Consejos para padres: cómo cuidar de un bebé recién nacido (cuando no tienes ni idea)
  1. Alma, Corazón, Vida
¿SABES CAMBIAR UN PAÑAL?

Consejos para padres: cómo cuidar de un bebé recién nacido (cuando no tienes ni idea)

Desde la ropa que tiene que llevar hasta qué hacer en caso de que esté llorando: los expertos dan su opinión para tranquilizar a los padres primerizos

placeholder Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Tener un bebé es el mayor deseo de muchos padres… y, al mismo tiempo, su mayor miedo. Estos diminutos seres vienen sin un libro de instrucciones bajo el brazo y da miedo incluso cogerlos por miedo a hacerles daño. Por eso, cuando se trata de papás primerizos, nunca está de más recibir algunos consejos por parte de los expertos en la materia.

Lo primero a lo que nos enfrentamos es a cambiar un pañal. Aunque para hacerlo hay miles de tutoriales en YouTube, lo cierto es que, además de limpiar, también hay que cuidar esa zona. Es imprescindible hacerlo de arriba abajo, desde los genitales hasta el ano, y utilizar agua y jabón para desinfectar la zona, porque hacerlo solo con toallitas no siempre es suficiente.

También es importante el momento del baño: se tenía la costumbre de hacerlo a diario, aunque es cierto que eso ha provocado en varias generaciones dermatitis atópicas, eccemas, etc. por atacar a su sistema inmunitario, según la teoría de muchos dermatólogos infantiles. Ese baño elimina las bacterias que el cuerpo tiene por naturaleza, por lo que cada vez hay más consenso a la hora de recomendar bañar al bebé a días alternos.

Consejos para padres primerizos

Después llegará el momento de vestirlos y, por tanto, otro quebradero de cabeza. Para estar en casa es relativamente sencillo elegir la ropa adecuada, pero, ¿y para salir al exterior? Sobre todo en los primeros días, los padres dudan qué poner a los pequeños y, en muchos casos, suelen pecar de abrigarlos demasiado por miedo a que se enfríen.

Foto: Son muchos los progenitores a los que produce estrés este cambio (Foto: iStock)

Eso solo vale para las dos primeras semanas de vida, ya que el bebé viene del útero materno y está acostumbrado a una temperatura alta. Pero, después, hay un truco: utilizar una capa más de las que usen los padres. Si llevamos camisa y jersey a la calle, pues el bebé también, pero con una camiseta interior. De esa manera, no pasará frío ni calor.

Eso sí, cuidado con la ropa. Los expertos recomiendan no lavar las prendas del bebé, sus sábanas o juguetes al mismo tiempo que las de los adultos y no utilizar suavizantes al hacerlo. La razón es que pueden provocar reacciones alérgicas, por lo que es mejor prevenir. Además, hay que asegurarse de que la ropa se aclara bien y no quedan restos de jabón.

El truco para vestir a un bebé es utilizar una capa más que la que lleven sus padres

Lo mismo sucede en el caso de que vaya a dormir con nosotros o le vayamos a dejar echar la siesta en nuestra cama: trata de no utilizar suavizante en esa ropa de cama y de lavarlas en solitario para evitar posibles reacciones.

El bebé que llora…

En un momento u otro nos enfrentaremos a uno de los problemas más frecuentes de los pequeños: llorarán sin parar. La enfermera pediátrica Jennifer Walker explica a WebMD que "nosotros, como padres, creemos que nuestro trabajo es asegurarnos de que el bebé no llore porque asociamos el llanto con el hecho de que estamos haciendo algo mal y tenemos que arreglarlo".

placeholder 'Los bebés están diseñados para llorar' (Matt Walsh, para Unsplash)
'Los bebés están diseñados para llorar' (Matt Walsh, para Unsplash)

Sin embargo, la realidad es muy distinta: "Los bebés están diseñados para llorar. Se les puede alimentar, poner los pañales y cuidar perfectamente y seguir llorando como si les estuvieran arrancando un brazo". La razón es que esa es la manera que tienen de comunicarse, por lo que no debemos venirnos abajo y se les puede consolar y abrazar igualmente.

Eso sí, si el pequeño lleva mucho tiempo llorando y se le adivinan otros problemas como fiebre o vómitos, es importante llamar a su pediatra rápidamente. Los papás conocen mejor que nadie a su bebé, por lo que en pocos días sabrán diferenciar sus lloros habituales producto del hambre o de alguna molestia en los dientes con un problema de salud mayor.

Foto: Una madre jugando con su bebé. Foto: Pixabay

Terminamos con una duda que asalta a muchos papás primerizos: cortar o no el pelo al bebé. El cabello se cae en los primeros meses de vida y, a partir de los seis meses, sale el que les acompañará ya para siempre. Muchas personas deciden cortárselo por estética pero, si eres de esa idea, ten en cuenta que no debes usar maquinillas ni cortapelos: solo unas tijeras y de punta redonda para no hacer daño al pequeño de la casa en caso de accidente.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Padres Bebés HIjos
El redactor recomienda