Las garrapatas del perro prefieren a los humanos cuando hace calor
  1. Alma, Corazón, Vida
La fiebre de las Montañas Rocosas

Las garrapatas del perro prefieren a los humanos cuando hace calor

Para probar esta hipótesis, unos científicos han recultado a algunos voluntarios humanos y caninos suficientemente valientes como para participar en un curioso experimento

placeholder Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

Es innegable que las temperaturas se están incrementando como resultado del cambio climático, y, aunque no lo parezca, eso también afecta a las garrapatas. Según un estudio presentado en la Reunión Anual de la Sociedad Estadounidense de Medicina e Higiene Tropical, las garrapatas portadoras de la mortal enfermedad bacteriana de la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas (RMSF) pueden cambiar sus preferencias de alimentación de los perros a los humanos cuando llega el calor.

Por tanto, el cambio climático (y por tanto el aumento de temperaturas) podría aumentar el riesgo de las personas de contraer garrapatas, señala 'Live Science'. "Debemos estar mucho más atentos cuando hace calor", explicó la veterinaria Laura Backus en la Reunión. "En temperaturas altas, hay hasta un 2,5% más de probabilidades de que las garrapatas prefieran a los humanos en lugar de a los perros".

¿Qué enfermedad trasmiten?

La fiebre maculosa de las Montañas Rocosas produce erupción, dolor de cabeza y fiebre alta. Si se trata durante los cinco primeros días de la enfermedad, los antibióticos pueden curarla, pero si no se trata puede llegar a ser mortal. El problema es que predecir sus brotes, según indicó la propia Backus, es muy difícil.pero saber qué hace que las garrapatas persigan a los humanos podría ayudar.

"Si podemos identificar las situaciones que llevan a que los humanos sean mordidos, entonces podremos intervenir rápido y reducir los casos"

"Si podemos identificar las situaciones, los factores ambientales, que llevan a que los humanos sean mordidos con más frecuencia, entonces, con suerte, podremos identificar e intervenir más rápido y reducir los casos", explicó. Investigaciones anteriores ya se habían atrevido a señalar los cambios de temperatura como posibles factores a tener en cuenta.

Para probar la hipótesis, Backus y sus colegas reclutaron a algunos voluntarios humanos y caninos suficientemente valientes como para participar en el experimento. Un humano se colocó en una caja, y un perro en otra, y ambas estaban conectadas por un tubo de plástico transparente, después liberaron 20 garrapatas. Durante 20 minutos, observaron si las garrapatas, que eligen a sus huéspedes por el olor, se movían hacia el perro, hacia el humano o se quedaban quietas. Por supuesto, colocaron unas barreras que impedían que los bichos llegaran hasta su huésped elegido.

Foto: Foto: EFE.

Realizaron el experimento con dos temperaturas diferentes: a temperatura ambiente (unos 23ºC) y con calor (37ºC aproximados). En el primer caso, se movieron mayoritariamente hacia los perros (un promedio de 5,2 de las 20 garrapatas se movieron hacia el perro y 2,9 garrapatas se arrastraron hacia el humano), pero en altas temperaturas cambiaron sus preferencias hacia los humanos (4.4 garrapatas se movieron hacia el perro, mientras que 7.5 garrapatas se movieron hacia la persona). También descubrieron que cuanto más altas eran las temperaturas, más propensas eran las garrapatas a tomar una decisión, en lugar de quedarse en el medio del tubo.

Cuanto más altas eran las temperaturas, más propensas eran las garrapatas a tomar una decisión rápidamente

Los investigadores no están seguros de qué está causando que las garrapatas cambien las preferencias del anfitrión. "A temperaturas más altas, es posible que estén más ansiosos por encontrar un huésped, porque a temperaturas más altas, es más probable que se sequen y mueran más rápido. Y esa podría ser la razón por la que se dirigen hacia el huésped de manera más agresiva y rápida. para sobrevivir", explica Backus. Pero esto no explica por qué las garrapatas prefieren a los humanos más que a los perros a temperaturas más altas, añadió. Lo que está claro es que los resultados muestran cómo el cambio climático podría afectar en la incidencia de esta y otras enfermedades.

Animales
El redactor recomienda