EL BILINGÜISMO Y OTROS MITOS

Esta es la mejor edad para aprender un idioma (y no es la infancia)

"Los niños aprenden mejor otra lengua que los adultos". ¿Hasta qué punto esto es cierto? Un nuevo macroestudio del MIT revela los entresijos de dominar por completo un habla

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

"El lenguaje es el fundamento de la educación, porque nuestra inteligencia es estructuralmente lingüística", reflexionaba el filósofo José Antonio Marina en una antigua columna. "Pensamos con palabras, transmitimos el conocimiento mediante palabras y organizamos nuestra acción mediante ellas. El lenguaje nos sirve para comunicarnos, y por eso es también el fundamento de nuestra vida social, pero, por si fuera poco, nos sirve también para comunicarnos con nosotros mismos. Como dijo E. M. Forster, autor de 'Pasaje a la India': ¿Cómo voy a saber lo que pienso sobre algo si aún no lo he dicho?".

El filósofo escribía esta recensión en 2015. Ahora, tres años después, el bilingüismo es toda una realidad en los colegios españoles. Este ambicioso plan que prometía grandes beneficios para los escolares parece haber naufragado en cuanto a sus expectativas reales. Hace poco, un reportaje de El Confidencial del abandono del programa por parte de más de 100 centros de Castilla-La Mancha. Este mismo verano, casi 100 escuelas de toda la Comunidad renunciaron al proyecto: de los 599 adscritos al plan en el curso pasado, la cifra se ha reducido este año a 519, sumando los recién incorporados. En resumen, un 13% menos que en 2017.

La globalización trajo consigo la necesidad de que no solo los niños aprendieran idiomas desde muy pequeños. Hoy en día, saber hablar o escribir una segunda lengua es absolutamente imprescindible para cualquier oficio, excepto en aquellos en los que la actividad no se desarrolla de cara al público. Pero con eso no basta. Como decía Marina, es preciso llegar a pensar en otro idioma para tenerlo dominado al cien por cien, y los políglotas saben perfectamente de primera mano que de nada sirve conocer una lengua si no la practicas, si tu pensamiento no está trazado con ella.

Los esfuerzos educativos por enseñar a niños y mayores a lo largo de estos años han sido ingentes. El viejo mito de que cuantos menos años tienes más fácilmente aprendes un idioma puede parecer falso. A decir verdad, ¿hay una edad ideal para conseguir dominar una lengua no materna? La 'BBC' ha publicado un reportaje reciente para responder a esta pregunta.

Los niños dependen del idioma para sobrevivir socialmente: hacer amigos, adaptarse o ser aceptado pasa por dominarlo

En líneas generales, no es que los niños tengan una mayor habilidad a la hora de quedarse con las palabras o que dispongan de un mayor nivel cognitivo; aprenden más rápido porque es imprescindible para socializar y desenvolverse en un entorno social determinado. Por ejemplo, cuando la familia entera se mueve a una ciudad extranjera. "Típicamente, los niños aprenderán el idioma mucho más rápido que sus padres", asevera Sophie Hardach, autora del reportaje. "Pero eso puede ser porque lo escuchan constantemente en la escuela, mientras que sus padres pueden estar trabajando en un ambiente solitario". Pero el punto de inflexión radica en lo que Hardach denomina como "urgencia social". "Los niños pueden sentir una urgencia mayor, ya que dominar el idioma es crucial para su supervivencia social: hacer amigos, ser aceptado o adaptarse. Sus padres, por otro lado, tienen más probabilidades de socializar con personas que entienden su lengua, como sus compañeros inmigrantes".

"Lo importante es entender que la edad varía de acuerdo con muchas otras cosas", opina Danijela Trenkic, psicolingüista de la Universidad de Nueva York, en la 'BBC'. "Las vidas de los niños son completamente distintas de las de los adultos. Al comparar las habilidades lingüísticas de niños y adultos, no estamos comparando gustos similares. Al final, crear un vínculo emocional es lo que te hace aprender idiomas, en mi opinión".

Hasta los recién nacidos lloran con acento. Imitan el discurso que escucharon mientras estaban en el útero

La lingüística podría considerarse una disciplina natural. "Como bebés podemos escuchar todas las consonantes y vocales que conforman los idiomas del mundo", reflexiona Hardach. "En nuestro primer año, nuestros cerebros comienzan a especializarse, sintonizando con los sonidos que escuchamos con mayor frecuencia. Los bebés ya balbucean en su lengua materna". El dato más sorprendente que la experta esgrime es el siguiente: "Hasta los recién nacidos lloran con acento, imitando el discurso que escucharon mientras estaban en el útero".

A principios de año, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) encuestó a casi 670.000 personas en un macroestudio que resolvió que la mejor edad para lograr un conocimiento de la gramática inglesa son los 10 años. A partir de la decena de edad, la capacidad disminuye, con lo que se podría decir que sí que es cierto que los niños tienen muchísima más falicidad a la hora de aprender inglés que los adultos. La investigación también desveló que podemos seguir mejorando idiomas con el tiempo, incluido el nuestro. Por ejemplo, solo dominamos la gramática de nuestro idioma cuando tenemos aproximadamente 30 años.

"La gente a veces pregunta cuál es la mayor ventaja de las lenguas extranjera", reflexiona Trenkic. "¿Ganaré más dinero? ¿Seré más listo? ¿Me mantendré más saludable? Pero en realidad, la mayor ventaja de saber idiomas extranjeros es poder comunicarse con más personas. Si encuentras personas de ideas afines, es más probable que continúes con un lenguaje y que perseveres. Esa es la clave. Necesitas pasar años aprendiendo. Si no tienes una motivación social para ello, es muy difícil de sostener".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios