El origen de las caceroladas
  1. Alma, Corazón, Vida
Protestas históricas

El origen de las caceroladas

Los inicios de este tipo de protestas se remontan al siglo XIX y fueron llevadas a cabo por opositores del régimen de Luis Felipe I

Foto: Wikipedia
Wikipedia

En los últimos días las caceroladas contra el Gobierno de Pedro Sánchez están ocupando parte del espacio informativo de nuestro país. No solo por la protesta en sí, también por la irresponsabilidad de las concentraciones sin seguir las medidas de seguridad contra el covid-19. A pesar de que estas acciones sean las que más resuenen, cabe recordar que la primera protestas de este tipo en el estado de alarma fue contra el rey Felipe VI, como forma de boicot a su discurso del 18 de marzo, tras conocerse las presuntas irregularidades en la fortuna de su padre.

Foto: Una joven hace sonar un cazo desde su balcón en Pamplona. (EFE)

A pesar de que las tengamos tan presentes y recientes, el origen de las caceroladas se remonta al siglo XIX. Las primeras protestas de este estilo ocurrieron en Francia en la década de 1830, al comienzo de la Monarquía de Julio, por parte de los opositores del régimen de Luis Felipe I de Francia. Según el historiador Emmanuel Fureix, los protestantes tomaron la tradición del uso del ruido para manifestar desaprobación y golpearon cacerolas para hacer ruido contra políticos oficialistas.

Este modo de mostrar descontento de la población francesa se volvió popular en 1832, con protestas en días consecutivos que podían durar horas y llevándose a cabo principalmente por la noche. Alguna de esas protestas eran reducidas, apenas unas docenas de personas, pero en algunos casos la participación era mucho mayor, de varios millares, logrando un verdadero eco nacional.

Según explica Fureix, las sartenes y las cacerolas no eran los únicos objetos que se utilizaban. Se buscaba por encima de todo hacer ruido, por lo que los silbatos y los sonajeros también fueron protagonistas de aquellas protestas.

Se volvió popular en 1832, llevándose a cabo principalmente en la noche y a veces con la participación de miles de persona

Más de un siglo después, en 1961, se realizaron en Argelia "las noches de las cacerolas", en el marco de la guerra de Independencia de Argelia. Fueron estruendosos despliegues de ruido en ciudades del territorio, realizados también con todo tipo objetos caseros, silbatos y bocinas acompañados por el grito de “Argelia francesa".​

En las décadas siguientes este tipo de protesta se circunscribió casi exclusivamente a Sudamérica, siendo Chile el primer país de la región con registro de ellas. Posteriormente se la ha visto también en España y en otros países.

Caceroladas en España

En la historia reciente la primera cacerolada registrada en España se produjo el 27 de marzo de 2003. Miles de ciudadanos realizaron una cacerolada en varios puntos del territorio nacional, acompañada de apagones, como protesta contra la posición del Gobierno de José María Aznar a favor de la guerra de Irak.

Después de los atentados terroristas de Madrid el 11 de marzo de 2004 y de que se anunciara la detención de dos marroquíes y dos indio (a tan solo un días de las elecciones generales del 14 de marzo) miles de ciudadanos salieron a las calles en toda España exigiendo saber la verdad sobre los atentados. Es protestas se acompañó de estruendosas caceroladas nocturnas en la Puerta del Sol en Madrid y en otras ciudades.

Los siguientes gobiernos también vivieron protestas por sus actuaciones y polémicas. En la tarde del 10 de marzo de 2007 sonó una cacerolada en diferentes puntos de Barcelona contra "la manipulación y la hipocresía del PP", el cual a su vez convocó para ese momento una manifestación contra la política terrorista del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

En la historia reciente la primera cacerolada registrada fue una protesta contra la posición Aznar a favor de la guerra de Irak

El 15 de mayo de 2011 comenzaron en España una serie de protestas con un amplio espectro de reclamos contra el sistema político y económico, llevadas a cabo por los denominados "indignados", algunas de ellas en forma de caceroladas. La primera ocurrió 3 días después, cuando cerca de 2.000 personas se reunieron en la Plaza de Cataluña acompañando a unos 300 activistas que acampaban allí para protestar por la crisis económica y la forma en que los políticos y la banca la abordaban,​ y realizaron una estruendosa cacerolada a las 21 horas.​

Casi año después de iniciado el movimiento indignado, y ahora bajo el gobierno de Mariano Rajoy, el movimiento volvió a convocar protestas en la Puerta del Sol de Madrid por la gestión de la crisis. La primera ocurrió el 12 de mayo, con una pequeña cacerolada registrada en la madrugada.​ Otra el 15 de mayo, cuando unas 5.000 personas conmemoraron un aniversario del movimiento sonando cacerolas, llaveros, latas y botellines por casi una hora en la tarde-noche. Y al día siguiente, luego que aumentara la prima de riesgo. Casi un mes después, una nueva cacerolada en la Puerta del Sol reunió a más de un centenar de personas para quejarse por el rescate bancario español, al que calificaron de "estafa"; también se registraron caceroladas en la Plaza de Cataluña de Barcelona y en Santander.

El 18 de abril de 2016 se realizaron distintas caceroladas convocadas por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y Alianza Contra la Pobreza Energética (APE) en hasta 44 ciudades y municipios a nivel estatal, con diversas concentraciones en las sedes del Partido Popular, por el posible recurso a la ley catalana contra los desahucios y la pobreza energética.​

Foto: 'Cacerolada' en Cataluña como protesta a las detenciones de Cuixart y Sànchez. (Reuters)

Durante el proceso soberanista iniciado en Cataluña también se vivieron varias protetas en las que las caceroladas eran la principal acción.

Protesta social Manifestación Argelia
El redactor recomienda