TODA UNA VIDA JUNTOS

La historia detrás de la conmovedora foto que ha conmocionado a EEUU

Marilyn y Lester Dimit, de 83 y 84 años, son la prueba fotográfica de que el amor persiste pese a todo. Un metro, un enfermero inquieto y la ciudad de Nueva York como escenario

Foto: El metro, Marilyn y Lester. (Blake Ricker)
El metro, Marilyn y Lester. (Blake Ricker)

Nueva York es esa clase de ciudad en la que todo el mundo ha soñado alguna vez vivir. Tanto en novelas como en películas, esta gran urbe adquiere una categoría más allá del espacio físico y entra de lleno en el argumento, hasta el punto de considerarse como un personaje más. Frank Sinatra lo sabía bien. Woody Allen siempre la escogió. Nadie puede resistirse a la tentación de soñar con dar un paseo por Manhattan, tomar un metro hasta Coney Island y luego un ferry para regresar al concurrido e hiperpoblado barrio de Queens.

"Si alguien reconoce a esta tierna pareja, que por favor me avise. Quisiera enviarles una copia para que la guarden. Lamentablemente, mi parada llegó y no pude enviársela". Bajo este texto se encabeza la que seguramente sea una de las mejores imágenes del año. Dos ancianos se miran muy de cerca, confidentes y enamorados, en un metro hacia Brooklyn. Ella lleva una americana blanca y sujeta un bolso fuertemente con los dos brazos, parece una artista de las que ya no quedan encerrada en una película de los años 20. Él, con un bastón y una americana negra, se agarrra a ella como si le fuera la vida en ello.

Ambos tienen la mirada hacia abajo, en un gesto de comprensión y admiración infinita. Podemos deducir que llevan toda la vida juntos, enfrentándose a batallas increíbles, a varapalos emocionales, discusiones y congojas. Pero, sin embargo, ahí se encuentran: juntos, amarrados el uno al otro en uno de los asientos del metro de Nueva York, dispuestos a llegar a su próxima parada.

Cuanto más los mirabas, más podías notar lo muy enamorados que estaban el uno del otro


Uno de los detalles más apasionantes de la comunidad virtual hoy en día es que sin querer destapa historias sencillas y corrientes que trascienden más allá. ¿Cuántas veces habremos visto en los transportes públicos a este lado del océano o en nuestro propio país a dos ancianos como estos y casi en su misma posición? Ahí queda relegada la función del fotógrafo, en saber rescatar del tiempo y la cotidianidad estampas inmortales, que nos hagan emocionar tanto como esta. Una imagen muy convencional pero que sin embargo resulta apoteósica, sublime, única.

"Cuanto más los mirabas, más podías notar lo muy enamorados que estaban el uno del otro", puntualizó el autor, Blake Ricker, un enfermero local que, de pronto, sintió el típico hormigueo que precede al disparo de su cámara fotográfica. "Fue muy especial", explicó para 'CBS News'. Cuando llegó a su casa, decidió publicar la foto en Instagram, Twitter y Facebook animado por sus amigos y con la esperanza de poder dar con sus protagonistas. "Ayudar a alegrar el día de otra persona me motivó a tener la oportunidad de conocerles", aseguró emocionado.

Me gustó que capturara tantas emociones en una sola toma. Al fin y al cabo, es la ciudad de Nueva York en su mejor cara

La publicación se hizo viral en cuestión de unas pocas horas hasta llegar a los 10.000 retuits y 21.000 me gustas. Ocho días después, la foto llegó a la nuera de la pareja, Karen Kettering Dimit, a través de Instagram. "Son mis suegros, llevan casados desde hace 64 años, y esta foto captura perfectamente el espíritu de su relación", comenta. Karen recalcó que la pareja no quiere aparecer ni hacer declaraciones por su deseo de permanecer en el anonimato. "Son extremadamente privados y no quieren participar".

Ricker se puso muy contento tras haberlos encontrado y espera cumplir su propósito inicial de entregarles la instantánea. Según él, representa a la perfección lo que es la ciudad de Nueva York. "Me gustó que capturara tantas emocinones en una sola toma, incluida el amor. Es la ciudad de Nueva York en su mejor cara. En medio de todo el ajetreo y del bullicio, simplemente reemplaza el estigma de no poder tomar aire y estimar lo que tienes. Cuanto más los veía interactuar el uno con el otro, más podía notar el amor que se profesaban. Para ser sincero, es una de las cosas más dulces que he visto", declaró a 'The New York Post'.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios