Ponte en forma

Un espectacular cambio de peso: así logró adelgazar 90 kilos

La joven se montó en un montaña rusa, al bajar tuvieron que cerrar la atracción porque se había averiado por su exceso de peso

Foto: SWNS / Facebook
SWNS / Facebook

Cuando Danielle Wright tenía 23 años llegó a pesar casi 150 kilos y una experiencia en un parque de atracciones fue el punto de inflexión que le hizo pensar que era hora de perder peso. Esta madre británica fue al parque temático Alton Towers en Staffordshire (Inglaterra) con su hermana y allí rompió el asiento de una montaña rusa al sentarse.

Wright explica a la agencia de noticias 'SWNS' que intentaba evitar estas atracciones cuando iba a los parques, temiendo que fuera demasiado grande para ellas. Pero finalmente se convenció a si misma de intentarlo y se subió. Se las arregló para caber en el asiento, pero tuvo problemas para colocar la barra de seguridad sobre la zona media de su cuerpo.

"Encajar en el asiento ya era bastante difícil, pero cuando se trataba de poner la barra de seguridad, mi estómago lo impidió", recuerda. "Uno de los empleados, que era bastante guapo, se acercó y tuvo que poner su pie contra la barra y presionar con más fuerza para hacer 'click' presionando mi barriga", señala.

Danielle tenía 23 años y pesaba casi 150 kilos cuando estaba con su familia en el parque temático donde vivió la experiencia que le abrió los ojos

Wright, que califica la experiencia como "infernal", explica que durante todo el viaje tuvo miedo de que "la barra se abriese y saliese volando". Cuando terminó el viaje, la barra se levantó e "hizo un gran ruido". Poco después, escuchó un anuncio por el altavoz que advertía que la atracción estaba cerrada temporalmente por un asiento roto.

Aunque fue muy vergonzoso, el incidente supuso una parte positiva para Wright: "Es lo que necesitaba para motivarme para perder peso".

Cambio de dieta y ejercicio

Wright cambió drásticamente su dieta y comenzó a hacer ejercicio. Redujo el consumo de carbohidratos y cambió alimentos como el chocolate por opciones más saludables, como manzanas y yogur. Sus típicos almuerzos de pollo, beicon, Doritos y pastel fueron reemplazados por ensaladas de atún. También reemplazó las patatas fritas por pollo y verduras al vapor a la hora de la cena. Además de cambiar su dieta, también empezó a acudir a clases de ejercicios de cardio.

"Comí muchas ensaladas y me restringí las calorías durante el día para disfrutar de una comida más copiosa por la noche", explica. "Cuando creé la rutina, pude seguir adelante con mi reto para adelgazar", añade. "Mi debilidad absoluta eran los pasteles, ahora no me acerco a ellos", añade.

Cambió drásticamente su dieta y comenzó a hacer ejercicio. Redujo el consumo de carbohidratos y cambió el chocolate por manzanas y yogur

En noviembre de 2016, Wright descubrió que estaba embarazada de su hijo, Noah. Pero, aunque estaba bastante tentada por los antojos, no se permitió comer alimentos poco saludables durante los nueve meses, continuando así con su nueva dieta.

"La parte más difícil de mi proceso para adelgazar fue cuando estaba amamantando. Pasaba mucha hambre y quería meterme cualquier cosa que veía en la boca", recuerda.

Gracias a todo este esfuerzo Wright, ahora con 27 años, pesa algo más de 63 kilos. "Poder correr y jugar con mi hijo pequeño es la mejor parte de todo, no podría haber pedido una mejor recompensa", concluye.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios