Ten cuidado

El verdadero riesgo de enviar mensajes bajo los efectos del alcohol

Escribir después de haberse tomado unas copas no solo puede tener el efecto de sufrir una terrible vergüenza a la mañana siguiente, también consecuencias para nuestra salud mental

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

Todos sabemos que el consumo de alcohol, por mucho que digan estudios patrocinados por los fabricantes, tiene consecuencias negativas para nuestra salud. Del mismo modo, realizar cualquier actividad con unas copas de más podría llegar a ser peligroso, incluso una tan básica como escribir un mensaje.

La mayor parte de la población se ha despertado al día siguiente de una noche de marcha, se ha tomado un ibuprofeno y ha comprobado con vergüenza que hace unas horas mandó algunos whatsapps de los que en el momento se arrepiente.

Los riesgos que rodean al alcohol y las relaciones sociales pueden ir más allá de un pensamiento de “tierra trágame”. La psicología Wendy L. Patrick da las claves en ‘Psychology Today’ para evitar los comportamientos peligrosos que se realizan cuando la gente está ebria y que podrían dañar emocionalmente.

Comunicarse con precaución

Si alguna vez ha recibido una llamada telefónica nocturna de alguien que ha estado bebiendo (o la has hecho tú), ya sabes de qué estamos hablando. Cuando la gente está bajo los efectos del alcohol puede revelar asuntos comprometidos. Se cuentan secretos y se emplea un lenguaje que en otra situación evitaríamos, algo que puede ser peligroso dependiendo de con quién nos estamos comunicando.

Se pueden revelar secretos o emplear un lenguaje que no sea el adecuado, lo que podría dañar la reputación del interlocutor

Pero el gran problema viene cuando estas conversaciones no se tienen a través de una línea telefónica al uso, sino mediante mensajes: a diferencia de lo transmitido en una llamada que se puede olvidar, los textos quedan guardados.

Se han convertido en la opción de comunicación más popular entre jóvenes y personas de mediana edad, que pasan todo el día colgados del móvil. La experta recomienda, a pesar de las copas que lleves encima, moderar todo lo que escribes porque “a diferencia de la comunicación verbal, los mensajes de texto están creando una transcripción digital de cada palabra y cada imagen que compartes”.

Comportamiento digital arriesgado

Patrick apunta a uno de los principales problemas relacionados con el alcohol y el móvil: el 'sexting'. Se trata del intercambio de contenido provocativo o sexualmente explícito a través de un teléfono inteligente, internet y/o redes sociales.

La investigadora Mara Morelli examinó el comportamiento sexual entre adolescentes con y sin alcohol en un artículo titulado ‘Comportamientos de 'sexting' y adicción a la pornografía cibernética entre adolescentes’. La investigación se centró en las relaciones entre el 'sexting', la pornografía y el alcohol. El informe recoge datos que respaldan el efecto desinhibidor del alcohol sobre la respuesta sexual. Y señala que esto plantea la posibilidad de que la bebida desempeñe un papel moderador en la relación entre la adicción a la pornografía y el enviar imágenes sexuales por el móvil.

El 'sexting' es uno de los grandes problemas de mezclar el alcohol y el teléfono móvil, según apuntan varios estudios

Para investigar esta teoría, realizaron varios cuestionarios sobre estos temas a 610 adolescentes. Los resultados señalaron que los chicos mostraban significativamente más atracción hacia el 'sexting' si habían consumido alcohol, y en general más que las chicas.

Escribir con precaución

Es importante tener en cuenta que no solo los jóvenes son susceptibles de compartir fotos comprometedoras después de beber; los adultos también lo hacen. Y, por supuesto, el alcohol no es necesario para tomar malas decisiones cuando se trata de compartir material explícito.

Según la encuesta anual 'Relaciones y tecnología' realizada por la firma de seguridad McAfee, un 50% de los mayores de 18 años utiliza su móvil para enviar o recibir mensajes, fotos o vídeos de contenido sexual a alguno de sus contactos, y muchos de ellos almacenan en su teléfono esos contenidos que han enviado o recibido y que consideran “de riesgo”.

Los adultos también comparten detalles privados de sus vidas, incluyendo algunos de naturaleza íntima desde dispositivos digitales muy inseguros

Robert Siciliano, experto de McAfee, señala que un gran número de adultos comparte “detalles privados de sus vidas, incluyendo algunos de naturaleza íntima desde dispositivos digitales muy inseguros”.

La conclusión es que la investigación sugiere que algunas personas, incluso aquellas que normalmente no estarían dispuestas a participar en comportamientos de riesgo, tiene más facilidad para hablar (generalmente a través de mensajes de texto) y para ‘sextear’ cuando su juicio se ve comprometido por el alcohol.

En todos los entornos, podemos aceptar que la comunicación sobria es la más segura. Pero teniendo en cuenta que el mundo actual mucha gente prefiere enviar mensajes de texto que hablar, estos se envían más después del consumo de alcohol. Por ello, ante los datos, la experta recomienda escribir con precaución y si es necesario apagar el móvil cuando tomes el primer sorbo.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios