TAMBIÉN SIGUE JUGANDO A LA LOTERÍA

Ganó un millón a la lotería, pero sigue en su mismo trabajo cinco años después

Una mujer británica de 39 años continúa trabajando como matrona pese al premio que se llevó años atrás y que le cambió (mínimamente) la vida

Foto: Ruth Breen, el día que recibió su premio de un millón de libras en 2014 (Foto: National Lottery)
Ruth Breen, el día que recibió su premio de un millón de libras en 2014 (Foto: National Lottery)
Autor
Tiempo de lectura4'

¿Quién ha pensado alguna vez en ganar un gran premio a la lotería y no volver a dar un palo al agua? Posiblemente los mismos que quisieran ver una vez más a su jefe, pero solo para darle las gracias por los servicios prestados y despedirse con una sonrisa en la boca mientras le dicen que no volverán a trabajar jamás.

Pero, aunque parezca mentira, no todo el mundo piensa de la misma manera. Hay quien, incluso, sigue ocupando su mismo empleo, a pesar de que un sorteo de la lotería obró el milagro años atrás convirtiendo en millonaria a una persona como la que nos podemos encontrar en la cola del supermercado o compartiendo el vagón del metro.

Esa es la historia de Ruth Breen, la mujer a quien visitó la suerte hace ahora cinco años, pero que no ha querido cambiar su forma de vida: sigue con su mismo trabajo en el NHS, el servicio británico de salud, pese a que en 2014 le tocó un millón de libras, más de 1.100.000 euros jugando al sorteo de Euromillones.

Un millón a la lotería

Ruth Breen tenía 34 años cuando la diosa fortuna llamó a su puerta. Jugó al Euromillón y ganó un premio con el que soñaba: un millón de libras. Curiosamente tardó horas en darse cuenta de que era millonaria, pese a que al comprar el boleto online había recibido un email avisándola de que su combinación estaba premiada, aunque sin explicitar la cantidad.

Para informarla de que había ganado un millón de libras, recibió el mismo correo genérico que cuando le había correspondido solo el reintegro

Ese correo electrónico no puso en alerta a Ruth, tal y como ha señalado al diario escocés Daily Record: “Te envían el mismo mensaje genérico, da igual la cantidad que hayas ganado: sean 2.50 libras, o 3 millones”. Afortunadamente para ella, su premio estaba muy por encima del que suelen encontrarse otras personas que reciben el mismo mensaje de la lotería.

De hecho, reconoce que es una jugadora habitual y que, por lo tanto, había recibido el mismo correo en varias ocasiones: "Tenía guardados algunos de esos correos electrónicos en los que me anunciaban que había ganado unas cuantas libras. Así que cuando recibí ese nuevo email, no estaba muy emocionada por esa razón".

Un boleto de Euromillones, como el que dio un millón de libras a Ruth. (iStock)
Un boleto de Euromillones, como el que dio un millón de libras a Ruth. (iStock)

Pero esta vez era diferente y, para darle más emoción a la noticia, se enteró de su premio en su puesto de trabajo, en la enfermería del Hospital de Wigan, en los alrededores de Manchester. Un recuerdo que, cinco años después, aún tiene muy presente: "Todavía me parece increíble y estoy enormemente agradecida por el premio”.

Su vida no ha cambiado

Pero, al contrario de lo que suele pasar, Ruth sigue siendo la misma mujer que trabaja como matrona en el hospital. Lo único que ha cambiado en su vida es saber que no volverá a tener problemas financieros en su vida: “Es la mejor sensación del mundo, saber que estoy segura económicamente para toda la vida”.

Pero más allá de esa agradable sensación, Ruth no ha cambiado nada. Sabía que aparecería en muchos medios de comunicación, por lo que aprovechó para remodelar su vestuario y comprar algunos vestidos nuevos y unos zapatos cómodos. Ese han sido, precisamente, uno de sus pocos caprichos: “Todo lo que siempre soñé era tener un par de zapatos Jimmy Choo y eso se hizo realidad, lo cual fue un poco surrealista".

Pero su vida no cambió bruscamente. Se ha permitido algunos lujos, como reducir su horario laboral o enviar a su hija, que entonces tenía 11 años, a un colegio privado. Pero aunque muchos piensen lo contrario, con un millón de libras Ruth estaba convencida de que tenía que seguir trabajando: “Sí, 1 millón de libras es una suma de dinero que cambia la vida, pero lamentablemente, cuando tienes 35 años no es suficiente para retirarte".

Todo lo que siempre soñé era tener un par de zapatos Jimmy Choo y eso se hizo realidad, lo cual fue un poco surrealista

Ahora, cinco años después, Ruth Breen sigue trabajando como matrona en el mismo hospital de siempre y, además, sigue manteniendo sus viejas costumbres de jugar a la lotería: “Por supuesto. Especialmente si hay un gran bote. Hay algunos ganadores que han ganado el primer premio más de una vez, creo que incluso siete. ¿Entonces por qué no seguir jugando?”

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios