desde primaria a la universidad

Los cinco mejores profesores de España, propuestos por sus alumnos

Este año, más de 1.800 docentes han sido seleccionados por sus pupilos para aspirar a los Premios Educa. Hablamos con los cinco que el jurado ha preferido sobre el resto

Foto: La Grotteria, García Arias, Martínez Ortiz, García-Saúco Hijano, Corell.
La Grotteria, García Arias, Martínez Ortiz, García-Saúco Hijano, Corell.

Tanto si sigue la actualidad educativa como si no, es probable que últimamente haya oído hablar con mucha frecuencia de los “mejores profesores de España”. Todo comenzó en 2015, el día en que César Bona fue nominado al Global Teacher Prize, el premio concedido por la Varkley Foundation para reconocer al mejor docente del mundo. Le seguiría poco después David Calle, y, un par de años más tarde, el gaditano Xuxo Ruiz formó parte de los 50 candidatos a alzarse con dicho galardón. Que hayan aparecido premios semejantes a nivel nacional demuestra que hay interés por reconocer, de una vez por todas, el trabajo de nuestros profesores.

Una de las competiciones más asentadas son los Premios Educa, que en su tercera edición han galardonado a cinco profesores, de Educación Infantil, Formación Profesional, Primaria, Secundaria y Universidad. Si hay algo que distingue estos premios, es el rol activo que juegan los alumnos. Son ellos los que deben proponer a los profesores que, a su juicio, merecen el galardón. Después de este paso, deben presentar sus méritos a un comité de expertos elegidos al azar y sin vinculación con los organizadores que aplican el baremo establecido por la organización.

Aunque Coni estudió Filosofía en la Universidad de Buenos Aires, siempre quiso ser maestra: “Infantil no es solo cuidados, sino también aprendizaje”

En esta ocasión, se han recibido 1.849 propuestas en total: 149 en Educación Infantil, 683 en Primaria, 513 en Secundaria/Bachiller, 150 en Formación Profesional y 356 en Universidad, de los cuales han surgido los cinco ganadores. Hemos hablado con todos ellos, no solo para entender qué los convierte en docentes excepcionales, sino también para dibujar un mapa a pie de aula de las dificultades y retos a los que se enfrenta la educación española hoy.

Educación Infantil: Constanza Micaela La Grotteria (35 años, Escuela Infantil Al Cole, Valencia)

A Coni, como la conoce todo el mundo, le picó el gusanillo de ser profesora desde la infancia en su Buenos Aires natal. Ya de pequeña le parecía que el salto desde ser la encargada de la biblioteca a profesora era natural, aunque la presión de su entorno para que estudiase una licenciatura la condujo a Filosofía. Así que cuando su familia llegó a Valencia en 2002, huyendo de la crisis económica argentina, decidió por fin cumplir su sueño y se lanzó a formarse como técnica de Educación Infantil. Hoy, es maestra de la Escuela Infantil Al Cole en Valencia, donde la educación no tiene nada que ver con la que conoció en su país natal, donde todo dependía del profesor. “Si hay implicación emocional, los sueños se hacen realidad”, afirma.

Creo que me trataron tan mal en el colegio que, por eso, he intentado comprender mejor a todos mis alumnos

Su carta de presentación es 'El color negro mola', un libro de cuentos para educar la tolerancia con ilustraciones de Laura Pereda. No obstante, para La Grotteria, la nominación probablemente venga por su trabajo con los padres. “Trabajo con metodologías abiertas y las familias colaboran mucho, especialmente en esta etapa, que invita a crear el vínculo con padres y niños”, explica. “Yo les cuento todo y así los niños se sienten más seguros, intentamos poner palabras a las emociones que sienten”. Además, reivindica que la Infantil, con niños de cero a tres años, “no es solo una etapa de cuidados, sino también de educación, tanto en emociones como para el aprendizaje”.

En Al Cole son pioneros en mezclar a niños de diferentes edades en ambientes de aprendizaje donde puedan expresarse libremente y comenzar a desarrollar intereses, al igual que las asambleas con los alumnos que llevan a cabo cada mañana. La recompensa moral llega a final de curso: “Después de tres años con los mismos alumnos, el último trimestre, en el que hacemos un gran trabajo emocional para prepararles para el colegio, me hacen regalos. El último fue un vídeo con fotos con ellos y mi canción preferida, me regalaron sus palabras...”, recuerda con palpable emoción en su voz. “Así que invito a la gente de Magisterio a que, si lo van a hacer, que sea por vocación”.

Educación Primaria: Toni García Arias (49 años, Colegio Público Joaquín Carrión Valverde, San Javier)

La historia de Toni es la del mal alumno que se convierte en buen profesor. “Creo que me trataron tan mal que, por eso, he sido más comprensivo con todos los estudiantes”, explica. “Lo que suelen decirme mis alumnos es que soy divertido, justo y que no los juzgo por su forma de ser o por sus notas”. García Arias recuerda con orgullo que, recientemente, uno de sus antiguos alumnos se le acercó y le dijo “fuiste el más duro, pero también el que más se ha preocupado por mí”.

Aunque el gallego lleva 10 años planteando proyectos de innovación, no cree en “metodologías salvadoras”: “Lo que sirve para unos, para otros no”

El gallego lleva un cuarto de siglo dando clase de Primaria por toda la región de Murcia, y se ha encontrado situaciones muy complicadas. Por ejemplo, su paso por un colegio de difícil desempeño, donde “la mayoría de los padres de los alumnos estaban o en la cárcel o muertos”. Aquel año complicado, el profesor entendió que no siempre se podía impartir el currículo, y que lo más importante era salvar a los chavales. “Fue complicado, pero, por eso, las pequeñas satisfacciones son mayores”. A uno de sus alumnos le conseguía radios para que trabajase con ellas y finalmente consiguió que cursase Formación Profesional. Otro se hizo grafitero profesional después de que Toni le enseñase, hace más de dos décadas, ese arte. “¡Pues sí que la hice buena!”.

Desde hace una década, el profesor lleva a cabo diversos proyectos de innovación en el aula, desde pedir a los alumnos que creen una agencia de viajes con vuelos reales a la utilización de impresoras 3D, y recurre a menudo a las redes sociales para subir sus contenidos. “Lo que no creo es en metodologías salvadoras”, matiza. “Lo que sirve para unos alumnos, para otros no. Hay que integrar diversos métodos”. Cree que si gusta a la gente es porque no es “un gurú”. “No todo es precioso”, explica. “La negación de la verdad es muy peligrosa en la educación, y cuando veo que hay gente que dice que todo es maravilloso, que con el corazón vale, lo único que hacen es frustrar a profesores que van a tener que enfrentarse a situaciones como tener alumnos con un padre en la cárcel y una madre en la prostitución”.

Educación Secundaria: Pedro A. Martínez Ortiz (36 años, IES María Blasco, San Vicente del Raspeig, Alicante)

Hablar de Ortiz es hablar de 'Emocionar con matemáticas', el proyecto que fundó el año pasado junto a María del Carmen Asensio con el objetivo de darle un nuevo aire a la enseñanza de esa asignatura, su especialidad. “Diseñamos temarios, actividades, hicimos cómics, tertulias... Todo ello generó un cambio importante en el centro”, explica. El programa fue premiado por la Fundación Atresmedia, y aunque lo implantó en el IES Macià Abela de Crevillent, el traslado al IES María Blasco le ha obligado a comenzar desde cero. No le importa.

Luchamos contra dinámicas asentadas, las cosas nunca salen bien a la primera, pero hay que insistir, no se puede tirar la toalla

“Tenemos en cuenta las emociones del alumnado, hay que entender su entorno y mostrarte cercano, como alguien del mundo real, porque el alumno ahora nos percibe como si fuésemos dos mundos diferentes”, explica. “La educación española debe cambiar bastante, la que reciben nuestros alumnos está basada en la del siglo XIX”. Para ello, no se necesitan leyes que parcheen los problemas sino fijarse detenidamente en la realidad educativa.

De formación matemático —estudió en la Universidad de Alicante—, Martínez Ortiz dedicó gran parte de su juventud a la investigación científica, tanto en el entorno universitario como hospitalario, y trabajó en París antes de opositar a profesor en la Comunidad Valenciana para cumplir su sueño de infancia. Ahora, ha vuelto a su antiguo centro, pero para formar maestros en la Facultad de Magisterio. “Estoy en un puesto clave, porque puedo sembrar la semilla del cambio en los futuros profesores”, reconoce. ¿Un mensaje para ellos? “Estamos luchando contra dinámicas asentadas, las cosas nunca salen bien a la primera, pero hay que insistir, no se puede tirar la toalla”.

Formación Profesional: María García-Saúco Hijano (38 años, Centro Teide Quintana y Teide Mayor)

El patito feo de la educación española ha sido históricamente la Formación Profesional, lamenta Hijano, al otro lado de la línea telefónica. “Tiene menos prestigio, se suele decir eso de que quien vale, a Bachillerato, y el que no, al grado básico”, añade. “Pero muchas veces las empresas nos dicen lo bien que se manejan en comparación con los universitarios, ahí es donde la sociedad se da cuenta de su importancia”. Unas dificultades que también se repiten en el grado medio y en el superior, donde hay muchos alumnos “rebotados de Bachillerato y de la universidad a los que hay que explicarles que no vienen a aprender teoría, sino un oficio”.

