Lo que ocurre cuando las estrellas del porno se casan: "Es solo para mí"
  1. Alma, Corazón, Vida
EL AMOR SIEMPRE GANA

Lo que ocurre cuando las estrellas del porno se casan: "Es solo para mí"

Joana Angel y Aaron son un matrimonio un tanto peculiar. Se consideran monógamos, salvo en el momento en el que están frente a una cámara

placeholder Foto: Joana y Aaron, amor cien por cien pornográfico. (Instagram)
Joana y Aaron, amor cien por cien pornográfico. (Instagram)

Cuando una pareja está formada por dos actores porno se presupone una cierta apertura sexual. De mentalidad abierta, asumen su amor como incondicional pero dejan espacio a terceras personas, ya sea dentro o fuera de los platós y las cámaras. Pero, ¿es posible triunfar en el mundo del cine para adultos y seguir siendo monógamos?

Este es el caso de dos personas con mucho éxito dentro del mundo del cine para adultos: Joanna Angel y su esposo Aaron, quien entró en la industria nada más conocer a su futura novia. Es habitual que los profesionales que se dedican a ello afirmen que el sexo pornográfico no es real, sino interpretado. Esto implica que porque dos o más personas mantengan relaciones, la intención no es igual a la de la vida real, al no haber intimidad y estar a la vista de todos. En otras palabras, no es lo mismo hacerlo delante de las cámaras que en la soledad compartida del amor.

Al principió lo aceptó. Era un fan del porno, pero había días que creía que se estaba volviendo loco de celos

Angel y Aaron se conocieron hace seis años, antes de que él entrara en la industria. Ella se prometió a sí misma que nunca saldría con otro actor porno después de una conflictiva separación. Sin embargo, salir con lo que ella denomina como "civil", también tiene sus riesgos. "Aaron y yo nos acostamos durante un mes y no hicimos ninguna escena. Al final eso cambió", declara Angel en 'The New York Post'. "Al principio estuvo de acuerdo. Él era, de hecho, un fan del porno. Pero había días que pensaba que se estaba volviendo loco. Fue muy honesto conmigo cuando se sintió inseguro al rodar porno. No se desenvolvía delante de las cámaras tan bien como otros, y su ego quedó dañado".

Después de conocerse, entablaron una relación y acordaron no acostarse con otros. Se casaron y ella se lo pidió en base a su mala experiencia en una relación anterior. "Antes de estar con Aaron, salí con otro chico que no se dedicaba al porno, pero me sentía mal al acostarme con otros en el trabajo, por lo que le animé a salir a divertirse con otras chicas", explica la actriz. "Pensé que era lo justo. Pero no podía llevarlo bien, yo no quería una relación abierta, pero al pensar en mi trabajo creí que era lo que tocaba". Ella explica que "enloqueció" cuando una chica que quedaba al margen de los focos con su novio comenzó a publicar cosas de los dos en las redes sociales. Ahí es cuando se dio cuenta que había una clara diferencia entre la intimidad emocional que compartía con ella y el trabajo que ambos desempeñaban.

Foto: Asa Akira. (Instagram)

"No hago tantas escenas, solo 12 a 14 al año", esgrime Angel. "Ahora, él hace de 12 a 15 al mes y las cosas han cambiado; siento que soy yo la que sale con alguien de fuera de la industria. Tuvimos las mismas conversaciones que en mi primera relación y aprendí que no puedo estar de acuerdo con ciertas cosas", lamenta. Pero aunque ella es una estrella del porno, eso no quiere decir que se sienta cómoda saliendo con otro trabajador sexual. "Si me siento incómoda, se lo digo. Por ejemplo, en dos ocasiones que ha tenido sexo delante de las cámaras con dos chicas. No me sucede muy a menudo".

Además de estar casados, mantienen una curiosa relación de jefa y empleado, ya que también es productora, guionista y directora de vídeos. "Dirijo a mi esposo todo el tiempo y no me parece extraño, en absoluto. Probablemente sea extraño para las otras chicas que participan en nuestras películas. Durante una hora, quiero que no me vea como su esposa. Si siento que una chica se está viendo coartada por mi culpa, salgo de la habitación", observa la actriz.

Tienes que estar excitado mucho tiempo y cambiar de ángulo para la cámara

El porno profesional es un entorno controlado y vigilado que permite que aquellos que mantengan relaciones monógamas estén a gusto cuando una persona de la pareja haga escenas con otros u otras. "Si estás en la cama y le das 'una sorpresa de buenos días', eso es sexo espontáneo, es decir, no sucede en el set de rojade", admite Angel. "Aún es él, pero es una versión diferente de él. Debes hacer algo que no es natural ni sale de ti. Tienes que estar excitado durante un largo período de tiempo, cambiar de ángulo para permitir la toma correcta de la cámara y luego eyacular cuando se te indique. Eso no es algo que cualquier hombre pueda hacer en casa".

Es posible que Aaron y Angel estén más alejados de la monogamia de lo que creen y tengan relaciones con otras personas dentro del trabajo; sin embargo, las relaciones sexuales que ellos deciden tener son diferentes, espontáneas y llenas de intimidad y de placer. Sin cámaras, sin personajes, sin focos ni guión. Tal vez ahí esté el truco para mantenerse unidos y a la vez separados de su rol de estrellas del cine para adultos.

Cámaras Vida Famosa Relaciones sexuales Sin censura Noadex
El redactor recomienda