puede afectar directamente a los niños

Encuentran arsénico y plomo en la mitad de los zumos que hay en el mercado en EEUU

Una investigación revela la presencia de metales pesados tanto en los envases dirigidos a los niños como a los adultos y los expertos aconsejan reducir su consumo

Foto: Más de la mitad de los zumos que se pueden encontrar en los supermercados contenían arsénico y plomo
Más de la mitad de los zumos que se pueden encontrar en los supermercados contenían arsénico y plomo

Hasta ahora se sabía que los zumos envasados aportan una alta cantidad de calorías debido al azúcar que contienen. Ahora, la investigación de una organización de consumidores norteamericana ha revelado que la mitad de los zumos de fruta que se pueden comprar en el supermercado contienen, además, arsénico y plomo, así como otros metales pesados como el cadmio o el mercurio.

Estados Unidos es uno de los países que más zumo consume de todo el mundo. Una reciente encuesta asegura que el 80 por ciento de los padres dan a los niños zumos al menos una vez al día. Y los niños expuestos a estos metales, según Jesnnifer Lowry, presidenta de la Asociación Americana de Pediatría, “pueden verse afectados para toda su vida porque hay mucho desarrollo en sus primeros años de existencia”.

Aunque no sólo los niños pueden verse afectados por estos metales. También los adultos pueden sufrir en su organismo las consecuencias de esta concentración sólo con beber un vaso de zumo cada día.

Metales dañinos

Disminución del coeficiente intelectual, problemas de comportamiento (como el trastorno por déficit de atención o la hiperactividad), diabetes tipo 2 o cáncer son sólo algunos de los problemas de salud que pueden sufrir los niños por consumir este tipo de metales pesados de forma continuada y procedentes de diversas fuentes. Y eso es exactamente lo que está pasando.

Según Consumer Reports, también se han encontrado elevados niveles de metales pesados en alimentos para bebés y niños, en arroces y productos hechos a base de arroz, en proteínas en polvo o, incluso, en algunos tipos de pescado. Las toxinas pueden llegar hasta nuestro organismo también a través del medio ambiente ya que están en el agua, en el aire o en el suelo.

Los expertos avisan de que podemos estar expuestos a estos metales durante toda la vida y que, incluso en cantidades pequeñas, pueden aumentar el riesgo de contraer cáncer de vejiga, pulmón o piel, así como problemas cognitivos y reproductivos o diabetes de tipo 2. Por eso aconsejan cambiar de hábitos y dejar de consumir los zumos envasados.

James Dickerson, científico jefe de Consumer Reports, considera positivo “reducir el consumo de zumos y de otras comidas que contengan metales pesados, ya que puede minimizar la posibilidad de sufrir ciertas enfermedades en el futuro”.

Los resultados

  • Todos los zumos contenían niveles medibles de, al menos, uno de estos metales pesados: cadmio, arsénico inorgánico, plomo o mercurio.
  • Casi la mitad, 21 de los 45 zumos analizados, tenían niveles notables de cadmio, arsénico inorgánico y / o plomo.
  • Siete de esos 21 zumos podrían dañar a los niños que beben medio vaso o más cada día.
  • Cinco de los productos con niveles elevados son envases de zumo que superan el medio vaso, por lo que son un riesgo para los niños.
  • Diez de los zumos también representan un riesgo para los adultos.
  • El zumo de uva y los zumos de mezclas ofrecieron los niveles más altos de metales pesados ​.
  • Las marcas de zumos destinadas a niños obtienen los mismos resultados que el resto de zumos.
  • Los zumos orgánicos no tienen niveles más bajos de metales pesados ​​que los convencionales.
Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios