Cómo organizar tu frigorífico de la manera más eficiente
  1. Alma, Corazón, Vida
ORDEN DOMÉSTICO

Cómo organizar tu frigorífico de la manera más eficiente

Es de vital importancia mantener limpio, aseado y ordenado este electrodoméstico con el que podemos almacenar los alimentos frescos y evitar que se estropeen

Foto: Cómo organizar tu frigorífico de la manera más eficiente
Cómo organizar tu frigorífico de la manera más eficiente

Uno de los electrodomésticos más imprescindibles en nuestras casas es sin duda el frigorífico. Con permiso de la lavadora o el friegaplatos, este armario de cocina mantiene los productos frescos y ayuda a que nuestras materias primas a la hora de cocinar luzcan apetitosas y espléndidas. También, como es lógico, se encarga de guardar los productos acabados como yogures, salsas o postres, para que en cualquier momento se puedan consumir al entrarnos la gula.

Por todo ello, se vuelve absolutamente imprescindible el hecho de cuidarlo y limpiarlo cada cierto tiempo. Aunque depende del electrodoméstico en sí o de sus años de antigüedad, conviene que se limpie, como mínimo, una vez al mes o cada dos meses a lo sumo. Primero deberás apagarlo por si tiene algo de hielo que debe descongelarse y luego retirar todos los alimentos hasta que esté completamente vacío. Justo después, hay que proceder a sacar una a una todas las bandejas y estantes que lo componen. Utiliza una disolución de agua con vinagre o sino el clásico producto con el que sueles limpiar el resto de los muebles de la cocina.

No conviene llenar demasiado los compartimentos ya que si no, el aire interior no circula, afectando así a la temperatura

Una vez que esté limpio es hora de darle un buen uso y aspecto, colocando los alimentos y productos en un sentido ordenado para evitar que algunos de ellos terminen invisibilizándose y al final se estropeen sin que los hayamos consumido. ¿A cuántos les ha pasado que acuden al supermercado porque creen que no tienen un producto y resulta que sí? Esto se puede evitar si ponemos cierto orden en la nevera y mantenemos su interior bien colocado. La revista 'Eater' nos aporta una serie de claves a tener en cuenta a la hora de organizar los compartimentos de nuestro frigorífico que veremos a continuación.

Designa estantes por categorías

El paso más elemental. En términos generales, la vida cotidiana en casa te será mucho más fácil si designas un estante a cierto tipo de alimentos. Uno de los consejos más útiles es que no conviene llenar demasiado los compartimentos, ya que si no el aire interior no circula, afectando así a la temperatura. Teniendo esto en cuenta, lo primero que deberemos hacer será guardar las verduras. ¿Dónde? En los cajones inferiores, ya que son los alimentos más susceptibles de estropearse en menor tiempo y este espacio es el que menor temperatura suele tener.

La clave para un correcto mantenimiento del electrodoméstico reside en no dejar que se aloje hielo, pues sino, dejará de funcionar bien

Si aún tenemos hueco en el cajón de al lado (los frigoríficos suelen tener dos cajones en la parte inferior), también podremos almacenar otros productos frescos o materias primas con los que vayamos a cocinar, como carnes y pescados. Aunque en el caso de estos últimos lo mejor será meterlos en el congelador si no los vamos a consumir en el mismo día.

Después, ya pasaremos a colocar ordenadamente el resto de productos envasados, las sobras o las salsas en los distintos estantes que componen el frigorífico. Pon en el fondo aquellos que cuenten con mayor tiempo de caducidad, reservando en un sitio más accesible aquellos que ya estén cerca de ponerse malos para así consumirles primero y no tener que encontrarte de nuevo con alimentos en mal estado. Por supuesto, las botellas y licores deberán alojarse en los cajones que hay en la puerta.

Otros consejos

Al contrario del frigorífico, conviene que el congelador esté lo más lleno posible, ya que así necesitará menos energía para funcionar y la temperatura se mantendrá mucho más baja. Si tienes pocas cosas, dedica espacio a las cubiteras, siempre viene bien tener a mano unos cuantos hielos, no solo para refrescar las bebidas que vayamos a ingerir, sino también por si sufrimos algún golpe o una caída.

Foto: Gana un millón a la lotería y piensa gastarse 11.000 euros en un frigorífico

La clave para un correcto mantenimiento del electrodoméstico reside en no dejar que se aloje hielo, pues sino, no funcionará bien. Para ello, volvemos al paso inicial: apaga la nevera de vez en cuando para pasar el trappo por cada uno de sus recovecos. Otro consejo útil es no colocar comida caliente en el frigorífico, ya que al haber tal contraste de temperatura pueden dañarse otros alimentos.

Electrodomésticos Hielo Social Hábitos de consumo Tendencias de consumo Ahorro y Consumo Consumo