son diferentes en todo el mundo

Los rostros que pones en el orgasmo, según el lugar donde naciste

Aunque no te lo creas, el lugar donde hayas nacido influye en las facciones de tu rostro cuando llegas al clímax. Estas son las razones

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

¿Algunas vez te has percatado de los gestos que pones cuando tienes un orgasmo? Estos dependen de dónde vivas. Los investigadores han descubierto que orientales y occidentales generalmente están de acuerdo en cómo se ve nuestro rostro cuando sufrimos dolor. Pero cuando se trata de placer durante el clímax, ahí es donde las dos culturas difieren.

Para el estudio, que se publicó en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias, los investigadores modelaron las expresiones faciales de sufrimiento y gusto sexual en personas de varios países. Los científicos de la Universidad de Glasgow crearon un 'software' que puede imitar una variedad de gestos utilizando un conjunto básico de 42 movimientos.

Estos incluyen cosas como el estiramiento de la boca, el levantamiento de los párpados y la caída de la mandíbula. Después pidieron a 40 mujeres y 40 hombres que juzgaran si sus expresiones eran de dolor, orgasmo u otra cosa. Los observadores vieron las animaciones y, si los movimientos de la cara coincidían con su imagen mental de cómo se sentían, lo describieron en consecuencia. También lo calificaron según la intensidad, utilizando una escala de cinco puntos que clasifica desde "muy débil" a "muy fuerte".

El dolor era igual

Los investigadores descubrieron que los participantes estuvieron de acuerdo casi por completo en que las expresiones faciales eran diferentes cuando los modelos sentían dolor o placer. Casi todos los encuestados aseguraban que la expresión típica de sufrimiento consistía en tirar la cara hacia adentro, bajar las cejas y arrugar la nariz. Pero los grupos diferían mucho en lo que creían que sentía una persona con placer: los de las culturas occidentales tendían a elegir las expresiones faciales con los ojos y las bocas abiertas mientras que los orientales eligieron los rostros sonrientes, las cejas levantadas y ojos cerrados.

Es posible que ambas experiencias (placer y dolor) se superpongan y puedan confundirse

"En conjunto, estos datos muestran que las representaciones mentales de los estados afectivos positivos y negativos extremos del dolor físico y el orgasmo son distintas en las dos culturas", según el estudio. Los hallazgos de los investigadores también contradicen las conclusiones realizadas en otros sobre temas similares.

Emoción y alegría

Algunos expertos creen que las diferencias podrían explicarse por qué se entiende en las diferentes culturas comon emoción y alegría. "Estas disparidades culturales corresponden a las teorías actuales del afecto ideal que proponen que los occidentales valoran los estados de alta excitación positiva, como la agitación y el entusiasmo, que a menudo se asocian con movimientos abiertos de los ojos y la boca mientras que los asiáticos orientales tienden a valorarla a la baja. Estados que a menudo se asocian con sonrisas de boca cerrada", explica la investigación.

Foto: Universidad de Glasgow.
Foto: Universidad de Glasgow.

"Los humanos suelen utilizar expresiones faciales para comunicar mensajes sociales", argumentaron los científicos. "Sin embargo, estudios de observación informaron que la gente que experimenta dolor o placer produce expresiones faciales indistinguibles, lo cual cuestionaría su papel como una herramienta efectiva de comunicación".

Pequeños límites

"Elegimos crear ese programa por dos razones", explican. "En primer lugar, las representaciones mentales se arman a partir de encuentros con el ambiente exterior, ya sea directa o vicariamente (por ejemplo, aprendizaje de conceptos culturales) y por eso se utilizan para predecir e interpretar el ambiente. En segundo, el enfoque basado en datos permite poner a prueba un rango más amplio de expresiones faciales para ver si son representativas de estos afectos intensos, porque surgen de muestras neutrales de un conjunto menos limitado que el de los enfoques tradicionales basados en teorías", añaden.

Además, al tener un orgasmo se encienden zonas en el cerebro como el núcleo, el sistema límbico, la corteza insular y la cingulada anterior que permanecen activas durante ambas experiencias y que corresponden a las sensaciones de placer y dolor, las cuales se superponen.

Según otros estudios, durante el clímax, tanto en hombres como en mujeres se dibuja una expresión entre los dos extremos y es posible que la actividad sensorial procedente de una estimulación genital o de una situación de sufrimiento pase a la zona del cerebro donde se genera la expresión facial una vez que viaja por la médula espinal, de manera que el gesto que se pone al tener sentir ambas cosas puede ser similar en las dos situaciones.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios