Historia: La carta de amor escrita en el Titanic que revela la vida de sus últimos días
POCAS HORAS ANTES DEL NAUFRAGIO

La carta de amor escrita en el Titanic que revela la vida de sus últimos días

Kate Buss era una joven de clase alta que estaba enamorada de un tal Percy Jones, a quien escribió pocas horas antes de que el barco más famoso se hundiera en el océano

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La historia del famoso Titanic vuelve a emerger a la superficie de la actualidad una vez más. La casa de subastas Henry Aldridge & Son acaba de sacar a subasta pública una extraña carta de amor escrita a bordo del siniestrado buque por la pasajera y superviviente de segunda clase Kate Buss el 10 de abril de 1912, después de que abandonara su casa de Southampton, en Inglaterra. La carta detalla cómo era la vida durante los últimos días a bordo.

"Es una carta excelente y ha estado en posesión de la familia desde que la señorita Buss la llevó consigo en el Titanic", explica Andrey Aldridge, el subastador de Henry Aldrigde & Son a 'Fox News'. Dicha carta, de cuatro caras grabadas a tinta negra, fue dirigida a un tal Percy James.

El Titanic se hundió en el Océano Atlántico justo cinco días después de comenzar su travesía

La misiva arroja muchas pistas sobre cómo era la vida por aquel entonces para una muchacha de clase alta como Kate Buss: "Me he encontrado bastante bien, pero ahora estoy un poco cansada y lista para irme a la cama", se lee en la carta. "Tengo que irme, el té previo a la cena es en media hora". También arroja una nueva perspectiva sobre la vida a bordo del Titanic, que se hundió en el Océano Atlántico en las primeras horas del 15 de abril de 1912, justo cinco días después de que comenzara su viaje. A modo de funesto recuerdo, un total de 1.503 personas perecieron en el accidente provocado por el choque contra un iceberg, de los 2.224 pasajeros que partieron desde Southampton para internarse en el vasto océano y nunca volver.

"El señor Peters ha pasado una hora aproximadamente en el barco", se deja leer en la carta remitida por Buss. "Los compartimentos de segunda clase son realmente magníficos, y si los ves por primera vez antes que los demás pensarías que son iguales que los de primera". La dama escribe que aún no habían llegado a Cherburgo, Francia, la primera parada del viaje. "Será mejor que intente obtener unas cuantas postales del barco", redactó.

También incluyó que el pasajero con quien compartía el camarote todavía no había aparecido y que dos clérigos que se sentaban frente a ella en el comedor le aconsejaban tomar un buen almuerzo. En el correo electrónico dirigido a 'Fox News', Aldridge dijo que los clérigos podían haber sido el cura Byles, el reverendo Harper o el reverendo Robert Bateman, ya que "todos eran pasajeros de segunda clase, por lo que es posible que estuviera sentada con uno de ellos".

El padre Byles murió en el Titanic y quiso quedarse en el barco cuando el naufragio tuvo lugar para escuchar las últimas confesiones o dar la absolución a los creyentes a la hora de esperar el inevitable final. En el caso de los reverendos Harper y Bateman, no tuvieron mucha más suerte y los dos perecieron en el agua helada, congelados, una vez el barco se hundió.

Buss concluye en la carta que no se encontraba bien de salud y que en caso de enfermar, colocaría la carta en la sala de correo para que la enviasen por ella. "Debo limpiar y darme una ducha ahora mismo", escribió. "P. W. trajo una caja de bombones. Dale un saludo a todos los que pregunten por mí. Debo marcharme. Con mucho amor, Kate".

La remitente se salvó en el último bote salvavidas, el número 9, y estuvo presente en el rescate del Carpanthia. Debido a su miedo a las alturas, fue la última persona en embarcar en el bote, según agregó Aldridge. La carta tiene un precio de entre 28.341 y 35.426 dólares (entre 22.895 e y 28.619 euros aproximadamente). Buss murió el 12 de julio de 1972 a la edad de 96 años.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios