las mejores vacaciones en familia

Los secretos para sobrevivir a un largo viaje en coche con tus hijos pequeños

Aunque lo tienes todo preparado para tus vacaciones, seguro que se te olvida un detalle: cómo entretener a tus hijos en el auto. Si te faltan ideas, aquí tienes varias soluciones

Foto: El secreto para llegar felices al lugar de destino. (iStock)
El secreto para llegar felices al lugar de destino. (iStock)

Ir a la playa, al pueblo o a la montaña siendo pequeños es una experiencia fascinante: un momento del año perfecto para investigar espacios desconocidos y hacer, incluso, nuevos amigos. El trayecto hasta llegar al lugar de vacaciones puede resultar, sin embargo, un auténtico martirio para los niños: horas de aburrimiento sentados en el asiento de atrás, con mareos, náuseas y frecuentes ganas de ir al baño.

Tales problemas pueden acabar desquiciando a los adultos, estresados de por sí ante la preocupación de no haberse olvidado nada en la maleta, así como por los interminables atascos de la operación salida. En estas situaciones, los lamentos de los vástagos pueden acabar sacando de quicio al progenitor más paciente. Con todo, las soluciones para prevenir las quejas y berrinches también existen.

Háblales del lugar de destino. Esto generará en ellos un gran entusiasmo que hará más llevadero tener que permanecer tantas horas sentados

El escritor británico Ben Hatch es el autor de ‘Are We Nearly There Yet?’, una obra en la que cuenta las divertidas anécdotas sucedidas en los casi 13.000 kilómetros alrededor de Inglaterra que recorrió en auto junto a sus hijos pequeños. De su experiencia, Hatch reúne una serie de consejos para padres en apuros que ha publicado recientemente en ‘The Telegraph’. He aquí sus recomendaciones.

1. Habla a tus hijos sobre las vacaciones

Antes de emprender el viaje, una idea con la que siempre acertarás es la de reunirte con tus hijos para enseñarles fotografías del pueblo, la ciudad o el paraje natural que vais a visitar juntos y hablar sobre ellas. Esto generará en ellos un gran entusiasmo que hará más llevadero el sacrificio de tener que permanecer tantas horas sentados.

https:

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Eso sí, es fundamental no crear falsas expectativas ni mentir sobre lo que vais a ver. En esos casos, el truco, a la larga, puede ser contraproducente y la confianza depositada en ti puede verse mermada.

2. Lleva encima pequeños premios

Hatch asegura que desplazarse largas distancias en coche con niños pequeños sin algún 'snack' con el que contentarlos de vez en cuando es algo así como caminar en medio de un cementerio, rodeado de vampiros y sin una estaca de madera que te permita luchar contra ellos.

Una 'tablet' les permitirá ver su película favorita, usar juegos educativos o incluso pintar de manera virtual durante el viaje

Si eres contrario a los caramelos y las chocolatinas, siempre existen alternativas saludables: sándwiches preparados desde casa, frutas y frutos secos pueden ser una óptima solución.

3. Ponles películas

Algunos coches llevan sistemas de DVD integrados, pero para aquellos que no los tengan, es fácil encontrar una alternativa con dos pantallas que se instalan fácilmente sobre los asientos del piloto y del copiloto en las tiendas de electrónica.

Hatch recomienda no comprar sistemas demasiado baratos, en primer lugar por los posibles fallos eléctricos que pueden obligar a tener que detener el coche para volver a darle al ‘play’, en segundo lugar porque si las pantallas no son de calidad, el sol en la carretera es intenso y la luz cae directamente sobre los monitores, el visionado puede resultar imposible.

4. Lleva una 'tablet'

Nos pueden repetir hasta la saciedad lo perjudicial que es abusar de las 'tablets' en la infancia, pero ante las largas horas que transcurren en el coche, ¿qué es mejor?, ¿que los niños se aburran o que maten el tiempo con algún juego educativo o con su película favorita?

https:

Foto: iStock.
Foto: iStock.

A través de la 'tablet' se pueden emular también algunas de las actividades que más les gustan, como pintar o incluso hacer música desde alguna 'app'. Para estas últimas, mejor que utilicen la 'tablet' con los cascos puestos si no quieres acabar con la cabeza como un bombo.

5. Nárrales cuentos

La misma solución que utilizas para que concilien el sueño puede ser especialmente útil en el caso de los viajes en coche. Para que se involucren más en la historia y la vivan en primera persona, Hatch recomienda sustituir los nombres de los protagonistas de los cuentos más populares por los del propio niño.

6. No discutas con tu pareja

Si el viaje genera tensión entre ti y tu compañero sentimental, el niño reflejará automáticamente ese nerviosismo en su estado de ánimo, pudiéndose convertir el trayecto en un auténtico infierno.

Nunca le digas a un niño que queda mucho para llegar. Muy al contrario, existe una regla de oro: divide el tiempo que queda realmente entre cuatro

Considerando que muchas discusiones se producen por problemas de orientación y errores a la hora de coger una determinada salida o cruce, Hatch tiene la solución contundente: cómprate un navegador.

7. Ponles música

La música puede determinar de manera significativa el estado de ánimo que flota en el ambiente. Ya sea con la radio o enviando canciones desde el móvil a través del bluetooth, unos minutos de música pueden calmar a cualquiera, si bien es aconsejable apagarla de vez en cuando.

https:

Foto: iStock.
Foto: iStock.

8. Miénteles respecto a la distancias

Nunca, absolutamente nunca, le digas a un niño que todavía queda mucho para llegar. Muy al contrario, Hatch ofrece una regla de oro para los padres: divide el tiempo que queda hasta alcanzar el destino entre cuatro. Si queda una hora, diles que estaréis allí en 15 minutos.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios