misterios resueltos

Entérate de la verdad: los secretos sexuales que las mujeres nunca te quieren contar

¿Crees que ellas no tienen fantasías sexuales o piensas que son muy light? ¿A ellas no les gusta tener relaciones de una noche?

Foto: Shhh. (iStock)
Shhh. (iStock)

Todo el mundo esconde secretos en su relación para intentar no herir al otro. Lo hacemos para evitar dañar sus sentimientos. Es por eso que ellas a veces no son completamente honestas con los hombres en cuanto al sexo se refiere. No pasa nada por que no conozcan toda la verdad, aunque otras sería necesario que supieran lo que realmente ocurre y lo que piensan verdaderamente.

Sabemos que los estudios científicos son muy importantes para saber qué enigmas sexuales ocultan las mujeres, pero desde El Confidencial hemos preguntado a varias féminas de a pie qué cosas son las que se guardan, pero que todos ellos deben saber. ¿Fantasías? ¿Cuándo fingen un orgasmo? ¿Esto son cuernos? Estas chicas comparten sus misterios más íntimos y desconocidos que todo varón debería tener en cuenta.

Hay que comunicarse

"A medida que cumples años el deseo sexual de una mujer no disminuye, sino que aumenta y a veces te cortas de decir sí a cosas que en realidad te apetece (mucho) hacer, pero que no te atreves por no asustar a tu pareja. Las ganas de utilizar todo tipo de juguetes eróticos, de probar las posturas menos comunes y de dejar lugar siempre a la sorpresa crecen mucho. Una cosa más que quizá los hombres no saben o no imaginan: a las mujeres nos gusta hacer el amor con la regla", confiesa la primera mujer.

"Muchas veces lo estás haciendo con alguien con el que igual no tienes mucha confianza, está siendo desastroso y lo único que quieres es que termine de una vez, pero no te atreves a decirlo. Otra cosa que no nos gusta nada, pero no solemos decir es que nos pregunten: '¿te está gustando?'. Si estoy en la faena y estoy disfrutando ya lo notarás, no hace falta que te lo preguntes continuamente", afirma la segunda.

En las fantasías tenemos el control total. Podemos dejar que nuestra imaginación vuele sin tener que llevarlo a la vida real

"Lo primero que deberían saber es que si hemos bebido mucho alcohol es posible que, a no ser que tengas un miembro descomunal, muchas de nosotras no nos vamos a enterar de la penetración, así que lo de la eyaculación, menos todavía. Da mucho bajón lo de cambiar de posturas mecánicamente como si fuera una obra de teatro y tuviésemos que ir a la siguiente escena. El sexo tiene que ser más orgánico, más pasional", confiesa la tercera.

"Desde luego hay que saber leer a la otra persona. Hay que hablar. La gente no se comunica y pasa lo que pasa: el sexo es terrible y se fingen los orgasmos. Nos gusta que nos toquen bien y no que nos masturben como si un dedo fuese una batidora. Es horroroso y hace daño. Para mí son muy importantes las yemas de los dedos porque son muy erógenas. El tacto es la clave: como si te estuviesen leyendo la piel en braille. Con el tema de las felaciones siempre nos planteamos si testículos sí o no. Muchos chicos se cortan y resulta que no les gusta o al final que sí. ¡Decidlo!", exclama la cuarta

Confesiones

"Hay veces que me aburro porque es muy monótono. Así que prefiero fingir que me he corrido y luego hacerle una felación o algo así. Hay hombres que duran un montón y al final o duele de tanta fricción o directamente me canso. Prefiero que dure unos quince minutos y que sea muy intenso a alguien que esté una hora pico y pala. Qué pesados", asegura la quinta.

Lo que odiamos realmente es que cuando estamos en plena faena nos preguntes: '¿Te está gustando?'. ¿No puedes darte cuenta tu solo?

"Los hombres se piensan que fantaseamos con playas idílicas, relaciones sexuales con mucho amor, dados de la mano todo el rato. A nosotras nos gusta tener sexo igual de sucio que a vosotros, aunque no lo digamos. Para vuestra información, en las fantasías tenemos el control total. Podemos dejar que nuestra imaginación vuele sin tener que llevarlo a la vida real. Creéme si os digo que son pensamientos incluso más guarros", afirma la sexta.

"Por suerte, las cosas están cambiando. Ya no son lo que eran y, a pesar de que algunos nos juzguen todavía por tener relaciones sexuales casuales, nos gusta acostarnos con alguien que acabamos de conocer si nos apetece. Lo que penséis cada vez nos da más igual. ¿Tú un machote y yo una puta? Eres un cromañón si todavía piensas así", comenta la séptima.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios