PRINCIPAL CAUSA, LA EDAD

Líneas verticales y horizontales en las uñas: ¿anticipan una enfermedad?

No te alarmes, seguramente sea algo relacionado con el envejecimiento. No obstante, es mejor prevenir que arrepentirse

Foto: Uñas
Uñas

¿Te han aparecido líneas en las uñas? Antes de que entres en pánico, ten en cuenta que la causa principal es tu propio envejecimiento. Con la edad aumenta la posibilidad de que te las encuentres, aunque el origen puede ser otra causa.

Antes de nada, hay que diferenciar entre lo que son las líneas verticales (que van desde la punta de la uña hasta la cutícula) y las líneas horizontales (ocupan el ancho de la uña), pues aunque estéticamente ninguna de ellas es apetecible, si í tienen diferentes orígenes.

Al mismo tiempo, tanto uno como otro tipo, pueden denotar falta de vitaminas en nuestra alimentación o, directamente, que debemos replantearnos nuestra manera de comer y optar por una nutrición más saludable.

Visita al dermatólogo

Como decíamos, la principal causa de la aparición de líneas verticales es la edad, pero si su aparición viene aparejada con dolor, aspereza, facilidad para romperse o son demasiado antiestéticas, es recomendable una visita al dermatólogo para que nos aconseje.

Habrá que preocuparse si estas líneas aparecen junto a dolor o cambios en el color de la uña

Igualmente, según nos relatan desde Il Corriere, su aparición puede ser causa de deshidratación, de las manicuras frecuentes y si eres una persona con la piel seca, tienes más posibilidades de que aparezcan.

Entre otras causas –más minoritarias- de este tipo de hendiduras están algunos tipos de anemia, que vienen acompañadas de cambios de color en las uñas, cambios en la textura de las mismas e, incluso, mellas.

Si aparecen en la juventud, sí que hay que preocuparse pues podríamos estar ante un trastorno genético poco común conocido como enfermedad de Darier, una genodermatosis caracterizada por la existencia de pequeñas erupciones con un olor característico.

Consecuencia de infecciones

En cuanto a las líneas horizontales, se las conoce como Líneas de Beau y se producen normalmente como consecuencia de una disminución transitoria del proceso de crecimiento de la uña.

Si la uña deja de crecer, la visita al dermatólogo es más que recomendable

Normalmente, no anuncian una enfermedad, sino son consecuencia de alguna infección, una enfermedad o incluso de haber estado a muy bajas temperaturas. Así, no se reciben suficientes nutrientes y la uña deja de crecer. Los pequeños surcos son como ligeras paradas en el crecimiento.

Para que vuelvan a su estado natural, solo hay que esperar. Las uñas se regenerarán y la parte sana sustituirá a la afectada. Las de las manos crecen en un periodo aproximado de seis meses y las de los pies necesitan entre seis y doce meses.

No obstante, en algunos casos, sobre todo si notamos que la uña deja de crecer, sí que pueden anunciar una infección futura de nuestro organismo, por lo que la visita al dermatólogo es más que recomendable.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios