EMPLEO GUAY, PERO FRÍO

150 empleos a casi 180.000 euros al año… en la Antártida

Se necesitan trabajos de diversas tipologias, con sueldos elevados y alimentación, alojamiento y ropa incluidos

Foto: Trabajadores llegando a la Antártida. Foto: AAD
Trabajadores llegando a la Antártida. Foto: AAD
Autor
Tiempo de lectura3 min

Si estás en búsqueda activa de trabajo y aquí en España las cosas no te van bien, ahora puedes tener la oportunidad de encontrar el empleo de tu vida. Está muy bien pagado, cerca de 200.000 dólares al año (unos 180.000 euros) y podrás conocer una de las partes más remotas del planeta: la Antártida.

La División Australiana Antártica (AAD, siglas en inglés) acaba de lanzar una oferta de más 150 empleos para personal en sus estaciones de investigación antárticas y las condiciones son más que atractivas: pensión completa, ropa contra el frío y alojamiento incluidos, con chefs que te harán la comida diariamente.

Los puestos de trabajo, abiertos para personal masculino y femenino, incluyen diferentes categorías, desde médicos hasta carpinteros y los periodos de trabajo, a partir del año que viene, van desde los cuatro a los quince meses.

Un extra de más 55.000 euros

Los sueldos, como nos cuenta Daily Mail, son muy atractivos, con un salario base de hasta 199.031 dólares al año para un médico, con una asignación adicional de 60.974 dólares por año (casi 55.000 euros), o de 74.469 dólares, más la misma asignación anual de 60.974, para un técnico de comunicaciones.

"Desde el punto de vista de una persona con un oficio técnico, no se encontrará un trabajo como este en ningún lugar del mundo"

Pero, como te comentamos, los perfiles demandados, principalmente para realizar trabajos de mantenimiento en las diversas estaciones de investigación de la AAD, son de los más variopintos: fontaneros, electricistas, ingenieros eléctricos, supervisores de servicios de construcción, mecánicos de expediciones, montadores, mecánicos de sistemas de refrigeración, oficiales de apoyo en tierra de aeronaves, chefs o médicos, entre otros. Aquí, puedes verlos todos y apuntarte.

La mecánico Amy Chetcuti, que acaba de volver de su trabajo en las estaciones antárticas de Mawson y Davis, donde formó parte del equipo responsable de reparar y mantener las herramientas, no se arrepiente de nada y asegura que se trata de una experiencia única. "Desde el punto de vista de una persona con un oficio técnico puedo asegurar que no se encontrará un trabajo como este en ningún lugar del mundo", comenta.

Trabajador en la Antártida. Foto: AAD
Trabajador en la Antártida. Foto: AAD

Según cuenta Chetcuti, durante el verano hay alrededor de 100 personas en las estaciones, mientras que en el invierno el número se reduce a 20 y resalta que esta pequeña comunidad se apoya entre sí para estar segura y seguir operando en estos lugares de gran importancia para la investigación científica.

Los nuevos trabajadores, además de realizar las funciones propias de su empleo, deben formarse en tareas de rescate, combate de incendios y asistencia quirúrgica. Al mismo tiempo, pueden verse involucrados en las investigaciones científicas. "Yo misma trabajé en algunas actividades científicas como la recolección de muestras sobre la calidad del aire, la contabilidad de las focas o la perforación de hielo", relata Chetchuti.

Vital la capacidad mental

Los aspirantes al puesto son sometidos a una evaluación de sus capacidades y experiencias y luego van una serie de centros de selección que se aseguran de que su condición física y mental es adecuada para ser parte de la comunidad antártica.

"Yo misma trabajé en algunas actividades científicas como la recolección de muestras sobre la calidad del aire"

La idoneidad psicológica es un punto clave, ya que, debido al aislamiento del puesto de trabajo y la limitada plantilla del mismo, todo el mundo necesita llevarse bien para evitar problemas de convivencia que pueden provocar dificultades añadidas.

Los trabajadores, que en la actualidad son un 82 por ciento hombres y un 18 por ciento mujeres, pueden ver glaciares, pingüinos emperadores, focas y maravillas antárticas, como la aurora boreal desde su remoto puesto avanzado, en cada una de las cuatro bases.

Tres de las cuatro estaciones, Casey, Davis y Mawson, están en la Antártida, mientras que la cuarta base, Macquarie Island, se encuentra en la región subantártica, a medio camino entre Tasmania y la Antártida.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios