Finge su propio secuestro para no ir a trabajar y acaba en la cárcel
  1. Alma, Corazón, Vida
FUE CONDENADO A UNA MULTA

Finge su propio secuestro para no ir a trabajar y acaba en la cárcel

Un joven de 19 años se inventa una truculenta historia involucrando a su padre para no tener que ir a su trabajo, aunque la jugada no le salió bien

placeholder Foto: Brandon Soules se inventó una historia inverosímil para no ir a trabajar (Twitter)
Brandon Soules se inventó una historia inverosímil para no ir a trabajar (Twitter)

¿Quién no se ha despertado alguna vez con la intención de llamar a su trabajo y decir que se encuentra enfermo? Quien más, quien menos ha pasado por esa tesitura a lo largo de su vida laboral, aunque la inmensa mayoría de las veces se recapacita y, tras una reconfortante ducha, se termina acudiendo al puesto de trabajo como siempre.

Sin embargo, Brandon Soules tuvo una idea diferente. El pasado miércoles 10 de febrero, la policía de Coolidge, una pequeña población de apenas 13.000 habitantes en el estado norteamericano de Arizona, recibió una llamada alarmante. Eran las cinco y media de la tarde y se estaba denunciando un secuestro en un lugar en el que apenas pasa nada reseñable.

El informe policial que recoge People habla sobre "un varón cuyas manos estaban atadas a la espalda con un cinturón y tenía un pañuelo en la boca". Brandon Soules explicó a los agentes que se desplazaron hasta el lugar de los hechos que había sido secuestrado delante de su casa por dos hombres enmascarados que le golpearon en la cabeza y le dejaron inconsciente.

Todo era mentira

La policía se sorprendió de la declaración de Soules, que solo tiene 19 años. Según su versión, los dos hombres se lo habrían llevado por culpa de su padre. En teoría, "había escondido grandes sumas de dinero" y esos dos secuestradores querían recuperarlo. Así que comenzó una investigación que, en menos de una semana, tuvo resolución.

El joven confesó su invención y el juez le condenó a pagar una multa de 550 dólares

Los agentes no encontraron ninguna prueba de que se hubiera producido un secuestro. Analizaron las pruebas, hablaron con posibles testigos y buscaron en las cámaras de seguridad para dar con alguna pista, pero no había nada que confirmara su historia. Comenzaron a sospechar que se trataba de una invención y decidieron denunciarlo por simulación de delito.

Brandon Soules fue arrestado el 17 de febrero y llevado a la cárcel del condado. Un día después, el jueves 18, se celebró el juicio en el que el joven reconocía que se había inventado toda la historia porque no quería ir a trabajar. Finalmente, el juez le encontró culpable y le condenó a pagar una multa de 550 dólares, casi 500 euros al cambio. Quizás la próxima vez llame al trabajo para decir que tiene fiebre.

Delincuencia Sucesos Secuestros
El redactor recomienda