiende de clases sociales y no es lo mismo pasar un confinamiento en una casa en la Sierra que en un piso de 50 metros cuadrados.

El redactor recomienda