una profesora puso a prueba el experimento

Después de ver esta foto tus hijos siempre se lavarán las manos antes de comer

Una profesora realizó un experimento para comprobar cómo afectan los gérmenes a la comida para enseñar a sus alumnos por qué hay que lavarse las manos

Foto: A primera vista se sabe cuál se ha tocado con las manos sucias (Donna Gill Allen)
A primera vista se sabe cuál se ha tocado con las manos sucias (Donna Gill Allen)

Intentar enseñar a los niños la importancia de lavarse las manos antes de comer no siempre surte efecto. Por suerte, Donna Gill Allen, una profesora del colegio Grays Creek en Carolina del Norte, ha encontrado una manera innovadora y divertida de concienciarlos.

Este es el más asqueroso y aun así el experimento más chulo. Lo he hecho mientras enseñaba sobre gérmenes y cómo se expanden”, explicaba Donna al compartir la foto del experimento en su Facebook. En su momento lo publicó para que lo vieran sus compañeros de profesión pero el post se ha acabado haciendo viral.

La profesora realizó el experimento de la siguiente manera. Solo le hicieron falta tres rebanadas de pan de molde y tres bolsas de plástico. En la primera bolsa, escribió “controlado” y metió la rebanada con una mano cubierta con un guante. Luego se lavó las manos y metió otra rebanada en otra bolsa en la que había escrito “manos limpias”. Para la última, pidió a los alumnos de la clase que la tocaran y la guardó en una bolsa que etiquetó como “manos sucias”.

Como se aprecia en la imagen, las dos primeras rebanadas mantienen un aspecto prácticamente idéntico, en buen estado. Por el contrario, el pan que habían tocado los niños con las manos sucias, aparece con un desagradable color verdoso. “Puedes ver cómo el pan cambia con el paso del tiempo debido a los gérmenes”, cuenta. “Es una manera genial de enseñar la importancia de lavarse las manos”.

Detalles que marcan la diferencia

Como ya publicó El Confidencial, a la hora de prevenir infecciones importa y mucho la manera en la que nos lavabamos las manos. Según un estudio de un grupo de investigadores de la Society for Healthcare Epidemiology of America, nuestro mayor error era quedarnos cortos a la hora de desinfectarnos. La Organización Mundial de la Salud ofrece once pequeños detalles que pueden marcar la diferencia.

-Mojarse las manos con agua.

-Aplicar suficiente jabón como para cubrir toda la superficie de la mano al ser extendido.

-Frotar palma con palma.

-Frotar el reverso de cada mano con la opuesta, asegurándonos de que entrecruzamos los dedos para limpiar el espacio entre estos.

-Frotar palma con palma, una vez más, asegurándonos que los dedos se entrelazan.

-Limpiar la parte posterior de los dedos con la mano opuesta y entrelanzando estos.

-Frotar cada uno de los pulgares con movimientos de rotación de la otra mano.

-Frotar cada una de las palmas con los cuatro dedos juntos de la mano opuesta.

-Aclarar las manos con agua.

-Secarse a conciencia con una toallita de un único uso.

-Utilizar una toalla para cerrar el grifo.

(OMS)
(OMS)

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios