¿tienes alguna duda?

Los sexólogos cuentan qué les preguntan de verdad en sus consultas

El sexo sigue siendo un tabú y por eso muchas personas se avergüenzan de asistir a terapia. Sin embargo, las dudas son más comunes de lo que parecen

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

La mayoría de la gente salvo algunas honrosas excepciones, en todos los ámbitos de nuestra vida, deseamos ser normales. Quizá es por eso por lo que muchos, a escondidas, disfrutamos de programas de televisión al estilo de 'Mi extraña adicción', que nos hacen mover la cabeza y pensar: "bueno, mira, al menos esta persona cuya adicción es ingerir esmalte de uñas está bastante peor que yo". Eso nos alivia un poco.

En el ámbito sexual, que, queramos que no, sigue siendo tabú, también nos preocupan muchas cosas. No cumplir, no saber si nuestra pareja estaba fingiendo... en algunas ocasiones poco se parecen los encuentros sexuales de la gente normal a lo que vemos reflejado en las películas, sino que, con nuestras inseguridades y miedos, nos enfrentamos a ese momento como si fuera un examen. Y no debería ser así.

Si pensabas que al sexólogo solo va la gente con disfunciones muy serias o fetiches sexuales de lo más extraños, lamentamos tener que quitarte la razón. De hecho, según una encuesta que se ha realizado en Estados Unidos con nueve de ellos, lo primero que suele preguntar la gente es si es normal, según Cyndi Darnell, terapeuta sexual en Nueva York.

Tener fetiches raros no es el único motivo por el que la gente va a terapia


"El sexo no se enseña, por lo que la mayoría de nosotros aprendimos lo que sabemos de nuestros amigos y de la cultura pop y cuando tenemos dudas no sabemos a quién preguntar" señala. "Si alguna vez te has preguntado por tu biología (el tamaño, el olor, la forma...) o el tipo de actividades que disfrutas, no te preocupes que alguien se lo habrá preguntado antes".

"¿Soy normal?"

Para ella, la respuesta está clara: "Existe una gama de intereses o comportamientos sexuales que no importa lo extraños que sean. Son normales siempre y cuando sean consesuados por ambas partes y produzcan placer".

¿Cómo recuperar el deseo sexual?

Nuestro problema principal, en este mundo patriarcal y rápido en el que nos ha tocado vivir, es que asociamos sexo con penetración. Hay momentos en que nuestra líbido, por el motivo que sea, está baja y mantener relaciones sexuales es lo último que nos apetece. Sin embargo, según los sexólogos, para recuperar el deseo y no frustrar la relación, podemos realizar otros actos que también producen placer (acariciar el cabello, tocar la espalda...), la excitación puede llevar al deseo y no al revés. Y también al orgasmo.

¿Se considera engaño el 'sexting'?

Con sexting nos referimos a un anglicismo que provienen del envío de mensajes sexuales por móvil. Es algo que, a día de hoy, nos afecta a prácticamente todos. Un estudio de Pew Research Center hecho con adolescentes señaló que el 87% de los jóvenes duermen con su teléfono. Y es que flirtear fuera de tu relación no es algo nuevo, ahora además tenemos muchas maneras innovadoras de hacerlo. Las personas que guardan este tipo de secretos, en los que los límites se encuentran un poco difusos, sienten una enorme vergüenza, y por ello la terapeuta matrimonial Sara Stanizai aconseja contarselo a tu pareja para tener la oportunidad de ser más abierto y conectarse con ella.

¿Soy aburrido en la cama?

De nuevo, como señalábamos antes, el sexo que vemos en las pantallas no es real. Pensar que sí puede llevar a frustraciones y a que los individuos se formen expectativas poco realistas de sus relaciones. Por ello, los sexólogos recuerdan que "lo que ves en las películas no es lo normal y no debes compararte nunca".

¿Puedes "curar" a mi pareja?

La frustración también puede llegar a la vida de una pareja cuando no se corresponde el deseo sexual entre ellos. Muchas personas acuden a terapia para intentar "aumentar" la líbido de sus parejas, pero lo que necesitan esas personas, señala Dori Gatter, especialmente en el caso de las mujeres, es sentirse apreciadas y amadas. Cuando aprendes esto es cuando la relación comienza a fluir.

¿Cuántas veces a la semana?

Un tema histórico que de nuevo está relacionado con esa recesidad de ser normal que todos tenemos. Esconde algo más: los hombres necesitan tener sexo para sentirse amados y apreciados. Con las mujeres sucede al revés, tienen sexo cuando se sienten amadas y apreciadas. Por ello es un tema frecuente en las relaciones de pareja.

¿Por qué "se me baja"?

David F. Khalili, terapeuta en Oakland, California, asegura que los problemas de erección, especialmente en hombres jóvenes, tienen que ver más con ansiedad que con problemas físicos. Lo mismo sucede con las mujeres que tienen problemas para llegar al orgasmo. Ya sea por vergüenza, baja autoestima o traumas sexuales, lo fundamental es centrarse en la ansiedad sexual en terapia para poder afrontarlo.

¿Repercutirá la infidelidad a la relación?

¿Se recuperará nuestra vida sexual tras un engaño? Es un tema espinoso. Según Piper S. Grant es una de las cuestiones que más se escuchan en sus terapias. Ella piensa que es posible volver a crear un clima de confianza. "He sido testigo de que las personas se vuelven más honestas y fuertes tras una infidelidad, además están más conectadas con su propia vulnerabilidad y crean intimidad".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios