ANTES DEL AMANECER

Lo que pasa cuando sales a buscar un rollo de una noche y lo consigues

¿Alguna vez te has acostado con alguien a quien acababas de conocer? Hoy te invitamos a recordar la experiencia a través de cuatro testimonios

Foto: Ethan Hawke y Julie Delpy en 'Antes del amanecer'.
Ethan Hawke y Julie Delpy en 'Antes del amanecer'.

¿Alguna vez te has enamorado a primera vista? Y lo más importante de todo: ¿ha salido bien? Si has vivido tal experiencia, eres un afortunado. Grandes películas de la historia del cine lo reflejan muy bien, como 'Antes del amanecer'. Es la típica historia que se repite: chico conoce a chica de una forma inesperada y ambos se enamoran, embarcándose en un idilio romántico que dura hasta el amanecer.

Pero claro, la realidad no es tan perfecta. En muchos casos este encuentro se vuelve torpe, monótono e incluso vergonzoso. En verdad, hay dos clases de personas: los que mitifican hasta el exceso y se vanaglorian de sus hazañas ligando y los que pasarán inadvertidos en medio de toda la vorágine de días. Pasar una noche increíble con alguien a quien acabas de conocer puede ser muy excitante y divertido. Evidentemente, lo más mágico de este tipo de relaciones es precisamente su fugacidad: tan solo duran un breve instante, solo existen una única vez.

A la mañana siguiente, terminé compartiendo el desayuno con sus cuatro perros, sus primos y la niña pequeña que tenían en común

Quien lo prueba, seguro que repite. La idea de volver a disfrutar de otro encuentro en los brazos de alguien a quien acabas de conocer en una noche puede ser muy tentadora. ¿Buscas algo de impulso para tu próxima relación espontánea? Hoy te traemos los testimonios reales de estos chicos ante la que fue su mejor noche de pasión, recopilados por 'Men's Health'.

En un hotel

"Siempre me he preguntado cómo son las habitaciones de este hotel". Así comienza la historia de Anand, un joven de 43 años que conoció a la chica de sus sueños en el recibidor de un hotel. "Estaba de viaje y una mujer increíble se acercó a mí en el hall", narra. "Sus tres amigas reían detrás de ella al ver cómo hablaba conmigo emocionada. Así que comenzamos a charlar. No estaba pensando en que me podría acostar con ella ni nada de eso, hasta que se apagaron las luces y pensé 'Esto está pasando de verdad'". Ambos se acostaron juntos esa misma noche. "Me pregunto qué estará haciendo ahora mismo y dónde estará".

Como en casa

"Hablé con la chica por Tinder mientras visitaba Brisbane días antes de volar hasta Melbourne". Así comienza la historia de Mike, de tan solo 24 años. "Me envió un mensaje de texto al azar preguntándome si quería salir a dar un paseo nocturno y yo le dije que si. Ella me recogió en un Uber y tomamos unas cuantas cervezas. Nos fuimos a enfriarlas a su casa. Resulta que allí vivían sus tíos con su prima".

Era irlandesa. Nos dimos un chapuzón y nadamos hasta la costa. Al día siguiente, salimos de la isla y nunca la volví a ver

"Tenía cuatro perros, así que estuve jugando con ellos y con la niña pequeña. Cuando se estaba haciendo tarde, fui a su habitación y todo lo bueno que tenía que pasar, pasó. A la mañana siguiente, terminé desayunando con la niña, los cuatro perros, su primo y su esposa. Para mí fue como encontrar un hogar lejos de casa".

En medio de la nada

Tal y como empieza esta historia, tiene pinta de que va a acabar bien. "Estuve en una isla en Vietnam durante tres días. Todo el mundo montaba en canoa y nadaba, y luego, bebíamos por la noche", relata Thomas, el más joven de todos, con apenas 21 años. "Estaba bailando con el DJ y había perdido a mis amigos cuando conocí a esta chica. Era irlandesa. Nos dimos un chapuzón y estuvimos nadando hasta la costa. Fue tan genial. Después nos quedamos sentados en unas sillas que había en la playa. Al día siguiente, salimos de la isla y nunca la volví a ver. Fue una noche memorable". Y tanto.

"Una noche increíble"

"A mis 20 años acababa de salir de una larga relación que arrastraba desde la secundaria", comenta Jason, de 35. "Todavía no había descubierto cómo era eso de salir con un adulto, así que no había tenido relaciones sexuales en más de nueve meses. La banda de un amigo necesitaba un suplente de bajista para una minigira por California. Invité a un amigo de la escuela secundaria a nuestro show en Oakland. Ella vino y trajo a un colega. Salimos a bailar y lo pasamos genial. Subimos al escenario y bailamos los dos, agarrados uno al otro. Luego estuvimos bromeando y pasándolo bien toda la noche, claramente teníamos una conexión especial, pero yo creí que tan solo nos estábamos divirtiendo".

"Lo siguiente que recuerdo es vestirme en un coche mientras nos llevaban a casa. Nos acostamos la noche anterior y esa misma mañana. La banda de mi amigo hacía turismo por el día, nosotros nos pusimos a fingir que éramos novios. Desayunamos por ahí e hicimos los deberes juntos, ya que por aquel entonces ambos estábamos todavía en la universidad. Estuvimos muy cómodos y relajados, el sexo fue increíble. Fue la experiencia por la que necesitaba pasar para conseguir recuperar la confianza", concluye.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios