UN CHEQUEO POR CUESTIÓN DE SEGURIDAD

Lo primero en lo que se fijan las azafatas cuando subes a un avión

No, su trabajo no se limita únicamente a decir "buenos días, que tenga un buen viaje". Su responsabilidad es mayor y deben enfrentarse a menudo a situaciones peligrosas

Foto: ¿Qué oculta bajo su sonrisa y sincera simpatía? (iStock)
¿Qué oculta bajo su sonrisa y sincera simpatía? (iStock)

Lo has conseguido. Has llegado al aeropuerto. Has pasado el control de seguridad, donde te han hecho quitarte el cinturón, vaciar tus bolsillos y deshacerte de zapatos mientras pisas el frío suelo con un par de bolsas de basura en los pies. Has atravesado un centenar de tiendas 'duty free' hasta que, 20 minutos después, has conseguido llegar a la puerta de embarque. Atraviesas el 'finger' y ahí está la azafata, saludándote con la mejor de sus sonrisas. Lo sepas o no, estás pasando el último examen de seguridad.

No hay que ser un genio para comprender que los auxiliares de vuelo son los principales responsables a bordo del avión, y que de ellos depende la seguridad en el vuelo. De hecho, en su formación suelen figurar programas de defensa personal, una vieja reivindicación de estos trabajadores que tan solo recientemente se ha satisfecho. A miles de metros sobre el suelo, no hay espacio para ocultarse, correr o escapar si las cosas vienen mal dadas.

Aunque intento dar la impresión de que pretendo que te sientas bienvenido y cómodo, también te estoy evaluando detenidamente

De ahí que cuando una azafata revisa tu billete y te da la bienvenida, también vigila si le vas a dar trabajo. Eso incluye también a niños, ancianos, enfermos u otros viajeros con necesidades especiales a los que tendrán que ayudar durante el vuelo. Como explica la azafata Janice Bridger, con 25 años de experiencia a sus espaldas, “aunque intento dar la impresión de que pretendo que te sientas bienvenido y cómodo, también te estoy evaluando detenidamente”.

Estas son, según ese pozo insondable de sabiduría –aeronáutica y de la otra– que es 'Quora', aquello a lo que las aeromozas (como dirían en América) prestan atención.

¿Me lo parece o estás haciendo eses?

Número uno y más importante, no hay un tipo de viajero más peligroso e inestable que el viajero embriagado… o si no, que se lo digan a Melendi o a Peter Buck. “Si alguien parece estar borracho, no le queremos en el avión”, explica Bridger. “El potencial para que dé problemas es demasiado grande”. Como explica otra azafata que firma con el hombre de Amar Rama, “en caso de que tengamos que evacuar el avión, el objetivo es hacerlo en 90 segundos, y no quiero arriesgar innecesariamente mi vida porque una persona borracha o drogada no colabore”.

(Foto: iStock)
(Foto: iStock)

Es posible que el viajero no esté borracho, pero que empiece a dar problemas desde un primer momento, faltando el respeto a la tripulación o enfrentándose a otros viajeros. Lo que mal empieza, mal acaba. Como señala Myriam Mimi, que lleva trabajando para Condor Flogdienst desde el año 1994, “es extremadamente importante evitar toda posibilidad de tener problemas sobrevolando el Atlántico, por lo que prefiero solucionarlos en tierra”.

Cuanto tu problema puede ser de todos

¿Un viajero es ciego, minusválido, tiene problemas de movilidad o no conoce tu idioma? La azafata lo debe identificar pronto, para evitar que se siente en uno de los pasillos de evacuación. En caso de accidente de emergencia, dificultaría la salida del resto de viajeros: Bridger recuerda que este pasajero debe ser capaz de levantar un gran peso si ha de ser él quien abra la puerta y va a tener que acatar las órdenes que la tripulación le dé (de ahí lo del idioma).

En caso de que el viajero parezca indispuesto, es mejor solucionarlo en tierra que a 10.000 metros sobre el suelo

Es importante tener localizados a estos pasajeros en caso de que ocurra algo grave, puesto que mientras el resto puede salir por su propio pie, estos necesitarán ayuda. Los auxiliares de vuelo deben cumplir a rajatabla la máxima de “nadie queda atrás”. Amar Rama explica que “si un pasajero no puede desplazarse por sí mismo, le pregunto cuál es la mejor manera para moverle sin hacerle daño en caso de emergencia”. Un tanto alarmante, pero más vale prevenir…

Cabe otra posibilidad, que el viajero parezca presentar una enfermedad contagiosa. Rama recuerda que en un espacio tan cerrado es fácil transmitir un virus al resto de viajeros (que, además, pueden presentar condiciones de salud muy diversas). La azafata recuerda que una vez pasó un mes de baja debido a “una terrible enfermedad” que cogió durante un vuelo. En caso de que el viajero presente problemas de salud o parezca estar indispuesto, es mejor solucionarlo en tierra que “a 10.000 metros sobre el suelo, donde las posibilidades de intervenir son reducidas”. Bridger añade que la tripulación tiene la potestad de negar la entrada a un pasajero cuya condición de salud no sea buena.

(Foto: iStock)
(Foto: iStock)

Los auxiliares de vuelo son formados en primeros auxilios y reanimación cardiopulmonar, pero no son médicos. De ahí que aunque puedan ayudar en un momento crítico no tengan la capacidad de un facultativo para diagnosticar el origen una crisis repentina, especialmente si el viajero no ha especificado su situación con anterioridad.

Con esa maleta no entras

No falla. Si no se ha revisado en la puerta de embarque, en cada vuelo hay un puñado de pasajeros que intentan hacer pasar por la puerta del avión equipaje que no entra ni en los compartimentos superiores ni mucho menos debajo del asiento de delante, o que es demasiado pesado. Rama recuerda que eso puede lesionar a los auxiliares, y nadie desea que esto ocurra, porque habrá que buscar rápidamente un sustituto y, si no es así, el vuelo será cancelado. De ahí que la mayoría de aerolíneas especifiquen también el peso máximo de las valijas que se transportan a la cabina.

Los viajeros del vuelo 232 de United Airlines salvaron su vida gracias a que la azafata encontró a un piloto entre los pasajeros

¡Mira ese tipo musculoso!

Si mides dos metros y tus brazos tienen otros tantos de diámetro, es posible que recibas una mirada de arriba abajo por parte de la tripulación. Pero no, no se trata de una insinuación sexual. Bridger explica que, al menos en lo que a ella concierne, memoriza la cara de las personas más preparadas físicamente y su posición en el avión. “Son un recurso para mí”, explica. “En caso de que alguien ataque a otra persona o a mí, son mi tabla de salvación. Si creo que puede surgir un problema, discretamente le pregunto a una de esas personas si nos ayudaría en caso de ser necesario”.

¿Tú también vuelas?

En los cielos, donde nadie puede oír tus gritos, no hay nada como encontrar el apoyo de otro trabajador como tú que comprenda por qué estás pasando. También si alguno de ellos son pilotos; Bridger los considera otra de esas fuentes a las que recurrir en momentos críticos. “Saben cómo manejar los problemas tan bien como yo, y están entrenados para convertirse al instante en un 'miembro del equipo' al instante, encajando inmediatamente si es necesario”.

Hay un precedente histórico que da la razón a la veterana azafata: el accidente del vuelo 232 de United Airlines el 19 de julio de 1989. Cuando el motor número 2 explotó y los tres sistemas hidráulicos del avión fueron destruidos, una azafata recordó que entre los pasajeros había un veterano piloto instructor, quien finalmente evitó que se produjera una de las mayores tragedias aéreas de la historia.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios