HISTORIAS DEL iii REICH

Por qué Hitler nunca tuvo sexo con Eva Braun: el descubrimiento

Una nueva biografía sobre la esposa del Führer documenta cómo era la vida entre ellos y revela que ella sufría una grave y extraña condición ginecológica

Foto: Foto de archivo.
Foto de archivo.

"La misión, la misión y la misión. Es todo lo que sabe. La misma idea de contacto físico significaría la contaminación de su misión. Muchas veces, viendo juntos el amanecer, me confesó que solo podía amar a Alemania". Estas son las palabras que supuestamente pronunció Eugene Dollman, el traductor que acompañó a Eva Braun durante su viaje a Roma. Desde el siglo pasado hasta ahora se ha especulado mucho en torno a la vida sexual de Hitler y su esposa.

"La juventud de Alemania, que lo mira como un ejemplo, no debería sentirse decepcionada por las sórdidas historias de amor de su líder, porque entonces perderían la confianza en la causa", añadía Dollman. Sin embargo, Thomas Lundmark, profesor de la Universidad de Hull, en Inglaterra, asegura en un libro, titulado 'The Untold Story of Eva Braun' ("La historia no contada de Eva Braun", en español), que la pareja nunca tuvo relaciones sexuales debido a una rara condición ginecológica de Braun que habría hecho la experiencia terriblemente dolorosa.

"Llamada telefónica a Berghof. Viaje a Italia del Führer. Gracias por operar a Eva Braun", descubrió en un calendario de su ginecólogo

A este problema de salud se le conoce por el nombre impronunciable de "síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser (MRKH)" y se produce cuando un bebé no nacido no puede desarrollar completamente su sistema reproductivo, dejándole con poco o ningún útero, y un canal vaginal que puede ser corto, estrecho o quedar totalmente perdido. Una enfermedad que, de no tratarse, provoca que el sexo sea insoportable, haciendo necesaria una intervención quirúrgica.

La prueba de la que se sirve Lundmark para argumentar su teoría es un calendario guardado por la esposa del doctor Gustav Scholten, un destacado ginecólogo nazi que trabajaba en una clínica de Múnich. En dicho anuario, Scholten tiene anotada una conversación telefónica de su marido a la residencia de Hitler, el Berghof, en la que pone: "Llamada telefónica a Berghof (la residencia de Hitler). Viaje a Itala del Führer. Gracias por operar a Eva Braun". ¿A qué se refería dicha operación? Desgraciadamente, el doctor Scholten murió en un accidente de tráfico en agosto de 1944, pero Lundmark pudo localizar al hijo del cirujano, Gerhard, quien también falleció hace unos años. Ahora, sale su verdad.

Gerhard Scholten recordó al profesor haber estado en la sala del hospital en la que descansaba Braun, y también confirmó que su madre había disfrutado del viaje a Italia con todos los gastos pagados por cortesía de Hitler. "Hablé con Gerhard y me dijo que estaba allí y que la habitación de Eva estaba llena de flores, parecía una floristería", asegura Lundmark. Nerin Gun, un periodista turco-americano que publicó otra de las muchas biografías de la pareja en 1968, confirma el motivo de la operación en una entrevista disponible en Internet con la madre de Eva, Fanny, donde parece confirmarse la operación a la que se sometió su hija.

"La operaron por tener la vagina demasiado estrecha", afirma Lundmark. "Por ello, empecé a preguntar sobre esta extraña enfermedad. Entonces, hablé con un cirujano del Hospital Universitario de Münster, que me confirmó que dicha patología se refería al síndrome del MRKH".

El síndrome afecta a una de cada 5.000 mujeres y su tratamiento más común es la cirugía

Que Braun conocía al cirujano es totalmente cierto, según Lundmark. Gerhard Scholten recuerda también cómo Eva quedó con él después de la muerte de su padre, y juntos fueron a nadar al lago Königsse, localizado en una montaña próxima a la residencia de Hitler. "No hay ni una sola persona cercana a Eva que sostenga que él y ella tuvieran una relación romántica, ni sus propios padres", sentencia el investigador. "Ella nunca le dijo a nadie algo así, ni hay registros de ello. Así que la probabilidad de que tuvieran una intimidad sexual es prácticamente nula. Su relación con Hitler es ofrecerle un escudo contra las especulaciones sobre su vida personal. Ella vivió para Hitler, literalmente", concluye.

El MRKH: causas y tratamiento

El síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser es una anomalía congénita caracterizada por la ausencia de vagina, útero o cuello uterino. Las mujeres que la padecen poseerán ovarios que funcionan con normalidad, por lo que experimentarán los signos normales de la pubertad, pero no tendrán períodos ni podrán concebir. Por todo ello, no se descubre hasta que no alcanzan la adolescencia.

Como tratamiento, muchas mujeres pueden crear un canal vaginal por medio de la dilatación y a través de cilindros de diferentes tamaños con el objetivo de estirar los músculos. Sin embargo, si no surte efecto, se debe recurrir a la cirugía para estirar el canal vaginal. Después, podrán volver a tener relaciones. Según un artículo publicado en 'Journal of Reproductive Medicine' en 1988, afecta a una de cada 5.000 mujeres.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios