pertenece a la orden de los franciscanos

Un profesor de ciencias de una zona rural de Kenia, nombrado mejor profesor del mundo

Tiene 36 años, se ha impuesto a otros 10.000 aspirantes de todo el mundo, y recibirá un premio de un millón de dólares que utilizará íntegramente para ayudar a sus alumnos

Foto: Peter Tabichi recibe el premio al mejor profesor del mundo en Dubái (Foto: Global Teacher Prize)
Peter Tabichi recibe el premio al mejor profesor del mundo en Dubái (Foto: Global Teacher Prize)

Se llama Peter Tabichi, es profesor de física y matemáticas y da clase de educación secundaria en una escuela perdida de Nakuru, en el oeste de Kenia. Pero este religioso que pertenece a la orden de los Franciscanos no es un maestro más: desde este domingo es el mejor profesor del mundo, un galardón que ha recibido en Dubái y por el que recibirá un millón de dólares de premio.

Tabichi ha recibido el Global Teacher Prize, el premio que está considerado como el Nobel del profesorado y que le reportará una cantidad ingente de dinero para un religioso acostumbrado a lidiar con la pobreza. Y es que, a sus 36 años, este profesor keniata se gasta el 80 por ciento de su sueldo en que sus alumnos puedan asistir a la escuela.

En declaraciones que recoge la BBC, Peter Tabichi explica la importancia de las ciencias en la educación: "Los jóvenes de África ya no estarán retenidos por las bajas expectativas. África producirá científicos, ingenieros y empresarios cuyos nombres serán famosos algún día en todos los rincones del mundo. Y las niñas serán una gran parte de esta historia".

Todo por sus alumnos

El religioso, que tiene 36 años, se ha impuesto a otros 10.000 candidatos de todo el mundo, pero eso sólo le sirve para estar más convencido de lo que hace: "Como profesor que trabaja en primera línea, he visto la promesa de estos jóvenes: su curiosidad, su talento, su inteligencia, su creencia”.

Sus clases, que deberían tener 35 ó 40 alumnos, se llenan con setenta u ochenta y apenas tienen libros

Por eso se sobrepone a las necesidades y saca recursos de donde sea necesario: sus clases, que deberían tener 35 ó 40 alumnos, se llenan con setenta u ochenta, muchos de los cuales tienen que recorrer más de 10 kilómetros a diario para asistir a la escuela. Le faltan libros y apenas dispone de un ordenador y la conexión a internet es casi nula, por lo que tiene que ir a un cibercafé para poderse descargar material escolar.

El hermano Tabichi reconoce que parte del éxito reside en que la comunidad local reconozca el valor de la educación y para ello ha trabajado para cambiar la mentalidad de las familias, que esperan que sus hijas se casen muy jóvenes: "Éste es el momento de África. Es por la mañana en África. Los cielos están despejados. El día es joven y hay una página en blanco por escribir".

El premio que entrega la Fundación Varkey ha premiado la "dedicación, trabajo arduo y fe en el talento de sus estudiantes, lo que ha permitido a su escuela, en una remota área rural y con pocos recursos, ganar el premio a la mejor escuela en las Competiciones Nacionales de Interescolares Ciencias". Peter Tabichi ya ha adelantado que invertirá todo el premio en sus estudiantes.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios