DENTRO DE 10 AÑOS APROXIMADAMENTE

Así serán los hoteles del futuro: sin clase media

La desaparición de las capas intermedias ha producido que cada vez menos gente recurra a los hoteles a la hora de buscar alojamiento, a causa del precio. Aquí está la solución

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Como sucede en el resto de trabajos, el futuro del sector hotelero es una gran incógnita. La creciente demanda de otros servicios como AirBnb por parte de un público que cada vez tiene más en cuenta el precio que la calidad, está mermando las esperanzas de los empresarios de las cadenas hoteleras, hasta el punto de que de aquí a unos años posiblemente los hoteles ya no sean nada parecido a lo que fueron antes.

Ian Schrager es uno de los más empresarios hoteleros más prestigiosos del mundo. Fue cofundador de Studio 54, una legendaria discoteca neoyorkina ubicada en 54th Street en Manhattan que más tarde pasó a convertirse en un teatro donde se representaban óperas para posteriormente pasar a ser un estudio de televisión. Según él, es probable que de aquí a unos pocos años, el servicio hotelero no vuelva a ser igual.

Los hoteles de lujo acogerán a muchos menos clientes, con solo 80 o 90 habitaciones disponibles

"Los hoteles son manifestaciones de la cultura popular y la gente", explica en una entrevista para 'Business Insider'. El problema aparece cuando la oferta no responde a los cambios de la demanda, que en este caso viene condicionada por una "clase media en declive" que hace que los turistas o consumidores de este tipo de servicios opten por alternativas más económicas.

"Como reflejo de este cambio demográfico, es probable que se vuelvan muy lujosos y costosos, o bien estén orientados hacia el valor", afirmó Schrager. "En los próximos diez años, los hoteles de lujos acogerán a muchos menos clientes, con solo 80 o 90 habitaciones disponibles, aunque eso sí, serán mucho más grandes". Además, agregó que ganarán en intimidad y espacio, pero también en precios.

Pero no todo estará enfocado para ese pequeño porcentaje de población que dispone de yates y coches de lujo. También habrá "hoteles menos costosos, orientados al valor, pero eso sí, muy sofisticados y geniales, con diversas opciones de entrentemiento, comida y bebida", añade el experto. Schrager cree que las cadenas hoteleras deberán elegir entre estas dos opciones, ya que los servicios de alojamiento pensados para la clase media desaparecerán por completo. "No veo nada en el medio", zanjó.

Uno de los ejemplos que pone es el de su propio hotel: el Public, localizado en el Lower East Side de Nueva York, el cual nació bajo las intenciones de "acabar con Airbnb". La táctica de Schrager es simple y muy sencilla de entender. Abaratar los costes de mantenimiento al máximo (haciendo recortes sobre todo en personal) para apostar por una experiencia lujosa y apta para la clase media. En definitiva, mejorar el servicio y bajar los precios, hasta los 150 euros por noche.

No puedes parar una buena idea como AirBnb. La única forma de acabar con ella es tener tú otra mejor

Con 367 habitaciones disponibles, Public opera con mucho menos plantilla que la mayoría de los hoteles de la zona y una gran inversión en la tecnología más puntera que lo convierten en un auténtico "smart building" o edificio inteligente que es capaz de autorregularse por sí mismo. El magnate adquirió el inmueble en 2012 después de pagar 50 millones por él.

"No sé por qué la industria está negando a AirBnb", afirmó el empresario, en otra entrevista concedida a 'Business Insider'. "No puedes parar una buena idea. Puedes retrasarla, ralentizarla, pero es una idea nueva y finalmente prevalecerá. Y la única forma de acabar con ella es tener otra idea mejor". ¿Cómo cuál? "Los huéspedes se registran en los quioscos y no hay servicio de habitaciones estándar".

"Intentamos reducir el componente de trabajo tanto como pudimos y pretenidos que la comunicación entre personal y clientes fuera lo más fácil posible mediante el uso de la tecnología más puntera e intuitiva", recalca. "Solo queríamos usarla para hacer las cosas más fáciles o más baratas". En este sentido, ¿qué es lo que diferencia un servicio hotelero de otro que pueda prestar AirBnb? "No puede ofrecer una experiencia comunitaria", concluye Schrager. "Los hoteles son un lugar al que la gente acude para algo más que dormir. Deben ser un microcosmos de lo mejor que tiene la ciudad que ofrecer al visitante. Tenemos que proporcionar al huésped, como empresarios hoteleros, todo aquello que no puede ofrecer otras compañías como AirBnb".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios