El teletrabajo y la solución híbrida: así es la propuesta que cambiaría el futuro del empleo
  1. Alma, Corazón, Vida
pros y contras

El teletrabajo y la solución híbrida: así es la propuesta que cambiaría el futuro del empleo

Idealmente, une lo mejor de ambos mundos: estructura y sociabilidad por un lado e independencia y flexibilidad por el otro. Pero, ¿funciona realmente?

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Es oficial: a los españoles les encanta el teletrabajo. Según una encuesta de Bain & Company, el 68% de los trabajadores de nuestro país afirma ser igual o más productivo trabajando en remoto. Con el borrador del Anteproyecto de Ley de Trabajo a Distancia sobre la mesa y la pandemia sin dar rastro de remitir en un futuro cercano, muchas empresas han comenzado a plantearse seriamente un modelo que nos ha pillado de improviso y que todavía tiene muchas lagunas, ¿quién paga el material? ¿Cómo controlar que el trabajador cumple su función? ¿Qué sucedería en caso de accidente?

Como en todo, hay defensores y detractores. Los primeros tienen muchos puntos a su favor: desde una mayor conciliación laboral a una mejora del medioambiente. Los segundos, por su parte, apuntan que el teletrabajo distancia al trabajador de la empresa y que las sinergias son necesarias para poder funcionar, especialmente si la labor se desarrolla en equipo. ¿Es el modelo híbrido la clave entonces? ¿Han terminado las jornadas de trabajo 'calentando la silla'?

La utopía

¿En qué consistiría realmente el trabajo híbrido? Según un reciente artículo publicado en 'BBC': "Este modelo tiende a incluir más libertad en lo referente a cuándo y dónde trabajar. Por lo general otorga más autonomía a los empleados. Idealmente, une lo mejor de ambos mundos: estructura y sociabilidad por un lado e independencia y flexibilidad por el otro". Un procedimiento común de las empresas híbridas (acelerado por la pandemia) es designar ciertos días para reuniones en la oficina. Esto puede ser útil si necesitas hacer formación, pero no es necesaria para todos los trabajos. Algunas empresas, como KissFlow, han ido un paso más allá en esto: han introducido un modelo de trabajo mixto llamado REMOTE+, que combina tres semanas de trabajo desde cualquier lugar (la empresa cubre absolutamente todos los gastos de alojamiento) con una semana en la oficina.

Hay que considerar que los horarios deben ser mucho más flexibles pues no todo el mundo trabaja al mismo ritmo ni con la misma eficiencia

Una pregunta bastante lógica es cómo evolucionarán las oficinas. El Chartered Institute of Personnel and Development, asociación profesional de Recursos Humanos, cree que la mayoría de las empresas conservarán los espacios físicos, pero como es normal se están produciendo cambios. Algunas se mostrarán reacias a mantener la misma cantidad de espacio de oficina para un número más límitado de personas por cuestiones de rentabilidad.

Foto: Foto: iStock.

Algunos expertos como Nicholas Bloom, profesor de Economía en Stanford, aseguran que cuando remita la pandemia disminuya, trabajar desde casa dos días a la semana será óptimo para equilibrar el trabajo colaborativo y autónomo, mientras el empleado se beneficia de la reducción del estrés producida por un menor número de desplazamientos. Será necesario que las empresas reevalúen su espacio pero sin que dentro de la ecuación entren las salas de reuniones, pues son realmente necesarias.

La parte oscura

Otros expertos indican que el teletrabajo y la solución híbrida unen lo peor de ambos mundos. Por un lado, ponen de manifiesto las diferencias socioeconómicas e incluso raciales de los trabajadores y, por otro, esta situación ideal podría no serlo tanto para algunos sectores de la sociedad. No es lo mismo teletrabajar prácticamente todos los días de la semana desde una casa con jardín a hacerlo en un piso pequeño donde tienes que hacer malabares para conciliar ese tiempo con el dedicado a la familia.

Además, para algunas personas, según su personalidad, puede ser difícil adaptarse a un entorno más solitario. El problema principal del modelo híbrido es que no permite adaptarse al 100% a ninguno de los dos planes, pues son cambiantes, y mucha gente necesita una rutina consistente.

No es lo mismo trabajar desde una casa con jardín a hacerlo en un piso pequeño donde tienes que conciliar ese tiempo con el dedicado a la familia

Otras voces apuntan que, además, podría existir una desigualdad entre los que trabajan en casa y los que lo hacen en la oficina, que tendrían una cierta ventaja sobre los primeros. Los equipos mixtos suelen tener mayores problemas de comunicación debido a que la información online parece ser menos completa.

En conclusión, para que el trabajo híbrido sea productivo en lugar de contraproducente, la comunicación debe ser transparente. Así mismo, hay que considerar que los horarios deben ser mucho más flexibles pues no todo el mundo trabaja al mismo ritmo ni con la misma eficiencia. Las empresas deben evaluar esas prácticas que estaban fuertemente adscritas a la empresa pero no eran eficientes, y jugar con la creatividad para poder ofrecer un modelo que sea verdaderamente útil tanto para el trabajador como para la propia compañía.

Trabajo Coronavirus Noadex
El redactor recomienda