Una niña camina 2,5 kilómetros sobre la nieve para llevar a su perro al veterinario
  1. Alma, Corazón, Vida
Vive en un pequeño pueblo turco

Una niña camina 2,5 kilómetros sobre la nieve para llevar a su perro al veterinario

En pleno ataque de nervios, la pequeña determinó llevar a su mascota, de nombre Pamuk, a un especialista que pudiera examinarle

placeholder Foto: Cemre, la niña de nueve años que recorrió casi tres kilómetros para que examinaran a su mascota (Twitter)
Cemre, la niña de nueve años que recorrió casi tres kilómetros para que examinaran a su mascota (Twitter)

Cemre es una niña de nueve años que vive en Düzpelit, un pequeño pueblo de Turquía. Ante la falta de un veterinario en la zona que pudiera atender a su mascota, se vio obligada a desplazarse dos kilómetros y medio hasta Ikizce de Ordu, la ciudad más importante de la región. Si normalmente puede llevar bastante tiempo recorrer esta distancia, la nieve que cayó en el lugar dificultó aún más la tarea.

En pleno ataque de nervios, la pequeña determinó llevar a su perro, de nombre Pamuk, a un especialista que pudiera observarle. Aunque el animal no mostraba signos de encontrarse muy grave, no dejaba de rascarse y parecía requerir un tratamiento específico.

Tal y como recoge el diario Clarín, Cemre descubrió que había un veterinario atendiendo a una vaca en una casa de campo a menos de tres kilómetros, por lo que decidió acercarse para que tratase igualmente a su mascota. Al ver que Pamuk tenía dificultades para andar, la niña no dudó en echarse a su espalda al animal y emprender el camino sobre la nieve.

Un acto de amor por el animal

El veterinario estaba a punto de recoger sus cosas cuando escuchó que alguien le avisaba de que una niña llevaba a su perro a la espalda. "Vi a la niña corriendo hacia mi y esperé a que llegara para ver qué necesitaba”, cuenta Ogün Öztürk, el especialista que trató al can.

Foto:  Miss Asia, la única que logró escapar. (IG @ladygaga)

“Vino a verme y me explicó que su perro tenía picores, pero que, al no poder ir al centro del distrito debido a la nieve, solo yo podía examinar al animal”, ha detallado el especialista. Después de una observación que arrojó que Pamuk no tenía problemas de salud, Öztürk aplicó al animal una inyección antiparasitaria.

Hay mucha violencia contra los animales, pero este episodio me ha llegado al corazón

Una vez finalizado el trabajo, Cemre metió su mano en el bolsillo y extendió un puñado de monedas. “Me entregó unas siete liras, pero decidí no aceptarlas”, cuenta el veterinario, que añadió un “gracias a ti, no todo es dinero”.

Esta historia se ha hecho viral en redes sociales a partir de una publicación del especialista, que quedó conmovido por un gesto que ha llegado en un momento en que “hay mucha violencia contra los animales, pero este comportamiento de Cemre me ha llegado al corazón”, señala Ogün Öztürk.

Animales Turquía
El redactor recomienda