El hombre que multiplicaba el dinero: así se hizo un 'playboy' con 242 millones de euros
  1. Alma, Corazón, Vida
El más buscado

El hombre que multiplicaba el dinero: así se hizo un 'playboy' con 242 millones de euros

Foutanga Sissoko, un millonario africano que pasó de estar en la cima a ser el hombre más buscado por la Interpol

placeholder Foto: Fountanga Babani Sissoko
Fountanga Babani Sissoko

“Mi nombre es Foutanga Babani Sissoko. El día en que nací, todas las aldeas se incendiaron. Los aldeanos se pusieron a gritar: '¡Marietto ha tenido un niño!' El fuego saltó y atacó. Había un montón de arbustos alrededor”. Como si del inicio de una obra de realismo mágico se tratara, así se presenta el que seguramente sea uno de los hombres más astutos y misteriosos de los últimos tiempos. Su historia arranca en la capital de los Emiratos Árabes Unidos, Dubai, y está salpicada de juicios, corrupción, fortunas millonarias y hasta magia negra.

Un hombre sale de una de las habitaciones de la casa de Sissoko diciendo que un espíritu acaba de atacarlo

Agosto de 1995 en el caluroso Dubai. Un hombre entra en el banco para solicitar un préstamo con la intención de comprar un automóvil. El gerente, llamado Mohammed Ayoub, no pone ninguna pega y, de forma gratuita e inesperada, su cliente le invita a cenar a su casa. Mientras degustan los víveres, su anfitrión le afirma que tiene poderes mágicos con los que duplicar grandes cantidades de dinero. El gerente del banco se queda pasmado y, para probar la veracidad de sus palabras, le invita a venir otra vez a cenar y traer algo de dinero.

placeholder Un ritual de magia negra. (iStock)
Un ritual de magia negra. (iStock)

En esa nueva ocasión, irrumpe de pronto un hombre por una de las habitaciones de invitados diciendo que un 'djinn' (un espíritu en la cultura árabe) acaba de atacarlo. Inmediatamente, aquel hombre advierte a Ayoub de que no le enfade, ya que si no, el hechizo del dinero no funcionará. Por ello, el joven gerente deja el dinero en la sala de magia y espera a que todo pase. En medio del trance, Ayoub afirma ver una serie de luces y mucho humo saliendo de la sala, de la que también emergían voces de espíritus acompañadas de un estentóreo silencio.

El dinero misteriosamente se ha duplicado. El atraco está por llegar.

Magia negra y corrupción

Esta historia, narrada por Brigitte Scheffer para la BBC, prosigue tres años después, cuando un periódico local informa de que el banco está teniendo problemas de flujo en efectivo, por lo que una enorme multitud de gente se reúne a las puertas de las oficinas poara exigir una explicación y la retirada inmediata de su dinero. En solo tres años, de 1995 a 1998, Ayoub realiza 183 transferencias bancarias a las cuentas que Sissoko tiene repartidas por todo el mundo.

“Él creía que era Magia Negra, que Sissoko podía duplicar el dinero”, comenta Alan Fine, un abogado de Miami encargado del caso. “El plan consistía en que Ayoub desviaba grandes sumas de dinero a los depósitos bancarios que Sissoko tenía repartidos por todo el mundo para que después este último le devolviera el doble, y así aumentar la riqueza”.

Ella entendió que había muchas más mujeres con las que estaba casado: algunas de África, otras de Miami y otras tantas de Nueva York.

El Dubai Islamic Bank cayó en bancarrota y sus propietarios sufrieron un duro varapalo económico. Además, no estaban asegurados. “El banco se salvó porque el gobierno intervino para ayudar”, asegura el abogado Fine. Las autoridades del emirato minimizaron la magnitud de la crisis y la calificaron como “una pequeña dificultad que no generó pérdidas financieras, ni en las inversiones del banco, ni en las cuentas de los depositantes”. Algo que distaba mucho de la realidad.

Pero, ¿dónde se encontraba el cerebro de toda esta trama? ¿A qué punto del mapa había escapado Fountagna Babani Sissoko? Lejos. Muy lejos. Más allá del océano.

Foto: La inteligencia militar británica acusó a los movimientos independentistas de utilizar magia negra para atraer a la población. (iStock)

Un hombre de muchas mujeres

Pocas semanas después de la exhibición mágica ante Mohammed Ayoub, en noviembre de 1995, Sissoko viaja a Nueva York para convertirse en un hombre de éxito.

“Un día entró en Citibank sin cita previa, vio a una cajera y terminó casándose con ella”, asegura Fine. Las razones de este noviazgo tan prematuro están claras: estrechar su relación con el banco estadounidense para acomodar su ascenso a la cima. “Terminó abriendo una cuenta allí a la que se transfirieron más de 100 millones de euros”, subraya el abogado. De hecho, según el caso presentado por el Dubai Islamic Bank contra el banco neoyorkino, “Citibank cargó más de 151 millones de dólares de las cuentas dubaitíes sin la debida autorización”.

placeholder La capital de los Emiratos Árabes Unidos, Dubái. (iStock)
La capital de los Emiratos Árabes Unidos, Dubái. (iStock)

Sissoko recompensa a su mujer con más de medio millón de dólares. Decimos, 'mujer americana', porque no es la única pareja de Sissoko. “Ella entendió que había muchas más mujeres con las que se había casado. Algunas de África, otras de Miami y otras tantas de Nueva York. No sé bajo qué régimen legal contrajo matrimonio con ella, pero él la llamaba esposa y ella creía que era su esposa de verdad”, subraya el investigador del caso, Alan Fine.

