Las sorprendentes costumbres chinas

Bienvenido a la república independiente de mi casa: así se aprovechan los chinos de Ikea

Los ciudadanos chinos cuentan con unas costumbres que para los europeos puede llegar a resultar bastante curiosas, siendo, la relacionada con la siesta, una de las más llamativas

Foto: Un cliente, durmiendo en un sofá de Ikea en China (Reuters)
Un cliente, durmiendo en un sofá de Ikea en China (Reuters)

Para los europeos, China es uno de los países del mundo que más curiosidad despierta debido a que sus costumbres son, en algunos casos, completamente desconocidas para la mayoría de habitantes del resto del globo. Así, en el país asiático y aunque pueda parecer extraño, los cumplidos no deben de ser aceptados de forma gentil, así como los elogios se rechazan, puesto que pueden ser interpretados como un signo de vanidad.

Otra de las cuestiones más curiosas se suele dar en lugares públicos, donde grupos o familias chinas acostumbran a pedir a los extranjeros que posen en fotografías con ellos. También en zonas comunes, la policía acostumbra a utilizar gansos domesticados en lugar de perros de guardia, algo que, según las fuerzas del orden se debe a que las aves gozan de buena visión, son fuertes y pueden llegar a ser agresivas.

La siesta es una costumbre muy española pero más allá de las fronteras penisulares también se practica. En China, esta actividad se suele realizar en diferentes espacios públicos, en lugar de en el domicilio, por lo que allí lo habitual es ver a decenas de personas durmiendo en trenes, autobuses, coches o incluso en otros lugares inusuales como centros comerciales, algo que sorprende a todos los extranjeros que visitan el país. En este aspecto, uno de los lugares por excelencia para descansar es Ikea, donde cada día se agolpan cientos de ciudadanos en sus camas y sofás.

Esta costumbre de acudir a los centros comerciales de Ikea es más habitual de lo que se pueda creer y Dinastía Chip así lo ha reflejado en su cuenta de Twitter, donde ha creado un hilo acerca de algunos de los hábitos que suelen llevar a cabo los ciudadanos en estas tiendas.

Pero la práctica no se queda ahí, sino que muchos ciudadanos incluso se llevan el antifaz de casa para que no les moleste la luz, otros aprovechan incluso para tener un rato de intimidad con su pareja, los hay que sientan a sus hijos sobre los pupitres de diseño para que hagan sus tareas del colegio, así como algunos se llevan incluso su propia comida para simular como sería vivir con una de las cocinas que vende la firma sueca. Además, según se recoge en este hilo, también hay quien aprovecha para grabar vídeos pornográficos en alguna de las estancias que tienen de modelo.

Tal y como informa Dinastía Chip, esta situación está totalmente normalizada en el país asiático, donde la seguridad de las áreas comerciales solo interviene en caso de que las situaciones sean extremas; un hecho que ya se dio en una ocasión, cuando un grupo de ancianos usaba la cafetería del Ikea de Shanghái para socializar cada semana, sin siquiera consumir nada.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios