El rasgo de tu carácter que hace que tengas resacas mucho peores
  1. Alma, Corazón, Vida
HOY NO ME PUEDO LEVANTAR

El rasgo de tu carácter que hace que tengas resacas mucho peores

¿Está reñido ser tímido con un consumo de alcohol excesivo? Un equipo de investigadores ha realizado un estudio en el que se demuestra que, en cierto modo, la respuesta es afirmativa

placeholder Foto: Los desechos de la timidez. (Reuters/Francisco Bonilla)
Los desechos de la timidez. (Reuters/Francisco Bonilla)

¿Eres de esa clase de personas que después de una noche de excesos se encuentran mal no solo física, sino anímicamente? En caso de que sea así, no es tan raro. El consumo abusivo de alcohol tiene efectos muy perjudiciales para la salud y las vidas de las personas. Entre otras cosas, porque a largo plazo puede causar trastornos mentales como ansiedad o depresión. Pero, de algún modo, ¿podría ser que algunos rasgos de personalidad deparen peores resacas?

Es lo que ha intentado demostrar un nuevo estudio publicado en la revista 'Personality and Individual Differences', en este caso con aquellas personas que se consideran tímidas o son menos extrovertidas en sus relaciones personales. Para llevarlo a cabo, el equipo reunió a 97 voluntarios que bebían socialmente y con diversos grados de timidez. Así, los investigadores se propusieron evaluar los niveles de ansiedad de 62 mujeres y 35 mujeres de entre 18 y 53 años en el momento del antes y después de una fiesta en su casa. Evidentemente, las personas con algún tipo de fobia social o problema con el alcohol fueron excluidas del experimento.

Las personas que beben para librarse de su fobia social deben ser conscientes de que al día siguiente aparece el efecto rebote

Del total, a 47 personas se les pidió estar sobrios durante una noche, mientras que a 50 se les encomendó que bebieran más que de costumbre. Al final del estudio, los autores concluyeron que la timidez puede ser un síntoma del trastorno de ansiedad social, una condición caracterizada por el miedo intenso a ser juzgado por los otros. Por ello, algunas personas con este problema pueden recurrir al consumo de alcohol en grupo para hacer frente a la situación, aunque no sea para nada recomendable.

Los científicos midieron el nivel de timidad y fobia social antes y después de pasar una noche ingiriendo alcohol. Los participantes con menos entereza a la hora de desenvolverse socialmente afirmaron que sus sentimientos de ansiedad disminuyeron al beber alcohol, pero que solo se trataba de una solución a corto plazo ya que al día siguiente, sus niveles de estrés aumentaron considerablemente.

Ser tímido no es nada malo, sino algo positivo. Está bien ser una persona tranquila

"Muchas personas beben para librarse de la ansiedad que se siente en situaciones sociales, pero lo que no saben es que hay un efecto rebote al día siguiente, por lo que es posible que cada vez existan más personas tímidas", asegura Celia Morgan, profesora de psicofarmacología de la Universidad de Exeter, en 'Newser'. "Estos hallazgos sugieren que el estrés podría estar relacionado a su vez con las probabilidades de que una persona pueda desarrollar un problema con el alcohol".

placeholder Un macrobotellón en Granada. (Miguel Angel Molina/ EFE)
Un macrobotellón en Granada. (Miguel Angel Molina/ EFE)

La profesora alentó a todo aquel que se siente tímido o demasiado estresado ante el contacto social que se acepte a sí mismo antes de recurrir a la botella o automedicarse. Al fin y al cabo, la fobia social es un trastorno muy común en estos tiempos interconectados que corren. "Esto podría ayudar a todas aquellas personas que se han sentido identificadas a alejarse del consumo excesivo del alcohol", subraya Morgan. "Ser tímido es un rasgo positivo, no negativo. Está bien ser una persona tranquila".

Foto: Los lugares con pocas horas de luz son más propensos a generar alcohólicos (EFE/Raminder Pal Singh)

No es para menos. El alcohol es la droga legal por excelencia, cuyo consumo está tan extendido debido a su efecto desinhibidor, así que es frecuente encontrarlo en todas las fiestas o reuniones de amigos. Produce sensaciones de embriaguez que se traducen en euforia o relajación, pero cuidado: si te pasas con él, quizás termines haciendo el ridículo. Por lo tanto, en caso de que seas una persona reservada, mejor afronta tus problemas de sociabilización por tí mismo y en un estado sobrio que recurriendo a este tipo de vicios que sí, además de proporcionarte un alivio instantáneo o hacer que el contacto con los otros fluya, también puede provocar agudas resacas al día siguiente que mejor no quisieras imaginar.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Social Trastornos mentales Relaciones personales Enfermedades mentales
El redactor recomienda