ahorra lo que puedas

Trucos para evitar que tu viaje de Navidad te salga caro

Con las prisas, a veces se nos olvida hacer un presupuesto de lo que queremos gastar en nuestra aventura, lo que puede llevarnos a no ahorrar tanto como podríamos

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Vaya por delante que todos sabemos que, cuando nos toca viajar en temporada alta, siempre tendremos que pagar más y probablemente los monumentos que queramos ver estén llenos de guiris iguales que nosotros, con el móvil o la cámara a mano para fotografiar la increíble estructura (aunque nosotros jamás nos pondríamos calcetines con chanclas). Aún así, es probable que estés cometiendo algunos errores que puedan encarecer tu viaje con mucho, cuando perfectamente podrías realizar el mismo recorrido y ahorrarte un dineral.

¿Por qué? Según cuenta el portavoz de Expedia Alexis Tiacoh en 'CNBC': "Generalmente en las vacaciones hay muchas cosas que hacer, por lo que algunos viajeros no tienen ni siquiera tiempo para sentarse y buscar las mejores ofertas de vuelos y hoteles". Y claro, así van las cosas. Según Tiacoh, el problema principal radica en que mucha gente decide viajar sin haber establecido antes un presupuesto. "Tómate el tiempo para hacerlo desde el principio". Estos son los errores, explica, mas comunes a la hora de viajar y con los que es probable que gastes más de lo que pensabas.

Pronto o tarde

Quizá sabes desde hace seis meses que te quieres ir a Nueva York en navidades, pero reservar con mucho tiempo es generalmente un error. "La gente lo hace anticipándose tanto porque así están más tranquilos y creen que ahorrarán, pero nuestros datos muestran que reservar con seis meses (o más) puede en realidad ser mucho más costoso", cuenta. Los vuelos son una de las pocas cosas por las que hay que pagar antes de usarlas, y los cambios o cancelaciones son tan caros que no tiene sentido comprar un supuesto descuento con muchos meses de adelanto si luego es probable que aparezcan vuelos más baratos.

El seguro de viaje es importante, puede cubrir cosas tales como cancelaciones, tratamientos médicos, perdidas de equipaje o conexiones perdidas

Depende de dónde vayas a irte. Si, por ejemplo, vas a viajar por España o a alguna ciudad europea cercana, lo mejor es que compres los vuelos con uno o tres meses de antelación. En cambio, es más probable que aparezcan vuelos baratos internacionales ahorrativos (por ejemplo, si quieres viajar a Japón, el Sudeste Asiático o Estados Unidos) si miras entre dos y ocho meses antes. No olvides aplicar algún truco: por ejemplo, si llevas tiempo detrás del mismo sitio, lo mejor es que cuando vayas a buscarlo pongas la web en modo oculto, para que el precio no suba. "Pero tampoco te tomes esto muy a la tremenda y te esperes al último momento", indica Tiacoh. "Los precios suelen subir un 8% la semana antes de vacaciones".

Los extras y el seguro de viaje

A veces, cuando calculamos el presupuesto, olvidamos algunos detalles. La tarifa aérea, el hotel, el coche de alquiler y la comida suelen estar en la parte superior del presupuesto de todos, sin embargo pocas personas se acuerdan de incluir otras cosas como los peajes, los cajeros automáticos, el café o la merienda. Muchos tampoco consideran siquiera el seguro de viaje, que puede cubrir cosas tales como cancelaciones, tratamientos médicos, perdidas de equipaje o conexiones perdidas.

"Ponte siempre en lo peor", dice Tiacoh. "Al viajar puedes tener miles de inconvenientes, sobre todo ahora en invierno donde se espera la típica avalancha de viajeros, lo que podría significar demoras o exceso de reservas", señala.

Las comidas

Pocas personas deciden desayunar, comer y cenar en el hotel donde se alojarán en vacaciones. Es por eso que también debes incluirlo en tu presupuesto, así como el entretenimiento (especialmente si tienes niños). "A veces, utilizar un poco de tiempo más en encontrar un hotel en el que sirvan desayuno gratuito puede hacer que ahorres mucho dinero.

Los cargos ocultos

Un vuelo puede parecer barato... porque estamos pasando por alto todos los cargos que no están incluidos. Por ejemplo, las aerolíneas con grandes descuentos pueden ofrecer precios increíbles, hasta que comenzamos a escarbar un poco y observamos que también hay que pagar el equipaje de mano, la selección de asientos... en algunos casos incluso puede superar el precio de un billete normal. Hay otras tarifas como pueden ser los costes de estacionamiento o de WiFi que podrían no estar incluidos en las tarifas del hotel.

"Asegúrate de mirar con mucho cuidado la letra pequeña antes de reservar", explica Tiacoh. "Muchas compañías ocultan los cargos adicionales para que las personas con prisas no los vean". Ya sabes lo que dicen, las prisas nunca son buenas, así que tómate un poco de tiempo en idear las mejores vacaciones posibles.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios