NADA DE TIEMPO LIBRE

Los japoneses tienen 10 días de vacaciones más y no saben qué hacer con ellos

El país está a punto de tomarse un descanso con motivo de la Semana Dorada y la abdicación del emperador Akihito. Pero sus ciudadanos no lo desean en absoluto

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Cualquier persona que recientemente haya viajado a las antípodas sabe que allí tienen una concepción en lo que respecta al empleo muy diferente a la nuestra. La famosa "huelga a la japonesa" o el dramático "karoshi" (muerte por exceso de trabajo) son algunos ejemplos del lugar central que ocupa lo laboral en la vida de los nipones. Mientras que aquí en España somos famosos por enorgullecernos de la siesta en nuestros días de vacaciones y ansiamos con impaciencia la llegada de las vacaciones, allí solo piensan en una cosa: trabajar y más trabajar.

Tanto es así que el gobierno ha estrenado una nueva reforma laboral que apunta a, finalmente, limitar las jornadas para frenar el alto número de casos relacionados con el karoshi, que en el año 2016 alcanzó un récord de 1.456 sucesos, aunque muchos activistas afirman que las cifras podrían ser más altas. De acuerdo con el Consejo Nacional en Defensa de las Víctimas de Karoshi, se pueden alcanzar las 10.000 víctimas anuales, más o menos el mismo número de personas que mueren cada año por accidentes de tráfico.

El 60% de los japoneses que sus vacaciones anuales consistieran en solo 9 días y la mayoría se sienten culpables a la hora de pedirlas

"Para ser honestos, no sé cómo pasar el tiempo cuando de repente tengo 10 días libres". Son las palabras de Seishu Sato, un trabajador financiero de 31 años, en referencia al periodo festivo que habrá en todo el país con motivo de la abdicación del emperador japonés Akihito el próximo 30 de abril, la primera en más de dos siglos. Una festividad que se solapa con la tradicional Semana Dorada, un conjunto de días libres a comienzos de mayo.

¿Qué hacer en esos diez días? Entre algunos ciudadanos, cunde la desesperación. Desconectar y salir del país está descartado, ya que los precios de las agencias turísticas están por las nubes y todos los vuelos están prácticamente agotados desde hace meses, según recuerda 'Infobae'. Muchos padres se han quejado los últimos días por Twitter porque no saben qué hacer con sus hijos si cierran las escuelas y guarderías, lo que consideran "un dolor de cabeza". Hasta ese punto está tan arraigada la cultura del trabajo en Japón que pasar unos días con la familia y los tuyos (algo muy propio de países como el nuestro), implica molestia.

En los años de posguerra el empleo ofreció a los japoneses una nueva motivación, no solo financiera, sino psicológica

El Ministerio de Salud, Empleo y Bienestar del país informó que, de media, los trabajadores japoneses solo suelen tomarse ocho días de vacaciones al año, menos de la mitad de lo que les corresponde. Un sondeo realizado por la agencia Macromil en marzo de 2017 dirigido a trabajadores de entre 20 y 59 años reveló que el 60% de los empleados querían que la Semana Dorada durase nueve días, frente al 20% que solo preferían que tan solo durasen cinco. Según otra encuesta del portal 'Expedia' en ese mismo año, el 60% de los japoneses se sentían culpables por pedir vacaciones.

Celebración del Nuevo Año en Tokio. (iStock)
Celebración del Nuevo Año en Tokio. (iStock)

El karoshi está tan extendido que si un juez determina el fallecimiento de una persona por esta causa, su familia recibe una compensación monetaria de unos 20.000 dólares (17.811 euros aproximadamente) por parte del gobierno y pagos de hasta 1,6 millones de dólares (1,4 millones de euros) por parte de la compañía en la que trabajaba, según informa la 'BBC'.

"Después de la Segunda Guerra Mundial, los japoneses eran los que tenían las jornadas de trabajo más largas del mundo", comenta Cary Cooper, experto en gestión del estrés de la Universidad de Lancaster, en el medio británico. "Eran unos adictos al trabajo de carga mayor. En los años de posguerra el empleo ofreció a los hombres una nueva motivación, no solo financiera, sino también psicológica". Tanto es así que los que viajan al país nipón se quedan sorprendidos del alto número de personas que yacen dormidos en los trenes y hasta en el propio centro de trabajo, ya que está bien visto que se resten horas de sueño para seguir funcionando.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios