Muchas tendrán que cerran

La lucha de los cerveceros artesanales por sobrevivir: "El drama va a ser muy grande"

El escenario se presenta muy complicado por la dura competencia con las industriales y un exceso de artesanales, que serán factores clave que mermarán este sector

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

“Estos meses lo hemos pasado muy mal. Nos hemos tenido que financiar con una línea de crédito porque la cuenta del banco no paraba de bajar a toda velocidad y nosotros no cobrábamos nada”. Con estas palabras Enrique Cacicedo, socio de las artesanales Cervezas Dougall´s, muestra cómo el estado de alarma ha golpeado a su sector.

El desplome de la demanda en bares y restaurantes, como consecuencia de las medidas decretadas para frenar el covid-19, ha supuesto una caída de la producción del sector de cervezas artesanas este año. De hecho, la fabricación de estas bebidas caerá por vez primera en 2020, según un estudio de DBK.

Las medidas tomadas afectan de manera especial a sectores como este, en el que la mayor parte de sus ventas se realiza en hostelería y restauración. Además, el informe señala que el crecimiento del negocio en el canal de alimentación y el impulso de la venta online no podrán compensar la extraordinaria caída del consumo fuera del hogar.

“En cuanto se decretó el estado de alarma nosotros dejamos de vender automáticamente el 85% de nuestra producción, que iba a los bares. Nuestra facturación bajó a mínimos históricos. Eso sí, tuvimos suerte porque ese 15% que quedaba iba destinado a supermercados locales y tiendas online; y la venta se disparó, creemos que por ese sentimiento de ‘apoyar al vecino’”, explica el socio de la fábrica artesanal que se encuentra en Cantabria. Asimismo les ayudó a mantener su negocio saber reinventarse, ya que han comenzado a exportar a otros lugares del mundo donde las restricciones han sido menores.

En estos meses la cervecera cántabra ha dejado de fabricar entre 50.000 y 60.000 litros, ha aplicado un ERTE y pedido un crédito al ICO, pero se muestran optimistas con el escenario de futuro: “Este verano esperamos volver a la normalidad de facturación”. Especialmente teniendo en cuenta que Cantabria, donde principalmente hacen negocio, pasará en las próximas semanas a fase 3.

Mientras la luz al final del túnel se va vislumbrando, los dueños de Dougall´s han recogido la cerveza de los bares para refrigerarla con la intención de devolverla a los locales de manera gratuita cuando reabran sus puertas. “Ahora lo que nos queda es cruzar los dedos y tener paciencia. Tenemos que esperar a que los bares paguen la deuda que tienen con nosotros, para lo que seremos muy flexibles y les daremos mucho tiempo si hace falta”, apunta.

La artesanal cántabra es una de las pocas cerveceras de este tipo que tienen la suerte de ver la luz al final del túnel, ya que el escenario se presenta muy complicado para otras empresas que se verán obligadas a cerrar. La dura competencia con las industriales y un exceso de artesanales serán factores clave que mermarán este sector.

Artesanas vs. industriales

Lo cierto es que las empresas de artesanas se han visto especialmente afectadas si se compara con las industriales. “Las cerveceras artesanales vivimos prácticamente al día. Aquí no hay un colchón millonario como pueden tener las industriales”, relata Cacicedo. “En especial las industriales grandes son una máquina de hacer dinero gigante que lleva funcionando así 100 años. Digamos que ahí está todo pagado, pero para nada es esa nuestra situación”, añade.

El mundo de las artesanas está formado por alrededor de 500 pymes que no tienen más de 10 empleados e, incluso, muchas son de autoempleo, según explica el socio de Dougall´s. “Todos tenemos deudas, muy pocas tienen toda la fábrica pagada; y a los bancos ha habido que seguir pagándoles y los alquileres también”. “Yo creo que para algunas artesanales el drama va a ser muy grande”, concluye.

A estas artesanales y las industriales españolas, “también hay mucha cerveza de importación". "Muchos distribuidores se habrán quedado con los almacenes llenos y a este producto le van a dar salida a golpe de oferta”, añade.

Las cerveceras artesanales vivimos prácticamente al día. Aquí no hay un colchón millonario como pueden tener las industriales

En esta situación los pequeños productores siguen teniendo “un coste de producción super alto”. “Y no podemos competir con una industrial, y menos si hacen ofertas. Esto va a ser una batalla donde el romanticismo del consumidor que piense en lo local y ayude al empresario pequeño va a ser clave para inclinar la balanza”.

“Ahora todas las cerveceras van a poner las cartas sobre la mesa y los de las artesanales tenemos la peor mano. Además, los artesanos que hayan abierto hace 3 o 4 años lo van a pasar francamente mal”, añade.

A esto hay que sumar que presumiblemente el negocio de las indutriales haya podido arrancar antes. “Los bares a lo que servimos son el 1% del total y no suelen tener terrazas grandes. Además, muchos clientes con terraza han elegido las industriales porque les ponen las sillas y las mesas gratis”, explica.

La burbuja de las cervezas artesanas

Según el estudio de DBK en abril de 2020 operaban en España unas 520 cerveceras artesanas. De las cuales se prevé un descenso del número de empresas en este ejercicio, en un contexto de desfavorable evolución de la actividad.

En este sentido el artesano cántabro apunta a una “burbuja” de este tipo de producto. “Mucha gente se metió en esto creyendo que es muy fácil hacer dinero, pero en realidad es muy difícil”, apunta.

El empresario cree que “esto va a servir de criba, ya que habrá muchos que no puedan relanzar su proyecto o que no encuentren mercado”. De hecho cuenta que ya se empieza a ver maquinaria como fermentadores y cocinas en venta de gente “que no está pensando en volver a abrir”.

“Todos vamos a intentar vender y las industriales las primeras. Veremos qué ocurre”, concluye.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios