un episodio de la guerra fría

La verdadera historia de cómo se encontró el Titanic

Lo ocurrido con el trasantlántico más famoso del mundo no es como creías. El descubrimiento de sus restos bajo el lecho marino fue una operación secreta

Foto: Imagen de la película 'Titanic', de James Cameron.
Imagen de la película 'Titanic', de James Cameron.

Los restos del Titanic, el lujoso trasatlántico que trágicamente se hundió en el fondo del Océano Atlántico Norte después de chocar contra un iceberg la noche del 14 al 15 de abril de 1912, fueron encontrados en el fondo por un equipo liderado por Robert Ballard, exoficial de inteligencia naval y oceanógrafo de la Universidad de Rhode Island en Narragansett y del Mystic Aquarium and Institute for Exploration en Connecticut, en 1985.

El descubrimiento fue inicialmente una misión diseñada para engañar a la Unión Soviética y hacerle pensar que el ejército de EEUU estaba buscándolo bajo el agua, mientras que también intentaban encontrar dos submarinos nucleares desaparecidos.

Hace 20 años, el éxito taquillero de James Cameron, 'Titanic', reventó las audiencias de todo el mundo recaudando más de 2.000 millones de dólares. Pero fue solo hace 10 años cuando Robert Ballard, responsable del descubrimiento de sus restos 1985, reveló al mundo que el hallazgo del famoso naufragio fue resultado de una expedición militar de alto secreto.

Toda la verdad

Tres años antes del momento en el que se descubrió, Ballard estaba desarrollando su propio vehículo submarino con control remoto, pero se estaba quedando sin dinero y necesitaba financiación, según 'CBS News'. Así, en 1982, se puso en contacto con el subdirector de operaciones de la Marina, Ronald Thunman, para pedir su apoyo económico para desarrollar la tecnología robótica sumergible que necesitaba para encontrarlo.

Encontré los restos en tan solo ocho días. Nadie lo esperaba y les dio miedo la publicidad que recibieron

El ejército estaba interesado, pero con el objetivo de investigar el hundimiento del U.S.S. Thresher (desplomado a 3.000 metros el 10 de abril de 1963 durante las pruebas de buceo con más de 129 tripulantes a más de 300 km de la costa de Boston) y el U.S.S. Scorpion (99 personas murieron al desaparecer misteriosamente cerca de las Azores). Como la tecnología de Ballard podría llegar hasta los vehículos hundidos y sacar fotografías, el oceanógrafo accedió a ayudarles. "Siempre había querido ir a buscar el Titanic", dijo Thunman, algo que sorprendió al oficial. "Pero esta es una operación seria, de alto secreto. ¿Encontrarlo? ¡Eso es una locura!", continuó.

Sin permiso

"Fui un poco cortante con él", asegura Thunman a 'National Geographic'. Además, insistió en que la misión consistía en estudiar los acorazados hundidos y si quedaba tiempo al acabarla, le permitiría hacer lo que quisiera, pero nunca concediéndole un permiso explícito para buscar el Titanic.

Ballard afirma que el Secretario de la Armada John Lehman conocía el plan. "Pero la Armada nunca confió en que podría encontrar el trasatlántico, por ello cuando ocurrió se pusieron muy nerviosos. La publicidad les asustaba. Lo bueno es que la gente estaba tan centrada en la leyenda del Titanic que nunca ataron cabos", asegura. Los militares solo querían saber qué había ocurrido con los reactores que impulsaban las naves.

Construido entre 1909 y 1912, este barco inglés fue el transatlántico más grande del mundo. La noche del 14 de abril de 1912, durante su viaje inaugural, se hundió, causando la muerte de 1.514 personas.
Construido entre 1909 y 1912, este barco inglés fue el transatlántico más grande del mundo. La noche del 14 de abril de 1912, durante su viaje inaugural, se hundió, causando la muerte de 1.514 personas.

Esta información ayudaría a determinar la seguridad medioambiental de deshacerse de material nuclear adicional en el océano. Además, la Armada también quería descubrir si existían pruebas que respaldaran la teoría de que el Scorpion (los detalles de este caso fueron menos concretos) había sido derribado por los soviéticos. Los datos de Ballard demostraron que los reactores estaban a salvo en el fondo del océano y no tenían impacto alguno en el medio ambiente. Añadió también que los datos también confirmaron que el Thresher probablemente se había hundido tras un fallo en las tuberías que produjo el colapso de energía nuclear.

12 días

La historia suena similar a la trama de la película de 1990, 'La caza del octubre rojo', porque la Marina no quería que los rusos supieran que lo que realmente estaban buscando. "Solo tenía 12 días para encontrar el Titanic. Aprendí mucho tras la búsqueda y el mapeo del Scorpion, sobre todo de los efectos de las corrientes oceánicas sobre los restos que se hunden: las cosas más pesadas lo hacen rápidamente. Así que me puse a localizar el rastro de los escombros. Lo localicé en 8 días mientras que otros habían estado meses sin tener ninguna suerte", confiesa el oceanógrafo.

El descubrimiento fue inicialmente una misión diseñada para engañar a la URSS y que no descubrieran lo que se buscaba realmente

En los cuatro días restantes, Ballard filmó los restos bajo el agua mientras confesaba que el estado de ánimo de su equipo cambió rápidamente a medida que se acercaron al lugar. "Nos sentimos avergonzados. Era como si bailáramos sobre la tumba de alguien. Nos volvimos sobrios, tranquilos y respetuosos e hicimos la promesa de no sacar nada de aquel barco y tratarlo con mucho respeto", concluía. Desde entonces, el explorador ha empleado una técnica similar para encontrar otros barcos y tesoros, incluidas sus expediciones al mar Negro. ¿Qué será lo próximo?

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios