SIN RESULTADOS EN LECTURA

El PISA de la polémica nos iguala a Hungría o Lituania y apunta a carencias de personal

La última edición de la prueba realizada por la OCDE excluye a España en Lectura y presenta el descenso de nuestro país en Ciencias y Matemáticas

Foto: El año que nos quedamos fuera. (Efe)
El año que nos quedamos fuera. (Efe)

Letonia, Lituania, Hungría y Rusia en Ciencia. Rusia, Italia, República Eslovaca, Luxemburgo, Lituania, Hungría y EEUU en Matemáticas. Estos son los países con los que la OCDE nos compara en cuanto a rendimiento en la edición 2018 de PISA, las pruebas trianuales que evalúan el rendimiento de los estudiantes de 15 años en los países desarrollados y cuya última oleada acaba de publicarse. El nombre de España aparece coloreado por un tono gris en ambas competencias. El gris de “estadísticamente significativo por debajo de la media de la OCDE”. Ya nos encontrábamos en ese lugar en las puntuaciones del año 2015 en Matemáticas. Ahora, hemos caído por debajo de la media en Ciencia.

Un pequeño pero significativamente llamativo declive en Ciencias que coloca a España con 483 puntos, 10 menos que en la anterior edición, y por debajo de la media de 489. No tanto en Matemáticas, donde los 481 puntos obtenidos son cinco menos que en 2015 (la media de la OCDE es 489). El informe, no obstante, templa los ánimos a largo plazo y recuerda que “a pesar del reciente declive del rendimiento en Ciencias, cuando observamos un período más amplio y tenemos en cuenta los resultados de todos los años, no se ha podido determinar una tendencia de mejora o empeoramiento en ninguna materia”. En el estudio han participado 35.943 estudiantes españoles de 1.102 colegios diferentes.

Lo que tampoco se ha podido determinar, al menos por el momento, es cómo rinden los estudiantes de Secundaria españoles en Lectura, el principal dominio en esta edición y que en la edición de 2015 fue uno de los más favorecidos en España. Es la gran polémica de esta edición, que ha dejado fuera a nuestro país por “un comportamiento implausible en las respuestas de los estudiantes”, lo que imposibilita la comparación. La OCDE tampoco descarta por completo que este comportamiento haya influido en los resultados de Ciencia y Matemáticas, de las que señala que son “dominios menos afectados por este anómalo comportamiento en la respuesta”, por lo que afirma que seguirá investigándolo.

Es lo que defiende la Comunidad de Madrid, cuyo consejero de Educación, Enrique Ossorio, pidió el pasado viernes a la OCDE que no publicase los resultados de PISA tampoco en Matemáticas y Ciencia, pues en su opinión, están “contaminados”. El consejero aduce que las anomalías detectadas en Lectura influyen a las otras dos competencias, ya que no todos los alumnos se evalúan de las tres y los resultados en un dominio influyen en el resto. La Comunidad de Madrid es una de las regiones cuyos resultados han sido mucho más bajos en la presente edición de PISA en comparación con la anterior.

Hasta que la institución ofrezca una respuesta definitiva, si es que alguna vez la da, tan solo queda elucubrar. Lo conocido hasta el momento, no obstante, muestra que a pesar de los sospechosos resultados, España había cumplido con todos los estándares técnicos. Ello no habría impedido que un gran número de los estudiantes de regiones como Madrid hayan contestado la parte de Comprensión Lectora apresuradamente (menos de 25 segundos en comparación con el medio minuto a dos minutos de la OCDE), al azar o simplemente marcando todas “sí” o “no”.

Déficit en alumnos 'top'

España reincide en uno de los defectos más característicos desde la primera edición de PISA: un número muy inferior de estudiantes de alto rendimiento en todo el país. Apenas un 7% de los estudiantes habían conseguido alcanzar el conocido como Nivel 5 en matemáticas, el segundo más alto, mientras que en el resto de los países de la OCDE el porcentaje asciende hasta el 11%. Muy lejos se encuentran los datos de cuatro provincias chinas (44%), Singapur (37%) o Hong Kong (29%).

En cuanto a Ciencia, los estudiantes de alto rendimiento españoles son un 4%. La media de la OCDE casi dobla el resultado, con un 7%. No obstante, los resultados tanto en Ciencias como en Matemáticas son muy parecidos a la medida europea en lo que respecta a aquellos que alcanzan al menos un Nivel 2, es decir, el básico que permite, por ejemplo, realizar operaciones de cambio de moneda, calcular la distancia entre dos rutas alternativas o emplear datos para deducir si una conclusión científica es válida o no.

