Es noticia
Menú
Los pastores alemanes de Biden abandonan la Casa Blanca por la "agresividad" de uno de ellos
  1. Alma, Corazón, Vida
El más joven atacó al personal

Los pastores alemanes de Biden abandonan la Casa Blanca por la "agresividad" de uno de ellos

Major tiene 3 años y Champ, el otro perro del presidente, ya ha alcanzado los 13

Foto: Major fue adoptado por el dirigente en un refugio en 2018 (EFE EPA/Adam Schultz)
Major fue adoptado por el dirigente en un refugio en 2018 (EFE EPA/Adam Schultz)

Los canes pertenecientes al presidente Joe Biden y la primera dama Jill Biden han regresado a la casa de la familia en Delaware (Estados Unidos). Esta decisión ha sido tomada después de que se detectara un comportamiento agresivo en el pastor alemán más joven. Major, de tres años, y adoptado por el dirigente en 2018 en un refugio del citado estado, mordió a un trabajador del cuerpo de seguridad de la Casa Blanca.

De momento, se desconoce el estado de la víctima, pero el suceso ha sido lo suficientemente grave como para que los dos animales fueran enviados a Wilmington, donde están actualmente. En palabras de algunos testigos a CNN, Major muestra un comportamiento agitado en múltiples ocasiones. Es raro el día que no salte, ladre o “embista” contra el personal y la seguridad. Con respecto a Champ, el otro pastor alemán de Biden, cabe destacar que tiene un físico mermado por sus trece años.

Foto: Woody, Orla y Bramble componen una familia muy peculiar (Facebook)

Los perros permanecen actualmente en Delaware, donde reciben los cuidados de la primera dama cuando abandona Washington. Por su parte, Biden dejó la antigua vivienda familiar ayer lunes 8 de marzo, con motivo de un viaje de dos días a Washington y California para visitar unas bases militares.

Cómodamente sentado en el sofá

Champ y Major llevaban en la Casa Blanca desde enero, menos de una semana después de que Joe Biden asumiera el cargo. En una entrevista para el programa de Kelly Clarkson, Jill Biden explicó que “me he estado obsesionando con que nuestros perros se acomoden, porque tenemos uno muy mayor y uno muy joven”.

Entre las cosas a las que tuvieron que habituarse, una fue coger el ascensor, algo a lo que “no están acostumbrados”. A esto se suman las miradas constantes de las personas en el jardín sur de la propiedad. Lo que esperaba la primera dama era que “todos se sientan cómodos y tranquilos”.

Jill Biden añadió igualmente que el único lugar al que no tenían permitido acceder los animales era el mobiliario, si bien admitió haber visto a Major sentado cómodamente en el sofá. “Corren por todas partes”, contó.

Los canes pertenecientes al presidente Joe Biden y la primera dama Jill Biden han regresado a la casa de la familia en Delaware (Estados Unidos). Esta decisión ha sido tomada después de que se detectara un comportamiento agresivo en el pastor alemán más joven. Major, de tres años, y adoptado por el dirigente en 2018 en un refugio del citado estado, mordió a un trabajador del cuerpo de seguridad de la Casa Blanca.

Joe Biden
El redactor recomienda