NUEVAS MODAS ERÓTICAS

La fantasía sexual hecha por y para los hombres (está de moda)

Cada vez son más los matrimonios que se acuestan con terceras personas para activar su vida sexual. ¿Y tú? ¿Lo probarías?

Foto: ¡Os he pillado! (Y tanto que me alegro). (iStock)
¡Os he pillado! (Y tanto que me alegro). (iStock)

Seguramente te sorprenda que el término "porno cornudo", o "cuckold porn" en inglés, sea el segundo más buscado en las páginas de cine para adultos después de "joven". Así lo prueba el autor Ogi Ogas en su libro 'A Billion Wicked Thoughts: What the Internet Tells Us about Sexual Relationships'. Si bien queda demostado que compartir esposa puede ser una de las fantasías más inconfesables entre muchos hombres, en realidad se trata de un escenario sexual poco probable que para muchos supone un gran paso casi imposible de dar.

Sin embargo, no para los que se llaman así mismos "Stags", el término creado para denominar a ese grupo de tíos que se lo pasa en grande viendo a su novia o esposa tener sexo con otros hombres. "Stag", que en inglés tiene las acepciones de "ciervo" o "soltero", es el mito del voyeur por antonomasia, el cual regresa cada cierto tiempo para dar rienda suelta a una de las pasiones más curiosas la historia de la humanidad: el placer de mirar. En este particular 'menáge à trois' todo el mundo juega su rol: a la esposa se la llama "The Vixen" ("zorra" en inglés) y al que se acuesta con ella mientras su marido mira, "The Bull" ("el toro").

Ver a Susie haciéndolo con otro supone un gran estímulo sexual. Lo concibo como un jugueteo antes de pasar a la acción

Como vemos, parece más bien una fantasía sexual hecha por y para los hombres con un cierto sentido machista intrínseco, ya que los nombres utilizados por cada partipante son despectivos para la mujer y positivos para el hombre. O quizás al revés, y los términos se usan en su sentido despectivo para invertir las connotaciones negativas en sentido positivo. Sea como fuere, también existe otra variante, en la que "la Zorra" se acuesta con "el Toro" fuera de la residencia conyugal, luego vuelve a casa y narra en profundidad y con detalle todos lo relativo a su encuentro sexual para excitar al "Ciervo".

"Estos insultos aluden al hecho de que en algunos espacios hay un elemento de humillación ritualizada, sumisión o celos que entra en juego", explica la periodista Lollie Barr en 'The New York Post'. "El Toro y la Zorra dominan la situación y el Ciervo obtiene su excitación sexual por la vergüenza y la humillación masoquista que se le infringe", matiza.

El voyeur que todos llevamos dentro. (iStock)
El voyeur que todos llevamos dentro. (iStock)

Su pequeño secreto

Susie (36 años) y Shane (38) son una pareja que narran sus aventuras por la red social Twitter en el perfil @Ourlittlesecret. Son una pareja heterosexual desde hace mucho tiempo tienen hijos y un trabajo estable y amigos no tienen ni idea de lo que hacen en sus ratos libres. Sin embargo, sus más de 72.000 seguidores conocen a la perfección todo sobre ellos.

Para Susie y Shane, ambos términos son mejores que la simplista calificación de "cornudo": "Es una descripción que nos sirve perfectamente, ya que no hay una humillación de por medio", explica Shane. "Prefiero ser un voyeur, aunque también muchas veces termino uniéndome a la fiesta. Ver a mi esposa con otro hombre es un gran estímulo sexual para mí. Lo concibo como un jugueteo previo. Aunque me encanta mirar, no puedo esperar a que el Toro se largue para tener a Susie para mí", confiesa.

Es una locura: tu cama, tu esposa y otro hombre. Sin embargo, me excita muchísimo

En los círculos de Stags & Vixens, esto se conoce por "reclamo". Shane admite que llevaba muchísimo tiempo queriendo cumplir su fantasía de ver a Susie con otro hombre: "Al principio, tenía demasiada inseguridad a la hora de pensar en tener sexo con alguien más", asevera Susie. "Luego abrimos la cuenta de Twitter y empezamos a subir fotos desnudos. Empecé a disfrutar del exhibicionismo y los cumplidos del resto. Me puse a hablar con un tío que vivía en nuestra ciudad y fuimos a tomar café; Shane estuvo de acuerdo", asegura Susie, quien nunca ha mostrado su rostro en las fotos.

Al salir de la cafetería, Susie le invitó a pasar a casa y se hicieron un trío. "Creo que nos atraía practicar sexo con otro hombre porque llevamos juntos desde los 18 años", explica Susie. "Me sentí como una adolescente que comenzaba a salir de nuevo con chicos". Aunque no todo fue un camino de rosas: "Al principio me resultó muy difícil tener relaciones sexuales con Shane delante, me sentía muy incómoda", reconoce Susie. "Es tu cama, tu esposa y otro hombre. Es una locura, pero me excita muchísimo", señala Shane. "No es como en las películas, simplemente me siento ahí y me quedo mirando hasta que decido intervenir".

Las reglas de la atracción

Por raro que parezca, muchos "Ciervos" no muestran ningún interés en tener sexo con otras mujeres. "A ella le parece bien, pero esa no era la intención original. Siempre lo hice por el placer de ambos". Sin embargo, la pareja admite que hay reglas: "Las reglas son que Shane debe saber todo y no podemos tener secretos", explica Susie. "Si salgo con otros, luego tiene que escuchar todos y cada uno de los detalles".

Shane agrega que ambos aprendieron muchísimo el uno del otro. "Una vez tuvo relaciones en un coche antes de llegar a casa y yo me enfadé, no porque me fue infiel, sino porque habría querido estar allí para verlo", señala. La pregunta obvia que se debe hacer es si Susie se sintió obligada en cierto sentido por Shane: "No, no lo hubiera hecho si Shane no hubiera querido", afirma. "Me gusta experimentar placer con otros hombres. Sin embargo, para mí cualquier otro que no sea Shane es puramente carnal. Estoy centrada en mantener nuestra relación", concluye.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios