La historia de los que se jugaron la vida en Nueva Orleans para lograr la inmunidad
  1. Alma, Corazón, Vida
Fiebre amarilla

La historia de los que se jugaron la vida en Nueva Orleans para lograr la inmunidad

Cuando la fiebre amarilla se extendió por la ciudad en el siglo XIX, la inmunidad se volvió tan valiosa que los ciudadanos estaban dispuestos a hacer todo lo posible para tenerla

Foto: La historia de los que se jugaron la vida en Nueva Orleans para lograr la inmunidad
La historia de los que se jugaron la vida en Nueva Orleans para lograr la inmunidad

Cuando un joven llamado Isaac H. Charles llegó a Nueva Orleans en 1847, devastada por la fiebre amarilla, no trató de evitar la enfermedad mortal. Le dio la bienvenida a la fiebre amarilla y, lo que es más importante, a la inmunidad de por vida que tendría si sobreviviera. Por suerte, lo hizo. "Es con gran placer", escribió a su primo , "que puedo decirte con certeza, que tanto [mi hermano] Dick como yo estamos aclimatados".

Para hombres como Charles, la "aclimatación" –usando el lenguaje de la época– no era una opción, recoge 'The Atlantic'. Fue el llamado "bautismo de ciudadanía", la clave para ingresar a la sociedad de Nueva Orleans. Sin inmunidad a la fiebre amarilla, los recién llegados tendrían dificultades para encontrar un lugar para vivir, un trabajo, un préstamo bancario y una esposa. Los dueños de las empresas eran reacios a contratar a empleados que podrían sucumbir a un brote. Los padres dudaban de casar a sus hijas con esposos que pudieran morir.

La enfermedad es causada por un virus que se transmite a través de las picaduras de mosquitos y causa escalofríos, dolores, vómitos y, a veces, ictericia (coloración amarillenta de la piel), lo que le da nombre a la fiebre amarilla. La gente de Nueva Orleans del siglo XIX no entendía practicamente nada de biología de la enfermedad, por supuesto, pero notaron que sus vecinos se volvían inmunes después de un primer episodio. Por lo tanto, incluso el presidente de la Junta de Salud dijo una vez en un discurso: "¡El valor de la aclimatación vale la pena es riesgo!".

La inmunidad como privilegio

Cuando la fiebre amarilla se extendió por Nueva Orleans dos siglos antes de nuestra pandemia actual, convirtió la inmunidad en una forma de privilegio, una tan valiosa que valía la pena arriesgarse a la muerte.

Los brotes exacerbaron también la desigualdad. Los nuevos inmigrantes en la ciudad corrían desproporcionadamente los riesgos de aclimatarse a la fiebre amarilla, ansiosos por encontrar trabajo. Mientras tanto, los ricos huían de la ciudad durante la temporada de fiebre amarilla en verano.

Los nuevos inmigrantes en la ciudad corrían desproporcionadamente los riesgos de aclimatarse a la fiebre amarilla, ansiosos por encontrar trabajo

Los esclavos que se aclimataron valían un 25% más; su sufrimiento se convirtió en un beneficio financiero para sus dueños. "Las enfermedades ponen al descubierto quién pertenece a la sociedad y quién no", señala Kathryn Olivarius, una historiadora de Stanford que estudia la fiebre amarilla.

"Siento que escribo sobre la fiebre amarilla durante el día y me preocupo por el coronavirus por la noche", señala Olivarius sobre esta pandemia. Las enfermedades no son análogas perfectas, pero en el mundo al revés de una pandemia que ha matado a más de 137.000 personas, la inmunidad puede volver a convertirse en una línea divisoria. El ministro de salud del Reino Unido ha propuesto "certificados de inmunidad " para identificar a las personas recuperadas de Covid-19 que pueden volver a la vida normal. Alemania ha presentado "pasaportes de inmunidad" para que el sistema inmunitario vuelva a funcionar. Anthony Fauci, jefe del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, dijo que Estados Unidos está considerando una idea similar.

A la fiebre amarilla también se la conocía como 'vómito negro' (Wikipedia)
A la fiebre amarilla también se la conocía como 'vómito negro' (Wikipedia)

Dejando a un lado los obstáculos técnicos de la biología, un sistema para realizar un seguimiento de la inmunidad requiere una nueva comprensión logística masiva. "Es muy complicado pensar en cómo manejar todas estas cosas", dseñala Jeffrey Kahn, un bioético de la Universidad Johns Hopkins. Por ejemplo, dice Kahn, que hay que considerar cómo condicionar la libre circulación o el empleo a la inmunidad podría llevar a las personas a falsificar los certificados de inmunidad.

Si el gobierno permite que los inmunes regresen solo a ciertos trabajos o si los dueños de empresas prefieren contratar a quienes son inmunes, eso también podría crear un conjunto de incentivos perversos para infectarse deliberadamente con Covid-19, especialmente para los jóvenes. Teniendo en cuenta que el desempleo se ha disparado, mucha gente podría ver la inmunidad como una forma de salir del desempleo, a pesar de los peligros.

"Las personas que ya ocupan puestos precarios desde el punto de vista económico y social tienen que tomar decisiones que nunca deberían tener que tomar", señala Olivarius. Y esto, desafortunadamente, le es familiar como historiadora de la fiebre amarilla. Charles fue uno de los afortunados en recuperarse de la enfermedad en Nueva Orleans; la fiebre amarilla fue responsable de entre el 75 y el 90% de las muertes de inmigrantes como él.

La reciente pandemia, explica Olivarius, la ha hecho sentir cómo debieron haberse sentido sus sujetos de estudio del siglo XIX con una enfermedad invisible que golpea a sus seres queridos. La incertidumbre, la proximidad a la muerte, la obsesión por documentar la salud en infinitos mensajes, también se ha convertido en nuestra forma de vida del siglo XXI.

Pandemia Estilo de vida Coronavirus
El redactor recomienda