AFECTA A TU DÍA A DÍA

Cuatro señales definitivas de que debes cambiar de trabajo y buscar otro empleo

El aburrimiento, la falta de implicación o las diferencias con la empresa en los objetivos a conseguir son algunos de los motivos para que comiences a plantearte tu vida

Foto: Hay muchas señales que te dicen que tienes que cambiar de trabajo (Foto: iStock)
Hay muchas señales que te dicen que tienes que cambiar de trabajo (Foto: iStock)
Autor
Tiempo de lectura4 min

El trabajo que desempeñamos a diario es una de las grandes decisiones que tomamos a lo largo de la vida. Ocupa cada día al menos una tercera parte de nuestro tiempo, por lo que estar a gusto, o al menos no deprimirnos al pensar en él, es fundamental a la hora de llevar una existencia lo más placentera posible.

Porque es complicado que una persona pueda ser feliz cuando su trabajo falla. Pasar 8 horas aburrido, con un jefe que trata mal a sus empleados o sin desempeñar una labor que nos guste es muy duro. Por eso, y aunque el mercado laboral no atraviese su mejor momento, es importante estar alerta a las señales que nos anuncian que debemos cambiar de empleo.

El ejemplo de Janelle es uno de los mejores para entender esta situación. Esta abogada explica a Forbes que había estrenado un nuevo empleo: en su anterior puesto, cuando veía que en su reloj marcaban las 3, no se lo podía creer, le faltaba tiempo para hacer todas sus tareas. Pero en su nuevo empleo, al ver que el reloj marcaba esa misma hora, su pensamiento era muy distinto: ‘¿Aún son las tres?’

Señales para cambiar de trabajo

Janelle echaba de menos su antiguo trabajo: sí, era estresante y pocos días terminaba a su hora, pero al menos era feliz haciendo lo que hacía y no se aburría. Se había cambiado porque una empresa de la competencia le había ofrecido un sueldo muy superior, pero no merecía la pena: cada día pensaba en lo feliz que era anteriormente, en comparación con la actualidad.

El aburrimiento es uno de los grandes enemigos del trabajo y una señal de que debemos cambiar de empleo

El aburrimiento es una de las cuatro señales de que debemos cambiar de trabajo, pero no la única. Cuando nuestros ojos se iluminan al oír hablar de otros proyectos es que algo en nuestra cabeza está pensando que no estamos a gusto en nuestro actual puesto. Y sí, en muchos casos nos autoengañamos pensando en que es algo temporal… pero el tiempo pasa.

Cuando los niños crezcan, cuando mi pareja encuentre trabajo, cuando la situación mejore… Cualquier excusa es buena para no plantearnos un cambio. Sin embargo, hay situaciones que nos delatan: como cuando pensamos en un nuevo empleo o en nuestros hobbies y aficiones… Ese cambio de tono entre una conversación y otra es sinónimo de que algo no funciona.

Desempeñar un trabajo que nos haga felices es vital para nuestro día a día
Desempeñar un trabajo que nos haga felices es vital para nuestro día a día

Porque sí, hablar monótonamente de nuestro trabajo es síntoma de que no nos apasiona. Pero cuando cambiamos y hablamos alegremente de nuestros sueños, de otras experiencias profesionales anteriores o de aquello que nos gusta de verdad, estamos dejando claro que necesitamos un cambio de vida y que, en este caso, debe ser un cambio laboral.

Sentirse desplazado

Los otros dos síntomas de que necesitamos cambiar de empleo tienen que ver con las sensaciones que tenemos en nuestro actual trabajo. Si no tenemos ‘feeling’ con los compañeros de oficina o de fábrica, etc; si no estamos identificados con sus objetivos y con el trabajo que desempeñamos, lo mejor es buscar un cambio.

Lo mismo sucede cuando vemos que nuestros caminos no van en paralelo: la empresa busca soluciones externas en vez de ascender a la plantilla disponible; piensan en el corto plazo cuando tú crees que el objetivo debe ser a más tiempo; todas estas diferencias de criterio evidencian que vuestros ideales son muy distintos y que cada uno debe ir por su lado.

La última señal tiene que ver con las sensaciones. A nadie le gusta ser el último en ser elegido cuando se trata de repartirse los equipos y lo mismo sucede en el trabajo. Si no te sientes valorado, si ves que las felicitaciones siempre van hacia las mismas personas, o si crees que eres mucho más importante de lo que demuestra la empresa, debes cambiar de empleo.

En ocasiones, verse desplazado no tiene que ver con que nuestro trabajo sea mejor o peor, sino con la falta de pasión que demostramos

Sientes que te ignoran, pero puede ser que tu jefe esté notando una falta de pasión por el trabajo, aunque tu mesa esté hasta arriba de informes acumulados. Lo mejor, si crees que cumples con la mayoría de estas señales, es comenzar a preparar el futuro. Actualiza tu CV y comienza a buscar el empleo de tus sueños: tu día a día te lo agradecerá.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios