¿Qué es mejor si tienes hambre, comer pronto o comer mucho?
  1. Alma, Corazón, Vida
pequeñas dudas

¿Qué es mejor si tienes hambre, comer pronto o comer mucho?

Te acecha el gusanillo, pero en realidad puede significar muchas otras cosas: estrés, sueño, cambios hormonales o incluso sed. ¿Qué debes hacer?

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Pocas cosas más molestas hay en esta vida que ese gusanillo que comienza a picar a determinada hora del mediodía, cuando nuestro estómago nos recuerda que necesita alimento. Por suerte para nosotros, por habernos tocado nacer en esta parte del mundo, tiene fácil solución: también hay pocas cosas en esta vida más placenteras que el primer bocado de comida cuando estamos muertos de hambre.

Pero, a la hora de saciarnos porque tenemos mucha hambre, es posible acabar muy llenos y molestos, arrepentidos de no haber sabido cuándo decir basta. ¿Podría estar relacionado el hecho de que nos hayamos comido cinco tacos cuando en realidad con dos estábamos satisfechos, con el hecho de que hayan tardado mucho en traérnoslos? Algunos dietistas y expertos en alimentación apuntan que sí.

No es aconsejable saltarse comidas pues lo más probable es que en la siguiente te des un atracón o acabes ingiriendo alimentos en exceso

Como explica Nicole Conteduca, nutricionista de Chicago, en la revista 'Mel Magazine': "El hambre viene condicionada por muchas cosas, incluyendo el estrés, el sueño, las hormonas o el medio ambiente". Como parece tan difícil a veces dicernir si el hambre viene dado por una cosa u otra (a veces la gente lo confunde con la deshidratación), ella asegura que cada persona es un mundo pero que no es aconsejable saltarse comidas.

"La gente experimenta niveles de hambre diferentes y come de distinta manera", apunta. "Hay algunas personas que solo tienen hambre en las horas programadas para las tres comidas principalmente. Otras, sin embargo, no paran de picotear y pueden llegar a ingerir hasta seis comidas al día pues informan de que tiene hambre en seis horarios establecidos. Las personas con trastornos alimentarios, por otro lado, tienen señales inexactas de hambre y saciedad, por lo que no se puede confiar en ellas para que decidan cuánto o a qué hora comerán".

Nuestros cuerpos no son máquinas y no necesitamos comer exactamente las mismas calorías todos los días

Pero, en general, aconseja que ajustes tu mentalidad a que si tienes mucha hambre comas pronto, en lugar de mucho. Si te saltas una comida es muy probable que en la siguiente comas en exceso o te des un atracón. "Debes dar a tu cuerpo lo que quiere cuando lo quiere, eso es muy importante para poder tener una alimentación saludable", indica. En términos prácticos, eso significa que seas proactivo y consistente con tus comidas programadas para evitar sentir, en primer lugar, muchísima hambre. "Nuestros cuerpos no son máquinas y no necesitamos comer exactamente las mismas calorías todos los días, pero debes aprender a escucharte para saber cuánta comida necesitas exactamente".

Alimentación
El redactor recomienda