Los directores de los colegios españoles de entornos desfavorecidos reportan un mayor déficit de profesores

Los resultados obtenidos por España, como ocurre en la mayoría de los países calificados por la OCDE, están tremendamente determinados por el estatus socioeconómico de los alumnos, uno de los aspectos más problemáticos. Como explica Ángel Gurría, Secretario General de la organización, “es necesario que muchos países promueven la equidad con gran urgencia”. Nos encontramos un poco mejor que la media en este aspecto: en Matemáticas afecta un 12% (por un 14% de media) y en Ciencia, un 10% (por un 13% en el resto de países).

Carencias materiales y de personal

Si los resultados de rendimiento pueden sonar preocupantes, quizá aún más lo sea la gran desviación de España respecto a la media en lo que respecta a la percepción de las limitaciones materiales y humanas en las escuelas de entornos más pobres. En la OCDE, un 34% de los estudiantes en estos colegios consideran que las carencias de personal dañan su rendimiento. El porcentaje se eleva al 49%. Pero este problema es común incluso en los mejores colegios: el 31% de alumnos consideran que hay problemas con el número de profesores, por un 18% en la media de la OCDE.

Los directores de los colegios españoles de entornos desfavorecidos reportan un mayor déficit de profesores

“Los directores de los colegios en España reportan una mayor escasez de personal y material que la media de la OCDE”, explica el informe de equidad. Por lo tanto, “los directores de los colegios de entornos desfavorecidos reportan con mayor frecuencia un déficit de personal que los de los colegios aventajados”. Sin embargo, la buena noticia es que en España los estudiantes en desventaja tienen más posibilidades (una en cinco) de compartir aula con un alumno de alto y rendimiento que en otros sistemas educativos.

Colegios felices… ¿o no?

Si por algo destacaba positivamente España en otras ediciones, y sigue haciéndolo en la presente, es porque se trata de uno de los países donde el clima educativo es mejor. Lo muestra, por ejemplo, que el dato de estudiantes sufren 'bullying', aunque preocupante (un 17%), sigue siendo muy inferior a la media del resto de países, un 23%. Un 74% de los estudiantes reportan estar felices con su vida en comparación con la media de la OCDE, que se encuentra en un 67%.

Lo que resulta aparentemente contradictorio con otro dato llamativo, esta vez, para mal, que es el creciente absentismo escolar entre los adolescentes españoles. Según los resultados del informe, los estudiantes afirmaban haberse saltado clases (o directamente haber faltado al colegio) con mucha mayor frecuencia que la media de la OCDE. Un 30% de estudiantes habían faltado al colegio al menos un día en España las dos semanas previas a la realización del examen, cuando la media europea es de un 21%.

El informe recuerda que los estudiantes con más probabilidades de faltar a clase son los que sufren 'bullying', lo que parece entrar en conflicto con el dato anteriormente citado. Aunque quizá haya que dar la vuelta a la tortilla y recordar que los alumnos que acuden siempre a clase son aquellos con mayor apoyo emocional por parte de sus padres y que valoraban positivamente el colegio.

La decepción europea, el 'boom' asiático

Si los prefacios de los informes PISA suelen ser elocuentes a la hora de identificar qué es lo que preocupa a la organización económica, se podría decir que este es el año de la decepción occidental. “Dado el hecho de que el gasto por estudiante en Primaria y Secundaria ha aumentado en más de un 15% en los países de la OCDE durante la última década, es decepcionante que la mayoría de países no hayan visto ninguna mejora sustancial en el rendimiento de sus estudiantes desde el año 2000”, firma Gurría.

Cuatro regiones chinas han superado por un gran margen a sus compañeros de los otros 78 sistemas educativos en Matemáticas y Ciencia

Es irónico, sugieren sus palabras, que de los siete países donde se han identificado mejoras en el rendimiento de los estudiantes, tan solo uno (Portugal) forme parte de la OCDE. O que su texto de introducción comience destacando los arrasadores resultados de regiones como Pekín, Shanghái, Jiangsu y Zhejiang, que han “superado por un gran margen a sus compañeros de los otros 78 sistemas educativos participantes en Matemáticas y Ciencia”.

180 millones de estudiantes que tal vez no representen a toda China, concede el secretario general, pero que muestra aquello que otros países desarrollados no han sido capaces de conseguir: elevarse por encima de sus condiciones económicas (los ingresos en dichas regiones están muy por debajo de la media de la OCDE, recuerda) para obtener grandes resultados, también en Lectura. “La calidad de sus escuelas alimentará la fortaleza de sus economías mañana”, explica, recordando una vez más la visión economicista de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios