Los refugios de animales, al borde del colapso en España tras el confinamiento
  1. Alma, Corazón, Vida
Sin hogar

Los refugios de animales, al borde del colapso en España tras el confinamiento

Mientras seguían entrando animales, algunos de ellos por fallecimiento de sus dueños por coronavirus, las adopciones se frenaron por el estado de alarma

Foto: Coronavirus animales
Coronavirus animales

Más de 138.000 perros y gatos fueron acogidos en refugios y protectoras en España durante el año 2018, una cifra que confirma el estancamiento de abandonos de animales de compañía desde 2015, según datos del último estudio de la Fundación Affinity ‘El nunca lo haría’, que apunta como principal motivo de abandono el nacimiento de camadas no deseadas, junto con el final de la temporada de caza y el comportamiento de los animales.

Además, el estudio, que todavía no ha sido actualizado con los datos del 2019, advierte del bajo número de perros y gatos con microchip que llegan a las protectoras, lo que provoca que apenas el 18% de los animales que llegan a los refugios sean recuperados por sus familiares.

En la actual situación provocada por la pandemia del covid-19 no se ha constatado un aumento significativo en el número de abandonos de animales en centros de acogida de España, que lidera las estadísticas al respecto en Europa. Eso sí, la situación en los refugios de animales sí se ha visto agravada por la entrada de animales de personas contagiadas o fallecidas por la enfermedad, según explica la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (Faada) .

Foto: EFE/Peter Endig.

Hasta que comenzó la desescalada los animales seguían entrando, pero no se permitían las adopciones o las acogidas en casas de voluntarios durante dos meses.

Por su parte, Teresa Nin, responsable de la asociación Madrid Felina, explica que "ha sido una época bastante complicada a todos los niveles". "Desde que te sirvan un pienso, pasando por la atención del voluntariado, hasta que nos atendieran las clínicas veterinarias por tener un horario reducido", relata. " Los hemos pasado mal", resume.

En concreto, esta asociación también ha tenido problemas paralelos para la alimentación de las colonias de gatos que hay en Madrid.

Bienestar animal "gravemente comprometido"

Desde Faada indican que el bienestar de los animales en los centros, tanto de perros y gatos como de los llamados exóticos, se vio "gravemente comprometido debido al hacinamiento provocado por la entrada de animales y el bloqueo de las adopciones". Esto implica mayor gasto y menos recursos, el mínimo personal para su cuidado, falta de voluntarios que colaboren con los paseos, ayudando así a reducir el estrés de los animales y mejorar su socialización, todo ello pudiendo conllevar a graves problemas sanitarios.

La fundación explica que durante esos meses al no existir una autorización expresa para poder tramitar adopciones de animales a través de internet, queda bajo la interpretación de los agentes actuantes si ese desplazamiento entra dentro de los casos de fuerza mayor, sin embargo, la venta de animales de cualquier tipo sí está claramente permitida, tratándose de una grave discriminación. Aunque esta medida fuera tomada por el temor de posibles adopciones fraudulentas y con el buen fin de proteger a los animales, no se tuvo en cuenta que un mal destino también lo podrán tener los animales que se compran a través de internet, y que en las perreras de muchas comunidades autónomas los animales que hubieran podido salvarse mediante la adopción, acaban sacrificados transcurrido el plazo que marca la ley.

Los refugios y las protectoras de animales son los más interesados en que los animales tengan el mejor destino posible, y por eso entrevistan y filtran a las posibles familias adoptantes y redactan contratos con cláusulas que permitan revocar la adopción si se constata una actitud negligente o irresponsable hacia el animal.

GRAFCVA3922. CHESTE (VALENCIA), 10 04 2020. Los animales que tiene en acogida la perrera Ribamontes, observan a sus cuidadores que en estos momentos son las únicas personas con las que tiene contacto. La perrera se encuentra con el problema, debido al confinamiento decretado por el estado de alarma, de no poder recibir a los voluntarios que colaboran con ellos o a las personas que muestran interés en adoptar algún animal. EFE Manuel Bruque

Otros países en la misma situación que España han autorizado las adopciones. Entre ellos Inglaterra, que además garantiza la protección de animales y personas, con medidas como por ejemplo, que sea un transportista quien traslade el animal al domicilio, priorizar los adoptantes locales, instaurar protocolos de seguridad, no dar en adopción si uno o más miembros de la vivienda presentan síntomas o han dado positivo y solo realizar la adopción si el adoptante cumple con los criterios del centro.

Las entidades dedicadas a la adopción de animales son las más interesadas en poder tramitar la salida de los animales, cumpliendo con las restricciones establecidas, velando también por el buen destino de estos como ya han venido haciendo desde antes del estado de alarma. Que se les permita tener un flujo de salida de animales hará que puedan atender mejor las necesidades del resto de individuos presentes en el refugio y, obviamente, ofrecerá una nueva oportunidad de vida a los que salgan adoptados.

Por suerte, aunque no soluciona la situación de un plumazo, "todos los centros de acogida de animales abandonados o perdidos que se encuentren en fase 1 ya pueden atender visitas de adoptantes tomando, eso sí, las medidas necesarias de seguridad al igual que cualquier otro centro o comercio minorista, tal como estipula el Ministerio de Sanidad", explica a El Confidencial Eva Fornieles, coordinadora del área de Animales Domésticos de Faada. "Los adoptantes tienen que ser de la misma provincia o región sanitaria", añade.

En este sentido la responsable de Madrid Felina indica que aunque ahora comience a aliviarse la situación en su asociación "empieza a engrosarse la lista de animales por los que piden ayuda".

Miedo al aumento de abandonos

Fornieles señala que "hay preocupación por el aumento de abandonos a consecuencia de la crisis económica, que posiblemente afecte a la asistencia veterinaria de los animales de aquellas familias con escasos recursos y a los ingresos de las protectoras de animales debido a la disminución de socios y padrinos o la reducción de las aportaciones de éstos",.

GRAFCVA3923. CHESTE (VALENCIA), 10 04 2020.- Una mujer protegida con guantes y mascarilla acaricia uno de los perros que se encuentran acogidos en las instalaciones de la perrera Ribamontes, que en estos momentos se encuentra con el problema, debido al confinamiento decretado por el estado de alarma, de no poder recibir a los voluntarios que colaboran con ellos o a las personas que muestran interés en adoptar algún animal. EFE Manuel Bruque

Asimismo, añade que "las expectativas pues no son nada favorables ni para los animales ni para las protectoras que tendrán un aumento de peticiones de acogida y menos ingresos para asumir los gastos que conlleva atender correctamente a los animales".

El comercio de animales sin bloquear

Otro de los motivos que desagradaba a las asociaciones animalistas es que el comercio de animales no se bloqueó, de hecho, hubo gran movimiento de venta de animales en Internet, pues las tiendas físicas deben recurrir ahora mismo a este canal para dar salida a los individuos que tenían “en stock” en sus núcleos zoológicos. También estos perros, gatos, conejos, periquitos, peces, etc. tienen problemas de bienestar debido a la reducción del horario o del poco personal, incluso del cierre total de las mismas. Y los tendrán en el futuro cuando, por su tamaño o edad, vean más difícil que alguien los compre y criadores y comerciantes no quieran pagar por su mantenimiento. Es por ello que, hoy más que nunca, el “stock” que tienen en venta debe bloquearse por completo y se debe cesar la cría y la entrada de nuevos individuos al país hasta que no se haya ofrecido una salida para todos los demás animales.

Teniendo en cuenta esta situación Faada reclamó al Gobierno dos medidas "fundamentales" para proteger a los animales y garantizar su bienestar tanto en centros de adopción como en núcleos de venta:

  • Que autorice urgentemente la adopción de los animales abandonados que se encuentran en centros de acogida, estableciendo las medidas necesarias para garantizar la protección de las personas frente al riesgo del coronavirus.
  • Que se establezca una moratoria en cuanto a la cría de animales destinados a la venta clasificados como “animales de compañía domésticos o exóticos”, y se prohíba la entrada de ejemplares desde otros países, hasta que se solucione el problema de saturación de los refugios y centros de acogida de animales abandonados.
Animales Coronavirus Perro
El redactor recomienda