Es noticia
Menú
Equipaje de mano: lo que puedes llevar y lo que no cuando te quieres subir a un avión
  1. Alma, Corazón, Vida
PARA UN VIAJE SIN SORPRESAS

Equipaje de mano: lo que puedes llevar y lo que no cuando te quieres subir a un avión

En este entorno de normas volátiles, no viene mal examinar de nuevo qué puedes portar contigo en el equipaje de mano

Foto: Que no te requisen nada en el control de seguridad. (iStock)
Que no te requisen nada en el control de seguridad. (iStock)

El miedo regresa a las alturas. Estados Unidos y Reino Unido han prohibido durante al menos seis meses en todos los vuelos procedentes de diez países del Norte de África y Oriente Medio llevar en la cabina de pasajeros dispositivos electrónicos “de mayor tamaño que un teléfono móvil”. Y Francia se lo está pensando.

Ya no se podrá trabajar ni ver películas en el portátil durante los vuelos que salen de Egipto, Jordania, Kuwait, Marruecos, Qatar, Arabia Saudí, Turquía y Emiratos Árabes Unidos. Además de Túnez en el caso británico. Los ordenadores personales, tabletas, reproductores de DVD y CD, cámaras fotográficas digitales y consolas de videojuegos deberán ser facturados y guardados en la bodega del avión.

Desde hace más de un año, se exige que los dispositivos electrónicos pasen el control de seguridad en una bandeja independiente

La medida no ha sentado del todo bien a los expertos en seguridad aérea, según relata 'The Independent'. “Si en 2017 no podemos distingir entre un portátil que contenga un IED (Aparato Explosivo Improvisado) y otro que no, nuestro proceso de criba es completamente defectuoso. Y obligar a la gente a facturar los ordenadores y otros aparatos solo hace que el desafío sea aún más difícil”, asegura Philip Baum, editor de la revista 'Aviation Security International'.


Hasta ahora, las normas internacionales permitían siempre el uso normal de estos aparatos. Es más, la Agencia Europea de Seguridad Aérea incluso aprueba que estén conectados a Internet si la aerolínea ofrece wifi. Así que, en este entorno de normas volátiles, no viene mal examinar de nuevo las normas, no vaya a ser que te requisen algo en el control de seguridad.

Dispositivos electrónicos

Si la UE no se sube al carro de las recientes prohibiciones, todos los aparatos electrónicos están permitidos en el equipaje de mano. No obstante, desde hace más de un año, se exige que este tipo de objetos que no tengamos pensado facturar pasen el control de seguridad en una bandeja independiente. Además de ordenadores portátiles, teléfonos móviles o tabletas, esta norma se aplica también a las radios, cámaras de vídeo, secadores, planchas para el pelo, grabadores, juguetes a pilas, maquinillas de afeitar y cepillos de dientes eléctricos.

Objetos punzantes

Se prohíbe llevar en el equipaje de mano cualquier objeto punzante o cortante que pueda utilizarse para causar heridas graves: hachas, crampones, arpones, jabalinas, espadas, sables, machetes, bisturíes, piquetas, picos, patines de hielo o estrellas arrojadizas. El caso de las navajas tiene su miga: se prohíbe si son automáticas y solo podrán superar el control de seguridad si la longitud de la hoja no es superior a seis centímetros. Lo mismo con las tijeras y cuchillos. En cuanto al material para afeitarse, tan solo se permiten las navajas de afeitar con cierre de seguridad o desechables.

Líquidos, aerosoles y geles

Cualquier líquido, gel, pasta, loción, mezcla de sustancias líquidas o sólidas (botes de mermelada, patés o quesos blandos) y el contenido de envases presurizados (pasta de dientes, gomina, perfumes, espuma de afeitar, desodorante, etc.) deberán estar en envases individuales de 100 mililitros de capacidad máxima, contenidos a su vez en una única bolsa de plástico transparente con sistema de cierre y capacidad no superior a un litro. Recuerda que hay que acudir al aeropuerto con las bolsas ya preparadas para colocarlas de manera visible y separada del resto del equipaje de mano en la bandeja de inspección.

Por supuesto, se puede llevar cualquier líquido que supere el límite si se ha adquirido en las tiendas del aeropuerto o en el propio avión. No obstante, tendrás que esperar a probar el nuevo perfume o a darle un trago a la botella hasta que hayas llegado al destino final: tienen que permanecer empaquetados en bolsas de seguridad homologadas y precintadas.

¿Y si mi medicamento es líquido?

Los medicamentos líquidos están exentos de estas restricciones, siempre que su uso sea necesario a lo largo del viaje. La medicación debe presentarse por separado en el control de seguridad, fuera de la bolsa transparente y es aconsejable llevar receta médica o justificante. En el caso de que necesites otro tipo de material médico como jeringuillas para diabéticos, pide información a tu compañía aérea.

¿Y la comida de mi bebé?

Está permitido llevar comida infantil, siempre que se vaya a utilizar durante el viaje (vuelo de ida, estancia y vuelvo de vuelta). Lo mismo ocurre con las dietas especiales. En cualquier caso, es necesario separarla en el control de seguridad, pero no hace falta que vaya dentro de una bolsa transparente.

Equipos deportivos

Si eres deportista, te conviene leer esto atentamente para no llevarte sorpresas. Aunque no te guste facturar tu equipo deportivo por los posibles daños que pueda sufrir en su camino a la bodega del avión, olvida tus palos de golf, hockey, críquet o lacrosse, así como bates de béisbol, remos, cañas de pescar o tacos de billar. Ocurre lo mismo con los objetos que se utilizan en artes marciales, como nudilleras de metal o nunchakus. Y, si tu hijo no se despega del monopatín, ve haciéndole a la idea de que no podrá subirse al avión con él. Curiosamente, puedes llevar un paracaídas deportivo, aunque la idea no sea muy reconfortante...

Herramientas de trabajo

Cuidado con las herramientas que tengas pensado meter en la maleta. Aunque para ti pueda parecer inofensiva una broca, está incluida en el listado de artículos prohibidos en el equipaje de mano, al igual que taladros, sierras, destornilladores, alicates, martillos, llaves inglesas, pistolas grapadoras, sopletes o hasta un simple cúter.

Lo obvio: armas de fuego, explosivos…

Las líneas aéreas también advierten de que no está permitido embarcar cualquier artículo que pueda poner en peligro la integridad de los pasajeros, la tripulación y la aeronave (por si acaso). No se permiten las pistolas, revólveres, rifles ni escopetas y, además, es necesario un permiso especial para viajar con ellas en la maleta facturada. Tampoco es posible introducir ballestas, arcos, flechas, tirachinas o arpones. Lo mismo con los explosivos, cartuchos, municiones, granadas, fuegos de artificio, bengalas, petardos o detonadores. Para disfrutar con ellos, mejor una escapada a Valencia.

La polémica de las baterías de litio

El año pasado surgió una controversia en torno a las baterías de litio de las que se nutren nuestros dispositivos. La Organicación de Aviación Civil Interancional (OACI) emitió un comunicado en el que dio a entender que no se podrían facturar ni móviles ni ordenadores personales en las bogedas del avión. La Agencia Estatal de Seguridad Aérea Española se vio obligada a aclarar que la prohibición se refería a cargamentos, es decir, a un número elevado de baterías. Por lo que, se pueden facturar estos aparatos sin problema, siempre y cuando estén apagados y protegidos.

El miedo regresa a las alturas. Estados Unidos y Reino Unido han prohibido durante al menos seis meses en todos los vuelos procedentes de diez países del Norte de África y Oriente Medio llevar en la cabina de pasajeros dispositivos electrónicos “de mayor tamaño que un teléfono móvil”. Y Francia se lo está pensando.

Aerolíneas
El redactor recomienda