No me preocupa tanto la innovación como su currículo social

De padres docentes, la vallecana María estudió Derecho y se dedicó durante unos años a la abogacía. Pero había algo que le llamaba de las aulas, a pesar de ser “extremadamente vergonzosa”, como ella misma reconoce. Sin embargo, sus profesores solían recordarle que estaba “hecha para hablar”, así que terminó decantándose por la docencia. Lleva dando clase desde 2009, ahora en dos centros Teide, el de Quintana y Mayor. No sabe muy bien cómo ha llegado a convertirse en la mejor profesora de Formación Profesional de España, lo único que puede asegurar es que tuvo que ser propuesta por alguno de sus alumnos.

“Creo que es en parte por el trato que doy a los alumnos, no soy una figura de autoridad, los respeto y los intento ayudar y guiar”, explica. “Cuando vuelvo a encontrarme con los alumnos que tuve, me dan las gracias por haberles enseñado más que la asignatura”. García-Saúco hace memoria y recuerda aquella ocasión en la que un alumno que había acudido a clase todos los días y realizado todas las prácticas le entregó un examen en blanco porque, por circunstancias personales, no había podido estudiar. “Le cayó la charla y en lugar de un cero, terminó sacando un cuatro”, rememora. “Me dijo 'me he sentido mal', pero lo que yo quería era que se esforzase. No voy a permitir que un alumno se deje caer sabiendo que puede dar mucho más de sí”.

Foto: Lutton Gant.
Foto: Lutton Gant.

Universidad: Alfredo Corell Almuzara (55 años, Universidad de Valladolid)

Si quiere encontrarse a este inmunólogo en su hábitat natural, puede encontrarle una vez al año en el bar. Eso sí, con sus alumnos, charlando de medicina. La iniciativa 'Tus defensas salen de cañas' aprovecha que el 29 de abril es el Día Internacional de la Inmunología —y que el Pisuerga pasa por Valladolid— para citar en un bar cercano al susodicho río a todo aquel que quiera aprender sobre la materia, además de algún que otro profesional. “Hacer divulgación ante un público general te obliga a saber lo que cuentas aún mejor”, explica el docente, que decidió sacar la asignatura de las aulas al ver que así conseguía más atención.

Me han propuesto para el premio alumnos que tengo en Colombia y México a los que nunca he conocido

Corell aterrizó en la universidad en 1999 procedente del entorno hospitalario, tras aprobar la oposición a profesor titular. El primer hándicap, aprender a dar clase, algo que no se enseña a los docentes universitarios. Para ello, utilizó rudimentarias páginas web, baterías de preguntas, proyectos en equipo y, finalmente, los dispositivos móviles, donde a través de la aplicación Cahoot hoy realiza pruebas a sus alumnos a tiempo real, lo que le permite “corregir errores o ver qué cosas no se han entendido en el momento”.

Es un rostro popular. Dio una charla Ted que se viralizó y a través de sus contenidos subidos a la red ('Las inmunopíldoras') ha conseguido que estudiantes de Colombia o México a los que nunca ha conocido le propongan para el premio. “No sé si soy el mejor, lo dudo”, reconoce cuando se le pregunta por la importancia de este. “Me produce pudor (y no es falsa modestia), pero esto ha hecho que me estén llamando y que se hable de educación, y eso es positivo”.

¿Y ahora qué hacemos?

Cada español lleva un seleccionador de fútbol dentro, pero también un experto que cree saber mejor que nadie lo que necesita la educación española para mejorar. Como recuerda García Arias, a pesar de ello, la educación está en “manos de gente que no sabe de ella, a los profesores se nos ningunea”. En su opinión, hace falta reducir “la burocracia brutal que nos impide desempeñar nuestra profesión”. También, que los padres ocupen un rol de acompañamiento y no deleguen todo por defecto en el profesor.

Para La Grotteria, es necesario que haya un mayor conocimiento de lo que se está haciendo en las aulas, y por eso congresos o esta clase de premios sirven para poner en contacto a profesores que de otra forma no se conocerían: “Hay un interés real”. García-Saúco añade que sería necesario reforzar la educación en valores en la Formación Profesional. “A los pequeños se les enseña que sean solidarios, pero se van olvidando y no vuelven a ello hasta que llegan a la responsabilidad social corporativa de las empresas”, recuerda. “Hay un vacío que solo llenamos algunos profesores”.

Para Martínez Ortiz, el gran problema es la masificación de los centros: “No podemos dar clases personalizadas con unos 30 alumnos por aula”. Algo que también ocurre en el contexto universitario, como recuerda Alfredo Corell. “Ha habido una constante: la falta de dotación desde la crisis, aunque se haya reactivado hace dos años”, explica. “La docencia en la universidad es la hermana menor, porque los profesores consiguen incentivos y méritos a través de la investigación. Pero uno puede ser el mejor científico de España y no transmitir nada”.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios