NO FUE SU DÍA

La mujer considerada como "la peor pasajera de avión del mundo"

Helen Butcher llegó borracha al vuelo. La emprendió con tripulación y pasajeros y arreó una patada a un azafato en sus genitales. Al llegar a tierra, la policía la estaba esperando

Foto: Los aviones, caldo de cultivo de peleas y mal rollo. (iStock)
Los aviones, caldo de cultivo de peleas y mal rollo. (iStock)

En muchas ocasiones, volar se te puede ir de las manos. Hasta el punto de que te incluyan en una lista negra y conseguir ser el pasajero más odiado. Seguramente, si hay una persona que encabeza esta lista es Helen Butcher, una mujer de 51 años que ha sido calificada como "la peor pasajera del mundo" por las aerolíneas. ¿Por qué? ¿Qué hizo? Golpear a un azafato en la entrepierna y acosar al resto de pasajeros al estar ebria de vino, vodka y ginebra. El resultado: una pena de prisión de 21 semanas impuesta por un juez de Manchester.

Un ataque etílico en medio de un vuelo te puede llevar a hacer cosas verdaderamente grotescas. Helen Butcher viajaba con su hija, llamada Victoria, cuando sufrió un ataque de ira contra la tripulación de cabina y pasajeros. A tanto fue que, según 'The Daily Mail', los niños se tuvieron que tapar los oídos para dejar de oírla. Otros muchos pasajeros acabaron llorando, incluso terminó propinando un golpe en las partes más nobles de un miembro de la tripulación.

En 20 años de experiencia, nunca jamás me he encontrado con alguien así

Butcher llegó acompañada de su hija al aeropuerto de Manchester tras haber ingerido media botella de vino en el viaje en coche. Una vez allí, se ventiló varias copas de vodka en el bar de la ciudad aeroportuaria. Después de un gintonic servido nada más despegar, la pasajera enloqueció, sembrando el caos a bordo. "En 20 años de experiencia, nunca jamás me he encontrado con alguien así, esta ha sido la peor persona que ha ocupado un asiento de pasajeros", comenta Shay Kelly, uno de los tripulantes de cabina, a 'The Daily Mail'. "No hacía más que incordiar a los pasajeros con niños que estaban tan tranquilos. Estaba enojada".

Así es como, después de tal tremenda pesadilla a bordo, la policía griega procedió a su detención nada más pisar tierra. Cuando los oficiales llegaron al avión, se la encontraron discutiendo con su hija. Butcher fue encarcelada a más de un año de prisión por el Manchester Crown Court después de que ella admitiera los cargos de agresión, intoxicacion alcóholica y amenazas a pasajeros y tripulación.

Alertamos a la policía griega, que nos pidió esperar hasta llegar a tierra para detenerla

"El avión se retráso y el embarque comenzó más tarde de lo previsto", comenta Amanda Johnson, una testiga. "A la señorita Butcher y a su hija les tocó uno de los asientos del fondo. Ya se la veía agresiva con el resto de pasajeros a la hora de colocarse en su sitio. El avión despegó. Al poco rato, salieron los azafatos con el carrito y el servicio de bebidas. Ella pidió un gintonic, mientras que su hija solo una Coca-Cola. Pero nada más servirle la copa, la señorita Butcher le propinó una buena patada en el área genital".

El azafato le espetó que su comportamiento era "del todo inaceptable", pero ella alegó que estaba estorbando la visión de su hija. Más tarde, el miembro de la tripulación añadió, tomándoselo con humor: "No importa; de todos modos, soy gay". Como es lógico, se ordenó que le dejaran de servir alcohol. Ella pidió más pero se lo negaron, a lo que respondió enfadada: "Que te den por culo". Los pasajeros comenzaron a sentirse amedrentados por el comportamiento de Butcher, y solicitaron a los tripulantes que hicieran algo con ella.

Su padre murió de cáncer de páncreas y recurrió al alcohol para pasar el duelo

"Alertamos a la policía griega, que nos hizo esperar hasta llegar a tierra para detenerla", comenta Kelly. Es uno de los claros inconvenientes de viajar en avión, una vez entras, no puedes salir de allí si alguien te molesta o se comporta mal contigo. Nada más aterrizar, Butcher se puso de pie, envalentonada. "La policía tuvo que sacarla a la fuerza", comentó Johnson. "Fue entonces cuando la tripulación comprobó que tenía una botella de alcohol en el bolso que debería de haber estado bebiendo durante todo el vuelo. Todo resultó ser un incidente muy angustioso para todos los que estábamos en el avión. Esa señora arruinó el comienzo de las vacaciones de los pasajeros como resultado de su mala actitud".

Al final, después del suceso y varios días después, Butcher terminó disculpándose. "Su padre murió de cáncer de páncreas y ella recurrió al alcohol para pasar el duelo", comenta Rachel Simpson, su abogada. "Su comportamiento fue horrible y quiere pedir disculpas a todas las personas que iban en ese vuelo". Menuda forma de empezar las vacaciones, señora Butcher.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios