CONÓCETE A TÍ MISMA

Por qué las mujeres viajan solas mucho más a menudo que los hombres

Desde hace un tiempo a esta parte, el género femenino encabeza la lista en cuanto a ventas de billetes de avión individuales. Esta es la razón

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

"Hace siete años empecé a viajar por primera vez sola. Estaba aterrorizada porque nunca lo había hecho antes, siempre con amigos, familia o pareja. Primero fueron unos días por España, luego siete días por Europa, diez días en la India y ya no hubo vuelta atrás. ¡Viajar se convirtió en una necesidad!". Para muchas mujeres como Sandra Candal, de 37 años, todo eran trabas a la hora de plantearse realizar un gran viaje de manera solitaria. En la actualidad, trabaja en una agencia de publicidad y está afincada en A Coruña, España. Pero reconoce que los primeros pasos para salir no fueron fáciles, sobre todo por el hecho de tener que separarse de sus seres queridos: "Seas hombre o mujer, todos tenemos miedo a la soledad: no solo a sentirnos solos, sino a aburrirnos o sentirnos desamparados. Para mí fue liberador, pero sobre todo, me dio mucha más confianza en mí misma", explica en el sitio web 'Mi viaje por el mundo'.

Los datos lo demuestran. Según la Confederación Española de Agencia de Viajes (CEAV), el 65% de los viajeros que viajan en compañía "de sí mismas" son mujeres. Una cifra que resulta muy llamativa, ya que superan con creces a los hombres, que por lo visto, se siente más rezagados a emprender el camino en soledad. Otra encuesta de la agencia de viajes 'Booking' halló que el 72% de las mujeres estadounidenses lo prefieren. Una tónica que también se repite en el Reino Unido: el 55% de las búsquedas para viajes individuales son féminas de 25 a 34 años que viven en Londres, según la empresa de investigación 'Hitwise'.

Las mujeres de hoy en día tienen más medios y menos obligaciones que las de antes

"Lo que ocurre es que cuando viajas con alguien, no estás tratando de conocer gente nueva, estás centrado en explorar lugares con tus amigos", explica Jessica Nabongo, la primera mujer de raza africana en visitar todas las naciones del mundo, en un artículo de la revista 'Vox'. "Mientras que cuando viajo sola me inclino mucho más por conocer a gente nueva y establezco conexiones más profundas con las personas de los países que visito".

Nabongo es una de las muchas mujeres que prefieren el viaje en soledad. Aditi Shrikant, reportera de viajes de dicha revista, ha dedicado un reportaje para abordar este hecho positivo por el que muchas deciden meter todo lo necesario en una mochila y partir hacia donde les lleven los pasos sin mirar hacia atrás. "Me di cuenta de que cada vez más se decidían por viajar solas a raíz de la gran cantidad de contenidos subidos a redes sociales como Instagram", explica. "Las mujeres de hoy en día tienen más medios y menos obligaciones que las de generaciones anteriores".

Los hombres crean vínculos a través de juegos o aficiones, mientras que las mujeres lo hacen a través de la conversación

"No solo las ha impulsado un mayor acceso al tiempo libre, sino que ha cambiado la percepción del viaje hacia el cuidado de una misma", analiza la reportera. "Tomar vacaciones es como coger un atajo directo al bienestar y la autoactualización, dos cosas en las que las mujeres invierten mucho tiempo y dinero". Sobre todo, porque ahora gozan de más libertad en sus vidas personales. Según un estudio de 'Pew Research', la edad en la que las mujeres tienen su primer hijo ha aumentado desde los años setenta. Otra investigación asegura que la edad media en la que una mujer estadounidense tiene su primer bebé es de 26 años, cinco más que en 1972.

En ciudades como Nueva York o San Francisco este número aumenta a 31. Al mismo tiempo, las tasas de matrimonio han ido disminuyendo. Libres e independientes, las mujeres por fin parece que se están quitando el yugo que la familia les imponía. Pero también los hombres. En 1962, el 72% de los adultos mayores de 18 años estadounidenses estaban casados, mientras que en 2017 el porcentaje bajó hasta el 50%. Mitad y mitad.

Qué piensan los hombres

"Las estadísticas reflejan que ellas han cambiado su matrimonio y sus hijos por carreras, a la par que tienen más dinero y más flexibilidad", arguye Shrikant. "Además, la generación milleniall va en busca de experiencias satisfactorias". Lisa Marie Bobby, psicológa contactada por la reportera, tiene una visión sociológica muy curiosa sobre el modo en que se relacionan las personas en base a su sexo o género: "Los hombres estrechan relaciones a través de actividades. Su forma de crear vínculos con otras personas implica jugar a videojuegos o al fútbol, mientras que las mujeres lo hacen a través de la conversación, y a menudo, simplemente pasando tiempo entre ellas".

Las personas cada vez más perciben el viaje como una forma rápida y eficiente de dirigirles a un cambio total en sus vidas

Por ello, "cuando los hombres piensan en viajar, lo ven como una actividad grupal", reitera la psicóloga. Una teoría en la que coincide Nabongo: "Cuando me encuentro con viajeros masculinos, generalmente son gays. Los hombres heterosexuales solo viajan si su novia lo está planeando o si es una despedida de soltero". Bobby cree que esta disparidad se debe a que el deseo de mejorarse a sí mismo mediante la autorreflexión es una actividad que las mujeres son más propensas a realizar. "No siempre, pero muchas veces. Los hombres tienden a ser menos conscientes de sí mismos y menos conectados a las ideas de identidad personal, a lo que les hace felices o qué quieren de su vida. Esa clase de preguntas".

Viaje como crecimiento personal

Vale, las mujeres viajan más, pero no tanto por un sentido de ocio, sino por, como venimos diciendo, para buscarse a sí mismas. Un aspecto que la industria también ha captado. Según una encuesta del portal 'Skift', el 54% de los encuestados cree que la transformación vital es un aspecto esencial en cada uno de sus viajes. "La noción está cambiando del aprecio simple de viajar a la autorrealización, y las personas están adquiriendo servicios que perciben como capaces de dirigir de forma rápida y eficiente a un cambio personal completo", asegura el portal en su informe precisamente titulado 'The Rise of Transformative Travel' ("El auge del viaje de transformación").

"Viajar con un compañero o un grupo de personas puede alejarte de la experiencia orientada hacia el crecimiento personal", concluye Bobby. La idea de que el cuidado de sí es un camino que debe emprenderse en solitario. Cuando ves un viaje como una especie de terapia, es mucho más fácil dar el paso y adquirir un viaje sin billete de vuelta.

Los mejores lugares para viajar sola

'Wander Women Index', es una lista elaborada por la agencia de viajes Ampersand en la que se ponderan y analizan los mejores lugares para viajar sola según las variables seguridad (tasa de criminalidad), los derechos de las mujeres conseguidos ('2017 Gender Gap Rate), cultura (el patrimonio tangible e intangible registrado en la UNESCO), paisajes, aventura ('2018 Best Countries Rannking for Adventure'), el número de posts en webs como Instagram, la gastronomía o el voluntariado de cada país.

De esta forma, encabeza la lista Japón: "Con más de 30 parques naturales en una superficie relativamente pequeña, con entornos tan diversos como volcanes, bosques, playas y hábitats submarinos". Podemos estar orgullosos, porque al país nipón le siguen de cerca Francia y España, la cual obtiene una puntuación envidiable en cuanto a gastronomía y paisaje. Y lo que es cien por cien seguro: vivimos en un entorno que resulta seguro para las mujeres, a pesar de todo lo que nos queda por avanzar como sociedad.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios