'El Banksy valenciano': hablamos con el ingeniero que pinta la actualidad con espray
  1. Alma, Corazón, Vida
Arte urbano

'El Banksy valenciano': hablamos con el ingeniero que pinta la actualidad con espray

J. Warx ha conquistado a media España con sus murales que combinan imágenes, textos, humor y en muchas ocasiones crítica política

placeholder Foto: Un grafiti del Rey emérito firmado por el artista J. Warx en una calle de Valencia. (EFE/Biel Aliño)
Un grafiti del Rey emérito firmado por el artista J. Warx en una calle de Valencia. (EFE/Biel Aliño)

Existen cientos de publicaciones académicas que tratan de evaluar si el grafiti es arte urbano o solo debería ser considerado vandalismo. El castellano, inglés, francés o portugués son algunos de los idiomas en los que decenas de investigadores han abordado esta cuestión. Pero el espray tiene su ‘lengua’ propia que muchos emplean para expresarse, más allá de cuatro rayajos.

Uno de los artistas urbanos que más fama ha cogido en los últimos meses en nuestro país es el apodado J. Warx. Un joven valenciano de 26 años que ha conquistado a media España con sus murales que combinan imágenes, textos, humor y en muchas ocasiones crítica política.

El ingeniero químico "sin ingenio", como se define a sí mismo, lleva desde 2008 pintando las paredes valencianas, pero este año se ha hecho especialmente popular por sus grafitis del Rey emérito, Pedro Sánchez, Miguel Bosé o Jordi ENP. Por su anonimato y la crítica social de los murales, algunos le han apodado ‘El Banksy valenciano’, pero él huye de esta denominación: "No compartimos técnica, él usa plantilla. Pero sí comparto la crítica y un anonimato; pero vamos, que no pinto como él".

Aunque el joven empezó en 2008 siendo "el típico grafitero que ves en la calle", acabó cansado y en 2020 quiso meterse directamente "a hacer otras cosas, comunicarme con el público y hacer crítica a través del grafiti", explica a El Confidencial J. Warx.

"Me cansé, ya había pintado mucho tiempo lo mismo y quería cambiar, ver qué más podía hacer. Me lo empecé a pasar bien, veía que a la gente le gustaba y continué con este tipo de murales porque, además, me gusta tener una voz crítica para opinar", señala el artista urbano.

De este modo comenzó con la nueva modalidad de murales que se han hecho virales en redes sociales y que los medios hemos utilizado para ilustrar algunas noticias. Para tomar ideas el joven está atento a la actualidad y cuando tiene claro que quiere pintar piensa cómo combinarlo con otros elementos, especialmente textos. "Es muy fácil coger una foto de alguien y pintarlo, pero lo difícil es darle un sentido. A mí me gusta coger una obra y combinarla con un mensaje para que ambas cosas sean sinérgicas y trabajen juntas", señala J. Warx.

Murales atacados

El artista urbano pinta principalmente en el barrio valenciano donde vive y considera que a sus vecinos, por lo general, les gusta los murales que pinta. "Hay gente que me da su opinión de que no le gusta el tema en sí, porque es político. Pero en general a los vecinos les parece bien. Total, estamos regalando arte, no cobramos por ello", apunta.

Pero algunas personas sí que se han mostrado contrarias a alguno de sus murales, llegando a pintarrajearlos. En concreto esto sucedió con el grafiti dedicado al Rey emérito, el cual tuvo que rehacer: "La ultraderecha lo rayó, ese fue un problema que tuve. Pero poco más, la gente ahora mismo es pasiva ante esto y ha aceptado el grafiti en sus vidas".

Asimismo señala que, al pintar en la calle, es uno de los problemas a los que se expone. "Es cierto que puedes conseguir que lo vea más gente, pero cualquiera que pase con un bote de espray te lo puede rayar. Y aunque esto moleste, lo entiendes, porque es la calle", cuenta.

Vandalismo, arte, libertad de expresión…

El artista urbano reconoce que el grafiti sí que "tiene ciertos tonos de vandalismo, porque te estás apropiando de sitios donde realmente no puedes pintar". "Pero yo desarrollaría más, es compresible que la gente se enfade porque le hayan pintado una firma, a mí tampoco me gustaría que lo hiciesen, por ejemplo, en mi coche. Pero en realidad nunca es tan grave como lo ponen porque al fin y al cabo se limpia todo enseguida. Además la gente debe comprender que los artistas que hacen estas firmas luego acaban haciendo murales muy chulos. Por eso tampoco hay que tener tanta mano dura con ellos", opina el grafitero.

Ante todo J. Warx reclama que "el grafiti es una forma de expresarse y comunicar ideas". "Es una forma magnífica de expresarse, avanzar y hacer una crítica distinta, que cualquiera puede ver y dura poco".

El valenciano seguirá pintando por su ciudad e intentará ampliar su radio en cuanto las restricciones lo permitan. Lo más difícil será poder vivir de ello, como recoge en unos de sus murales, parodia de un famoso titular de ‘La verdad’: "Volveré a estudiar, de la petanca no se puede vivir".

"Sí que se puede llegar a vivir de ello, pero necesitas años y años. Si haces estética y no te metes en opiniones, es más fácil vivir de ello, porque al fin y al cabo la gente quiere que le decoren cosas. Pero es difícil que te contraten cuando haces cosas con connotaciones políticas y más con este tipo de obras, que son muy dinámicas", apunta.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Banksy Arte urbano Graffiti Social
El redactor recomienda