El nacimiento de Air Dabia

Sissoko tiene grandes planes en mente. Proyectos con los que granjearse una posición en el mundo empresarial americano y obtener jugosos beneficios. Entre ellos, abrir una línea aérea que conectase África Occidental con el 'Nuevo Mundo'. Así es como adquiere un Hawker-Siddeley 125 de segunda mano y un par de Boeings 727 anticuados. A la compañía la bautiza con el nombre de su pueblo natal: Air Dabia.

La Interpol emitió una orden de arresto para Sissoko y su séquito, y consiguen apresarlo en Ginebra

En julio de 1996, el malí cometió un grave error: compra dos helicópteros Huey de la Guerra de Vietnam por razones poco claras. Las razones se sustentan en la creación de dos ambulancias aéreas de emergencia. Sin embargo, “los helicópteros eran bastante grandes, no del tipo de los que van corriendo de un hospital a otro, sino mucho más grandes”, afirma Fine. Al tratarse de helicópteros de combate, precisan de una licencia especial de exportación. Es entonces cuando Sissoko y sus socios urden un soborno de 30.000 dólares a un oficial de aduanas.

Pero las cosas no saldrían tan bien para el protagonista de esta historia. La Interpol emitió una orden de arresto para Sissoko y su séquito y lo apresaron en Ginebra, donde precisamente había acudido para abrir otra cuenta bancaria.

Foto: Hugh Hefner, rodeado de dos de sus novias. (Reuters)

Un estancia breve en prisión

Sissoko entra en la prisión de Champ-Dollon de la capital suiza de Ginebra pero al poco tiempo logra ser extraditado a Estados Unidos, donde inicia una campaña mediática para movilizar a diplomáticos y gente influyente para que le suelten. La sorpresa llega cuando Birch Bayh, exsenador de los Estados Unidos, anuncia que está dispuesto a unirse al equipo de defensa de Sissoko.

Sissoko se gana rápidamente el apodo del 'Robin Hood moderno' y dona 14 millones de euros en menos de diez meses a los sin techo

“¿Por qué alguien se involucraría con un ciudadano extranjero que aparentemente no tiene valor para el país?”, se pregunta Fine. El gobierno quiere que Sissoko permanezca bajo custodia, pero al ser rescatado por 20 millones de dólares -un récord en la Florida del momento-, por fin sale de prisión. Nada más hacerlo se va de juerga.

A partir de ahí, el malí gasta grandes fortunas de dinero en coches de primera gama, joyas y trajes de alta costura. “El dinero era como el viento para él”, insiste Ronil Dufrene, del concesionario de automóviles al que acudía regularmente Sissoko. “Venía y compraba dos, tres, cuatro vehículos de una sola vez, volvía a la siguiente semana y se hacía con otros tantos...” Tanto es así, que se calcula que el empresario llega a vender entre 30 y 35 automóviles en total. Las ansias especulativas de Sissoko no conocen límites.

placeholder Un 'sin techo' da de comer a las palomas en Nueva York. (iStock)
Un 'sin techo' da de comer a las palomas en Nueva York. (iStock)

Un 'playboy' anda suelto por Miami

Rápidamente, se convierte en toda una celebridad en la resplandeciente Miami. Tiene varias esposas, pero eso no le impide seguir de boda en boda para luego alojar a cada una de ellas en los 23 apartamentos que posee repartidos y alquilados por toda la ciudad. Para lavar su imagen y causar buena impresión dentro del ámbito de los negocios de Miami, Sissoko comienza a regalar dinero a causas caritativas. Además, tiene un juicio postergado en el horizonte, con lo que no desperdicia el valor de una buena publicidad: es así como dona 300.000 dólares a una banda de la escuela que necesitaba dinero para viajar a Nueva York en el Día de Acción de Gracias.

Ayoub es declarado culpable, condenado a tres años de prisión y sometido a un exorcismo

H. T. Smith, otro de sus abogados defensores, no duda en calificarle como “el Robin Hood moderno”, ya que regala 14 millones de euros en menos de diez meses a 'homeless' por todos los Estados Unidos. Alan Fine, sin embargo, critica este aspecto: “Mucho de lo que hizo fue para ganar en imagen y perpetuar la percepción de ser un hombre muy rico y poderoso”.

Vuelta a casa

Inesperadamente, cuando Sissoko es llamado a los tribunales, ignora el consejo de sus abogados y se declara a sí mismo culpable. La sentencia es de 43 días de prisión con multa de 250.000 dólares que es pagada por el Banco Islámico de Dubai. Después de cumplir solo la mitad de la condena, se le otorga la libertad anticipada por un pago de un millón dirigido a un albergue para los sin techo. Cuando por fin llega a su Mali natal, le reciben con los honores típicos de los héroes.

Foto: Este año los clubs volverán a abrir sus puertas en Nueva York. (Reuters)

Cuando llega, las cosas han cambiado. Su antiguo colega Ayoub es declarado culpable de fraude y condenado a tres años de prisión. Se rumorea que también se somete a un exorcismo para curarse de su férrea creencia en la magia negra. En cambio, Sissoko nunca se llega a enfrentar a la justicia. Un tribunal de Dubai lo sentencia a tres años por practicar magia y por la trama del banco del emirato. Interpol también emite una orden de arresto y hoy en día sigue siendo uno de los hombres más buscados del planeta.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Corrupción Citibank Mali
El redactor recomienda