Qué hacer si te enamoras de tu jefe
  1. Alma, Corazón, Vida
relaciones laborales

Qué hacer si te enamoras de tu jefe

Pasamos mucho tiempo en la oficina y a veces es normal establecer lazos afectuosos con esas personas a las que vemos tanto, pero, ¿cuáles son los pros y los contras?

placeholder Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

Aunque algunos se estén haciendo al teletrabajo, que permite conciliar la vida laboral y la personal y evita atascos, en general todos estamos acostumbrados a pasar muchas horas en nuestra oficina. Se podría decir que nuestros compañeros son casi una extensión de nuestra familia, a los que vemos más que a la propia, pues durante cinco días a la semana colaboramos codo con codo, comemos, reímos o nos frustramos en su compañía.

Así pues, no es raro establecer lazos que van más allá de la camaradería y encontrar verdaderos amigos en el ambiente de trabajo. Sales de cañas con ellos, celebras fiestas, echas horas terminando ese proyecto tan importante... y, puede ser, que alguien comience a llamar tu atención. No es raro enamorarse de un compañero, y sin duda tienes que valorar los pros y contras de comenzar una relación con alguien a quien ves todos los días en el trabajo, pero, ¿y si la persona que acelera tu corazón es también tu jefe?

A veces los empleados perciben al jefe como un modelo a seguir. Si encima te atrae, tenemos la fórmula perfecta para el enamoramiento

Las cosas se complican. A veces los empleados perciben al jefe como un modelo a seguir, una fuente de inspiración. Esa persona debería brindar aliento y respaldo, y si encima te atrae tenemos la fórmula perfecta para el enamoramiento. Si se alinean los planetas y resulta que tu superior está soltero, quizá podríais considerar comenzar una relación, pero existen muchas variables.

Qué opina la empresa

Conocer la política de la empresa en cuanto a relaciones de pareja es importante a la hora de tomar una decisión. Ten en cuenta que es una persona con la que pasas mucho tiempo y si el ambiente entre vosotros se enrarece podría ser difícil trabajar, no solo para vosotros sino para el resto del equipo. Si la unión propuesta violara la política de la oficina, requeriría discreción llevarla a cabo, lo que puede traducirse en un escenario incómodo en el que deberíais considerar antes de nada el estrés o la presión que surgirán, sin olvidar los problemas que traería el hecho de que este emparejamiento clandestino saliese a la luz.

El problema de las relaciones de poder

Admitámoslo, ni el jefe más enrollado del mundo tiene unas relaciones de igualdad con sus empleados. En un estudio titulado 'Los peligros de salir con tu jefe', Suzanne Chan-Serafin investigó las consecuencias negativas de los romances jerárquicos de oficina, y llegó a la conclusión de que estas relaciones desiguales pueden afectar a la pareja de estatus más bajo. Encontraron un sesgo de género (los hombres que empezaban relaciones con mujeres en puestos superiores tenían más probabilidades de sufrir consecuencias negativas en sus carreras profesionales) y también que a muchas de esas personas involucradas con sus jefes tenían menos oportunidades de avanzar. A pesar de ello, no hay que desanimarse, muchas relaciones de este tipo sobreviven y prosperan.

Los rumores surgen cuando las personas no son claras y es mucho más divertido hablar de una pareja que niega estar junta

Según cuenta la psicóloga Wendy L. Patrick en 'Psychology Today', da algunos consejos para superar el estigma:

Discreción profesional. Los profesionales se comportan como tales, en los negocios se dedican al trabajo y las discusiones se relegan al exterior de la oficina, nunca dentro.

Transparencia. Al final, los rumores surgen cuando las personas no son claras y es mucho más divertido hablar de una pareja que niega estar junta. Si sois transparentes y sinceros, el componente escandaloso desaparecerá.

Igualdad de oportunidades. Un jefe inteligente se comportará igual con todo su equipo, brindando las mismas oportunidades a todos (incluida su pareja).

Asociaciones laborales. Solo los romances de trabajo que son respetuosos, auténticos y sólidos podrían sustentar el escrutinio y resultar en éxito.

Si no está interesado en ti

Si, desgraciadamente, tu jefe no corresponde tus sentimientos, lo mejor que puedes hacer es intentar alejarte de él. Si esto es imposible, quizá puedas considerar que te trasladen a otro departamento. Procura convencerte de que la relación no tiene ningún futuro en lugar de ilusionarte con pequeños gestos e intenta centrarte exclusivamente en el trabajo para ir librándote poco a poco de esa obsesión.

Trabajo Relaciones sexuales Relaciones de pareja
El redactor recomienda