¡BIENVENIDO A BORDO!

La frenética vida sexual de la que disfrutan los trabajadores de los cruceros

Se trata de un secreto a voces. Si te gusta la vida desarraigada, trabajar duro y divertirte mucho y, sobre todo, si eres promiscuo, este puede ser tu empleo ideal

Foto: Un crucero de la compañía Carnival. (EFE)
Un crucero de la compañía Carnival. (EFE)

"Un mes en un barco es como dos años en tierra. Pasas demasiado tiempo con tus compañeros". Son las palabras de Taylor Sokol, ex director de cruceros de la compañía Holland America, en 'Business Insider'. Todos están de acuerdo. Tanto jefes como tripulación y pasajeros: el sexo entre los trabajadores de los cruceros es algo generalizado.

Un crucero es una pequeña urbe flotante en la que parece ser que el único propósito es pasárselo en grande. Una de sus peculiaridades es que desconectar es una tarea obligada: estar en medio de ninguna parte, entre mares y océanos, produce una sensación que para el que ha estado en uno de ellos es como desaparecer completamente del mapa. No puedes irte ni escapar. Estás confinado a permanecer ahí el tiempo que dure la travesía, sobre todo los trabajadores.

La mayoría de las relaciones que se establecen son fugaces y efímeras, lo que da pie a la aventura y a no tomarse las cosas tan en serio

Vives con tus compañeros de trabajo, lo que puede dar origen a relaciones verdaderamente intensas. Según los comentarios de varios miembros de la tripulación en cruceros de Estados Unidos y Europa a 'Business Insider', hacer el amor es una actividad mucho más común de lo que la gente cree. Muchos de ellos usaron el anonimato por miedo a represalias y no volver a ser contratados. Algunos también compararon la actividad sexual de los navíos con la de su etapa universitaria. Y, como en la vida del estudiante con birrete, el sexo se ve alimentado por un factor común con los días a bordo: el alcohol.

No es la primera vez que los empleados comparten su experiencia con algunos medios de comunicación. Hace poco un tripulante de tan solo 26 años del Medio Oeste de Estados Unidos llamado Paul Hyatt reconoció haberse acostado con cinco pasajeros. "Algunos de mis compañeros lo hicieron mucho más que yo", reconoció en 'The Independent'. También en lo referente al consumo de drogas: "Solía tomar un montón de drogas mientras trabajaba", afirma. "No todos lo hacían, aunque la mayoría de mis compañeros solían comentar quién estaba durmiendo con quién o emborrachándose en la proa. A mí no me interesaba nada de eso, pero les dejaba en paz y me pasaba el día entero colocado".

Esta cultura sexual tan permisiva también puede llevar a comportamientos inapropiados, incluso agresivos. Una exempleada de la cadena Royal Caribbean Cruises dijo que sus jefes hacían comentarios sobre su orientación sexual y no paraban de criticarla por sus peinados. Otra trabajadora, en este caso de la firma Carnival, aseguró que estuvo saliendo con un compañero a bordo, y que cuando lo dejaron, el resto de sus colegas no paraban de acosarla bajo el pretexto de consolarla.

Miro a mis amigos con relaciones "normales" y no veo que sean felices. Sigo contento con mi vida de no responder ante nadie

La mayoría de las relaciones románticas que se establecen cuentan con la peculiaridad de que son fugaces y efímeras. Se desarrollan y terminan mucho más pronto que en tierra. Además, la rotación de personal hace que las relaciones a largo plazo sean algo remotamente imposible. También está el problema de la intimidad. Si eres una persona que valora mucho pasar tiempo solo y estar tranquilo, los cruceros no son tu trabajo ideal.

"Es un poco difícil darle a alguien su espacio cuando vives a escasos tres metros de ellos", comenta Sokol. "La excesiva proximidad de los empleados puede hacer bastante difícil mantener el espacio como en una pareja romántica normal". Chad Stone, un extrabajador de la cadena Seabourn Cruise Line, reconoció que decidió dedicarse a otra cosa debido a estas altas tasas de promiscuidad. Comenzó a salir con una de sus compañeras, pero todo acabó mal debido a que le fue infiel reiteradas veces entre escala y escala.

Otro de los problemas es que es un trabajo muy difícil de mantener a largo plazo, o sobre todo si algún día quieres formar una familia. Nina Beader, una exempleada de Carnival, dijo que tomó la decisión de apartarse del trabajo debido a que quería casarse y tener hijos. Supo que si seguía aceptando ofertas, no tendría tiempo suficiente para ver a sus hijos. "No quería terminar con 40 y no tener una familia", declara.

Para otros, sin embargo, es su trabajo ideal. "Miro a mis amigos con relaciones que se considerarían normales y no creo que muchos de ellos sean realmente felices", asegura un empleado de nombre anónimo. "Aún sigo contento con mi modo de vida y no tengo que responder ante nadie". Esta es la prueba de que depende de quién seas y el rumbo que quieras dar a tu vida, puede que el sexo continuo y la fiesta desenfrenada sin ataduras de ningún tipo sea lo que buscas. Y sí, también matarte a trabajar.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios